Y esto pasa cuando se quiere echar baile…

¿Quién dice que la salsa no es un deporte extremo?

Al ver que una chamacona saltó a la pista para hacer gala de unos buenos chicharrones pasitos, dos joviales caballeros comenzaron una aguada discusión para ver quién de ellos podía echarse un baile vertical…

La chica no peló a ninguno de los dos… pero aun así uno de ellos fue perseverante y no perdió oportunidad de lucirse con su cantinflesco bailecito… Sin embargo, el mister no iba a dejar las cosas así y regresó con la artillería pesada.

Ya lo anunciaba la canción: ¡llorarás!

Hubiera aplicado la 411… pero de seguro no dominaba ese ritmo.

*Vía RT
Comentarios