Baja el volumen #41: La entrevista de The Afghan Whigs

De una vez hay que mencionarlo para evitar confusiones. Si ya tienes tu boleto para ver a The Afghan Whigs el próximo sábado, 15 de noviembre, te avisamos que el concierto cambió de sede, del Pasagüero al Foro Indie Rocks. Fuera de ese detalle, todo lo demás permanece igual. La banda de rock alternativo liderada por Greg Dulli tendrá su primer concierto en un escenario mexicano, un evento que los seguidores del grupo han esperado desde los 90 cuando The Afghan Whigs gozaba de una reputación de culto. Todavía puedes conseguir tu boleto a través de Boletia.

Discos como Congregation, Gentlemen, y 1965 ayudaron a establecer la reputación de la banda por sus letras hedonistas y deprimentes. El hombre responsable de tanto vicio era Dulli, un autor que nos abría las puertas a los rincones más oscuros de su mente como pocos artistas. The Afghan Whigs cerró sus puertas en 2001 después de seis discos, pero hace dos años la banda anunció su regreso con una gira de reunión, seguida por un álbum de nuevo material, Do to the Beast, el cual tuvo su estreno a inicios de este 2014. Con motivo de su próxima visita a México, tuvimos oportunidad de platicar con Greg Dulli, un personaje tan fascinante tanto en disco como detrás del escenario.

SOPITAS.COM: ¿Cuál fue tu reacción cuando te invitaron a tocar en México?

GREG DULLI: Sabes, he tocado en… cuarenta países, así que tocar en México es muy emocionante para mí. He ido a México probablemente como veinte veces, quizás más. Al vivir en California puedo irme a Baja todo el tiempo que quiera, pero hace poco un amigo mío compró una casa en Nayarit, en San Pancho, y voy de visita tres veces al año. Me encanta México y paso mucho tiempo allá.

S: Aunque ésta es la primera vez que vienes a tocar. ¿Es posible que nos puedas dar un avance del show? ¿Qué podemos esperar de este concierto? Estás de gira con este nuevo álbum, Do to the Beast, pero ¿qué es lo que están tocando en vivo?

GD: Por lo general tocamos de 20 a 22 canciones. Tocamos algo de todos los discos.

S: Ok, Congregation, Gentleman

GD: Sí, Black Love, 1965, Up in It, Do to the Beast, tocamos todas las canciones. Interpretamos un par de covers también. En Minneapolis, la otra noche tocamos por dos horas, aunque casi siempre nos vamos por 90 minutos.

S: Con respecto a este nuevo álbum, Do to the Beast, ¿hay alguna diferencia notable entre lanzar un álbum bajo el nombre de The Afghan Whigs ahora, en el año 2014, en contraste a los años 90?

GD: Bueno, la diferencia es que estamos en un siglo distinto y la gente es más vieja, mucho tiempo ha pasado, varias cosas han ocurrido en las vidas de todos. Cuando los Afghan Whigs se desintegraron, yo formé otras dos bandas, una llamada The Twilight Singers –hice como seis discos con ellos– y también hice un disco con Mark Lanegan bajo el nombre de The Gutter Twins. Así que seguí grabando discos. Para mi, hacer música con The Afghan Whigs, honestamente es solo un disco más, nada más que estoy haciendo un disco con gente distinta. Pero tengo mucha historia con esos tipos y fue divertido ver lo que podíamos hacer después de tantos años. Hicimos una gira hace dos años en la que solo tocamos las viejas canciones, y tuvimos como 70 conciertos, fue muy divertido, y luego hubo gente que trato de convencernos para seguir tocando y yo les dije que no volvería a emprender una gira a menos de que tuviera nuevo material. Así que grabamos el nuevo material.

S: Hablando de este nuevo material, hay una canción que se llama “Matamoros”. Hace unos meses vi el video oficial el cual nos mostraba a gente bailando en los vagones del metro de Nueva York, y me parece que existe un fenómeno similar en todas las ciudades que cuentan con un sistema de transporte de tren suburbano, la Ciudad de México incluida. ¿Por qué se fueron con este concepto para esta canción en particular?

