En Oaxaca, ciudadanos despidieron a un alcalde por corrupción y él abrió fuego contra ellos

Ya se ha señalado repetidamente que el caso Ayotzinapa no es aislado ni excepcional: representa tan sólo la punta del iceberg de la violencia ejercida por los propios jefes del Estado mexicano contra los ciudadanos. Sin embargo, resulta ciertamente sorprendente que sea el propio presidente municipal el que abra fuego contra los habitantes de una comunidad. Sucede: Abarca mismo lo hizo en al menos una ocasión.

Ahora, ciudadanos del municipio oaxaqueño San Baltazar Chichicapan recibieron fuego abierto por el alcalde priista Carlos Vásquez Rebollar y tres de sus primos. Al menos 17 ciudadanos que se encontraba realizando labores de limpieza en la calle, en las inmediaciones de la casa del edil, recibieron algunas de la balas. Se cuentan niños entre los heridos.

El ataque ocurrió el pasado jueves. El país no se enteró tan rápido como debió ser el caso: las vías y medios de comunican de la localidad no lo permitieron. Un video se difunde ahora en las redes sociales. En él se confirma el ataque.

El día de ayer, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Oaxaca, informó que la tarde del jueves unos 20 elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones fueron a San Baltazar Chichicapam luego de que se reportara “un disturbio donde habría de por medio uso de armas de fuego y como consecuencia tres personas lesionadas”. Los medios, por su parte, registran al menos 17, incluyendo niños.

Tal como ocurriera en Iguala, tras el ataque, el alcalde desapareció. Las autoridades lograron 3 detenciones: las de Severino, Tomás y Adolfo Vásquez Santiago. Los tres son primos del prófugo.

El 5 octubre, los propios ciudadanos de la comunidad habían destituido simbólicamente al alcalde, luego de que fuera acusado en una asamblea civil de desvío de recursos, que exhibía sin ninguna clase de reparo al comprar múltiples autos y hacer lujosas remodelaciones a sus propiedades. Ese mismo día, algunos lugareños tomaron el Palacio Municipal y exigieron la debida atención a las autoridades estatales.

El vocero de los 15 representantes ciudadanos que asumieron el control de la administración de la localidad, Lucio Martínez rebollar, acusó que el alcalde no había rendido informes de los gastos públicos y señaló que inflaba los gastos de las obras de la comunidad constantemente.

En la imagen: el alcalde Carlos Vásquez Rebollar

Vía: La Jornada, Sin Embargo