Abarca fue capturado en Veracruz y sembrado en el DF: Solalinde

El sacerdote activista en pro de los derechos de los migrantes, Alejandro Solalinde, afirmó que al ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, «lo encontraron en Veracruz y lo fueron a sembrar a territorio opositor en el Distrito Federal, en Iztapalapa, donde hay tantos electores (es la demarcación más poblada del país)».

Ante cientos de alumnos de la Universidad de Guadalajara, el sacerdote con una larga carrera como activista social impartió la conferencia «Ayotzinapa, verdad y justicia». En ella aseveró que el gobierno supo desde antes lo que había sucedido con los 43 normalistas de Aytozinapa, pero administró la información con fines electorales.

Llamó a estudiantes y a la jerarquía católica a que se sumen y den una respuesta de emergencia ante un país que está a punto de incendiarse.

Expresó:

«El gobierno ha estado administrando esta información para aprovechar tiempos políticos. No es cierto que le interese la tragedia; lo que le interesa es sacar provecho electoral»

«Se trata de un control de daños políticos, un control de daños partidistas. Han estado manipulando toda la información para beneficio del PRI-gobierno»

Hoy en el programa de Carmen Aristegui dijo:

«Ellos no están pensando en el dolor de la gente están pensando en como hacer para que el PRI recupere el control del estado de Guerrero»

El sacerdote expresó que el PRI tenía varias estrategias ahora que serán las elecciones, como criminalizar la protesta con actos violentos (como podrían ser el incendio de la estación del Metrobús o la puerta del Palacio Nacional), culpar a otros y hacer pensar que son mejores que los otros partidos.

Solalinde dijo que ante un narcoestado que administra la violencia para apagar las voces disidentes, las protestas en el país son «un signo de los tiempos», una prueba irrefutable de una necesidad de cambio.

El activista acusó a la jerarquía eclesial de ser partícipe de la tragedia nacional por su actitud de «acompañamiento» a un gobierno que no da resultados ni en la seguridad ni en lo económico:

«La Iglesia católica ha sido también compañera de cúpula y de agenda cumular de un gobierno simulador, al que han dado su lugar como si de veras fuera un gobierno responsable»

Para el activista:

«El Estado es una máquina para desaparecer personas»

«No es nada más hoy, es el Estado que de repente se vuelve en contra de la ciudadanía»

Por otro lado, sobre sus declaraciones sobre el destino de los jóvenes, él dijo que a los padres de familia les cayó muy mal, es más, una señora le dijo: usted nos dice esto, pero el procurador nos dijo que los iba a encontrar vivos. Ante esto, el sacerdote no quiso insistir pues era quitarle la esperanza a los familiares:

«Si el Estado les hizo creer que estaban vivos para ganar tiempo político, ahora nosotros debemos ganar tiempo y pedirles que nos los regresen así».

Es decir, si el Estado les dio esperanza a los padres y familiares sólo por fines políticos, que ahora se aguante y le pediremos que nos dé los que nos ofreció: a los 43 jóvenes vivos. A ver cómo le hace.

@plumasatomicas

***Vía La Jornada