GD: Sí, en el metro de Nueva York tenemos este fenómeno que empezó hace años. Al principio se llamaba Showtime, y tres o cuatro bailarines se subían al carro con un beatbox y harían una canción, mientras tanto, se columpiaban de los pasamanos. Mucha gente se enojó, hay gente que no le gusta ser molestada mientras anda en el metro, y creo que algunas personas han salido lastimadas. Yo vi algunas presentaciones muy, pero muy bien ejecutadas, con pasos geniales, así que hablé con Phil Harder que vive en Nueva York y él los había visto también, conoció a un ensamble llamado W.A.F.F.L.E. y acordaron en bailar igual para el video. También habíamos visto una película de unos bailarines en Suecia haciendo algo llamado flashmob dancing –empieza con una persona bailando y luego entran otras personas– de ahí salen el hombre y la mujer en el video, así que hicimos como una mezcla de los dos estilos de baile en el metro para esa canción en particular. Siempre sentí que esa canción era genial para la pista de baile y los bailarines pensaron lo mismo.

S: Es una canción muy buena, al igual que el video, pero ¿por qué se llama “Matamoros” ya que ese nombre tiene varios significados en español? Es el nombre de una ciudad, de un héroe nacional, y literalmente significa “matando moros”… ¿pero hay alguna razón en específico?

GD: Ok, cuando estás escribiendo una canción que no tiene título entonces tienes que ponerle un nombre como referencia para dar con ella después. Un amigo mío de Italia estuvo de visita en el estudio y nos contó una historia sobre su estancia en Tulum. Él y su novia se habían topado a un sujeto extraño que venía de Matamoros; los dos se enfermaron y cuando regresaron a Italia, al momento de revelar sus fotos, descubrieron que el tipo de Matamoros tenía la forma de un demonio. No parecía un ser humano en las fotografías, sino parecía un demonio. Se preguntaron si fue por su culpa que se habían enfermado, entonces yo les conté una historia sobre unos asesinatos con tintes satánicos que ocurrieron en los 80 en Matamoros, crímenes relacionados a las drogas. Finalmente, un chico de Brownsville –que está cruzando la frontera– resultó ser al que acusaron por los homicidios. Todo esto sucedió en Matamoros, así que mientras seguía la conversación sobre el tema, también estábamos terminando de mezclar la canción. El ingeniero se volteó y me preguntó el nombre de la canción, y le dije que “Matamoros” ya que necesitaba un nombre. Y ésa es la historia.

S: Hmm. Vaya historia. Y con respecto al viejo material, “Gentleman”, “Debonair” y su repertorio de los 90, ¿cómo miras en retrospectiva todo ese trabajo?

GD: Las canciones que tocamos de los Afghan Whigs que hicimos en los 90 son canciones que amo, son mis canciones. No somos diferentes a otra banda que sigue tocando canciones del pasado. Hace años abrimos una gira de Neil Young & Crazy Horse, y yo les pregunté ¿cómo le hacían para tocar esas canciones noche tras noche? Porque son grandes canciones y hacen feliz a la gente. Ésa es la respuesta más simple que necesitaba escuchar.

S: Es correcto, ¿para qué darle vueltas al asunto? Greg, solo un par de preguntas más. ¿Cómo se ve el futuro para los Afghan Whigs? ¿Crees que a la banda le quede un álbum más, o volverás a tu trayectoria como solista, o harás un disco con una banda distinta?

GD: Quizás termine haciendo todo eso. Tengo tres o cuatro medios para hacer música, he sacado discos solistas, Twilight Singers, Gutter Twins, Afghan Whigs, no siento que necesito alejarme de todo eso. Estamos trabajando en un boxset de Twilight Singers, y esa banda fue una gran parte de mi vida, hice seis discos con ellos y esas canciones significan mucho para mi, así que no deseo dejar de tocar esos temas. Tal vez emprenda una gira como solista en los meses de otoño que abarquen todas mis canciones, 25 años de grabaciones, pero sinceramente creo que los Afghan Whigs van a volver a sacar otro disco.

S: ¿Recuerdas el último concierto al que fuiste como fan?

GD: Si, fui a ver a Bryan Ferry.

S: ¿Fue hace poco?

GD: En abril.

S: ¿Te gustó el show? Supongo que tiene la misma presencia que en sus días de Roxy Music.

GD: Claro, tocó canciones de su trabajo solista, de Roxy Music, tenía una banda fabulosa, muchas hermosas mujeres en su banda, y es uno de mis cantantes favoritos de toda la historia. Me la pasé genial, incluso lloré una vez.

Texto: @ShyTurista

Estamos hablando de:

Baja el volumen Entrevista
Comentarios