Editors Choice

La obra de Henry Moore acaba de llegar a México

El Museo del Palacio de Bellas Artes sigue festejando el centenario de Octavio Paz y la primera parada del recorrido por En esto ver aquello. Octavio Paz y el arte, es la escultura del artista inglés Henry Moore, Reclining Figure: Arch Leg, que quedó a la vista del público ayer por la noche en la explanada del Palacio.

Henry Moore es un referente necesario de la escultura inglesa. Moore nació en 1898 y desde pequeño sabía que se convertiría en un artista. Fue reclutado para participar en la priemra guerra mundial pero un año después fue herido y se dedicó a ser profesor de educación física entre los soldados.

Estudió arte y se dedicó a la escultura, sus inicios estuvieron muy relacionados con las vanguardias. Sus esculturas representan, en su mayoría, figuras femeninas, aunque muchas de ellas también hacen referencia a madres e hijos, grupos familiares, guerreros caídos y la figura humana reclinada, que representó a lo largo de toda su carrera mediante diversos materiales, como madera, piedra y, posteriormente, bronce y mármol.

Tuvo contacto con los cubistas y los surrealistas españoles y franceses lo que marcó definitivamente sus producciones aunque logró manufacturar un estilo propio que, si bien tiene influencias vanguardistas dialoga con temas más arquetípicos. Es bien sabido que el estilo personal de Moore se vio muy influido por el arte precolombino, la mujer como el cosmos y dadora de vida, y la escultura como exploración del mundo y sus posibilidades.

936full-henry-moore

El mismo Moore dijo: “Quiero ser libre de poder encontrar una razón para hacer las Figuras Reclinadas y quiero ser todavía más libre de encontrar un significado para ellas. Lo más vital para un artista es tener un tema que te permita intentar todo tipo de ideas formales, cosas que él no sepa con seguridad pero con las que quiera experimentar, como Cézanne hizo con su serie de Bañistas. En mi caso, las figuras reclinadas proveen oportunidades de ese tipo. El sujeto-tema está  dado. Está ahí puesto para ti, lo conoces y te gusta, así que con eso dentro, dentro del sujeto que has visto una docena de veces previamente, eres libre de inventar una idea-tema completamente nueva “.

La obra del inglés ha sido aclamada a lo largo de las décadas, luego de su muerte, diversas iniciativas se han encargado de llevar a sus piezas a distintos paisajes en todo el mundo.

Ustedes tal vez se pregunten, qué tiene que ver esto con Octavio Paz. Pues bien, Paz fue un gran comentador de arte, estuvo en contacto con creadores plásticos durante toda su vida y de hecho también le dedicó algunas líneas a Moore. El poeta dijo del escultor inglés: “el arte de Henry Moore es a un tiempo tan antiguo que se confunde con el arte del neolítico, y muy moderno, puesto que sus raíces están en el cubismo, en el surrealismo y en el arte abstracto. La versión rítmica del universo se expresa a través de estas grandes esculturas monumentales que representan a la mujer tendida, a la mujer montaña, al cosmos como presencia femenina. En la escultura de Henry Moore podemos ver nosotros, hombres del siglo XX, una representación muy antigua de la tierra como presencia femenina.”

hakone_lh_610_0

 

Así, ver una escultura del tamaño de Reclining Figure: Arch Leg en nuestro país es una gran experiencia, además de que podremos apreciar 3 figuras más del inglés: Three-Way Piece No. 2: Archer (Working Model) de 1964, Working Model for two piece reclining figure: cut de 1978-1979 y Large Slow Form (Gran forma lenta) de 1962. La figura se podrá observar en la explanada del Museo del Palacio de Bellas Artes desde el 22 de agosto.

 

 

 

Comentarios