Para vender su producto deja que le disparen con un AK-47

¿Quién en su sano juicio dejaría que le dispararan con un rifle AK-47, nomás para probar la efectividad del producto que vende?

Casi nadie, a menos claro, que te dediques al blindaje y confíes ciegamente en tu producto, tal y como lo hace Trent Kimball, CEO de Texas Armoring Corporation, compañía encargada de blindar al papamóvil.

Como prueba de que el blindaje que ofrece su empresa es de lo mejor, el mismo Kimball arriesgo su vida sometiéndose a una simulación de atentado y recibió la ráfaga de un AK-47. Para protegerse del ataque, este CEO únicamente contaba con los vidrios polarizados de una camioneta Mercedes Benz.

El encargado de disparar fue Lawrence Kosub, ejecutivo de ventas de Texas Armoring quien tuvo chance de realizar el sueño de muchos: agarrar a plomazos a su jefe.

blindaje_prueba1

Éste fue el resultado de la prueba:

Mientras que una descarga de AK-47 destrozaría cualquier parabrisas, este blindaje soportó el ataque sin ningún problema.

Como dice Kimball:

“Cuando se trata de garantizar la seguridad de nuestros clientes, tomamos el testeo de nuestro producto con toda seriedad. Su vida es valiosa. Protéjala”.

Este impactante video forma parte de una campaña publicitaria de esta empresa, que entre sus clientes se encuentran el actor Steven Segal, el rapero T.I., ejecutivos petroleros del oeste de África, y como ya mencionamos, el mismísimo Papa.

¿Y ustedes, por más blindado que estuviera el parabrisas, le hubieran entrado a la prueba?

*** Vía Infobae
Comentarios