Razzmatazz: The Afghan Whigs liberan a la bestia en el Foro Indie Rocks

Reseña y Fotos: THE AFGHAN WHIGS

Sábado, 15 de noviembre
Foro Indie Rocks
México, DF

EL CONCIERTO

Con más de 25 años desde que hicieron su debut, The Afghan Whigs se presentaron por primera vez en la Ciudad de México, esta vez en la gira de Do to the Beast, su primer álbum de estudio desde su reunión en 2012. De izquierda a derecha en el escenario: Jon Skibic en la guitarra; John Curley en el bajo; Greg Dulli en los vocales, guitarra y teclados; Patrick Keeler en la batería; Dave Rosser en la guitarra; Rick Nelson en violín, cello, y teclados. Originalmente, este concierto se iba a llevar a cabo en el club Pasagüero, pero un par de semanas previo al show se dio a conocer el cambio al Foro Indie Rocks.

SETLIST

1. Parked Outside
2. Matamoros
3. Fountain and Fairfax
4. The Lottery
5. Step Into the Light
6. Debonair
7. Algiers
8. Royal Cream
9. I Am Fire/Tusk
10. Gentleman
11. Morning Theft
12. It Kills
13. Can Rova
14. John the Baptist
15. My Enemy
16. Son of the South
17. Lost in the Woods

ENCORE:

18. Heaven on Their Minds
19. Somethin’ Hot
20. Going to Town
21. Across 110th street/Faded

OPINIÓN

Resulta un poco irónico que hace un par de días nos tocara ver por primera vez en un escenario mexicano a Morcheeba, y a la noche siguiente, tendríamos el mismo gusto con The Afghan Whigs, otra banda que gozó de cierta popularidad en los 90, pero fuera de eso, no hay más detalles en común entre estos dos grupos. Mientras uno es del Reino Unido y su estilo cae más en el terreno del jazz electrónico, el grupo liderado por Greg Dulli es originario de Cincinnati y lo suyo es simple y llanamente el rock. Digo, son tres guitarras las que traen, por supuesto vienen a romper tímpanos.

The Afghan Whigs es de esos casos en el que un largo reposo -digamos, diez años- era necesario para que el grupo pudiera sentir esa esencia que los mantenía en la carretera, viajando de una ciudad a otra, y tocando el mismo material en recintos de tamaño mediano. Claro, cabe mencionar que de la alineación noventera solo resta Dulli y el bajista John Curley (Rick McCollum dejó a los Whigs a inicios de este año). De cualquier forma, el líder de la banda se escucha en plena forma, arrancándole el alma tanto a canciones viejos como nuevas con ese aullido de lobo que tiene, y gesticulando la urgencia de sus letras macabras para un público encantado con su sadismo.

Las canciones de Do to the Beast encontraron su lugar apropiado en el setlist y sin dejar que el resto del material mostrara mucho su edad. “Matamoros”, por ejemplo, al ser la segunda rola en el set, prendió al público con su ataque triple de riffs y el compás tenso impuesto por Patrick Keeler (el mismo que toca en los Raconteurs). El lamento de “Algiers” se acentuaba un poco más el escuchar este tema después de uno de sus clásicos, “Debonair”. En efecto, parte de la labor del nuevo material consiste en inyectarle nueva vida a las viejas rolas. Solo es cuestión de acomodarlas bien en el setlist, lo cual es un arte en sí.

Aparte de sus propias canciones, la banda también nos dejó escuchar covers de Fleetwood Mac (“Tusk”) y Jeff Buckley (“Morning Theft”). Si no estuvieras familiarizado con estos temas, no serías el único en pensar que también se trataba de rolas originales de Afghan Whigs. La banda tiene cierto talento para darle su toque a cada acorde. O toma por ejemplo la canción con la que dieron inicio al encore, la cual se desprende del soundtrack de Jesus Chris Superstar. Por un minuto pensé que estaban tocando “Matamoros” de nuevo, pero quizás sea un guiño de Dulli por mostrar sus fuentes de inspiración.

IMG_9591

IMG_9596

IMG_9625

IMG_9599

IMG_9661

IMG_9705

IMG_9742

DURACIÓN: 1 hora y 20 minutos
FOTOS: Alfonso Serrano
RESEÑA: The Afghan Shy (@ShyTurista)

Estamos hablando de:

Fotos Reseña