ONGs piden protección para el testigo que denunció a Abarca

Nicolás Mendoza Villa es el nombre del individuo que se atrevió a denunciar a José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala, de haber ordenado el fuego abierto en contra de los estudiantes de Ayotzinapa. Actualmente, este hombre vive bajo hostigamiento y necesita protección inmediata.

Esta protección ya ha sido exigido por varias organizaciones internacionales, tales como la ONG Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, que escribió al titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, pidiéndole que atienda este problema. En el mensaje, se le recuerda al procurador que Mendoza Villa fue testigo de la tortura y asesinato del ingeniero Arturo Hernández Cardona, líder de Unidad Popular y de otros 2 miembros de dicha organización. Además, en aquella ocasión, Mendoza Villa fue secuestrado, tal como lo ha confirmado la propia PGR.

“La desaparición forzada, tortura y muertes vinieron tras meses de incidentes de amenazas y acoso contra integrantes de Unidad Popular por parte de las autoridades locales en Iguala, incluyendo al entonces regidor, en represalia por las actividades y protestas pacíficas de esta organización”, dice la organización.

En efecto, Mendoza Villa estuvo a punto de ser ejecutado por el gobierno de Abarca. Miembros de Unidad popular denunciaron al alcalde ante el Ministerio Público. Un día después, tuvo lugar el secuestro. Pudo escapar antes de ser ejecutado.

Mendoza Villa fue testigo del asesinato del ingeniero Arturo Hernández Cardona, líder de Unidad Popular, así como de otros dos miembros de la organización. Desde su escape, ha sido perseguido y hostigado de diversas fomas.

“El 4 de agosto pasado, hombres armados entraron en su domicilio y desde entonces hay gente vigilando su residencia permanentemente”, afirma la ONG. Debido a esta situación de acoso, las organizaciones internacionales solicitan a la Procuraduría General que “proteja y garantice la seguridad de Mendoza Villa y su familia”, detalla la organización.

Mendoza, elemento clave de la captura de Abarca y su esposa, es casado y tiene 4 hijos. Hoy se encuentra en huida constante y necesita protección.

En la imagen: Testigo de un crimen cometido por José Luís Abarca, exalcalde de Iguala. / Saúl Ruiz 

Vía: El País