Así estuvo el diálogo del PRD entre Cuauhtémoc Cárdenas y Carlos Navarrete

En el marco de una de las crisis de seguridad más profundas del país, la izquierda se encuentra también en un gran lío. José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala y responsable de del asesinato de al menos 7 personas y la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, pertenecía al PRD. Distintas tribus del partido tuvieron diferentes reacciones. Cuauhtémoc Cárdenas criticó fuertemente al dirigente del partido, Carlos Navarrete, por no tomar un posicionamiento de rechazo total a las acciones de Abarca y por no proponer una limpieza y reestructuración profunda del partido.

Hace unos días, ambos acordaron establecer un diálogo público que tiene lugar el día de hoy.

El secretario general del PRD, Héctor Miguel Bautista López, recordó que el partido estada atravesando uno de sus momentos más difíciles y que apenas este año 2 millones de militantes acudieron a las urnas para elegir a la nueva dirigencia.

También dijo que el interior del partido debía cambiar y que las corrientes debían tener mayor peso en la toma de decisiones.

Así mismo, recordó que expulsaron de sus filas al ex alcalde de Iguala «que ahora sabemos, tiene nexos [con el crimen organizado]» y «acudimos a pedir perdón».

Navarrete, por otro lado, dijo que ningún partido se escapaba de que sus alcaldes fueran coptados [sic], pero que les tocaba asumir sus responsabilidades.

«Nos avergüenza tanto lo que pasó en Iguala. Nos duele que un candidato postulado haya sido coptado [sic] por el crimen organizado y haya llegado a la brutalidad y haya 43 estudiantes desaparecidos. Nos duele lo que ocurrió; nos afecta. Por eso apenas unas horas después de que fuimos elegidos acudimos a Iguala, porque nos ganó la vergüenza»

Cárdenas dijo que era muy importante que hubiera una reconstrucción institucional del país y del partido que permitiera al PRD recuperar la credibilidad ante la opinión pública.

Dijo que le preocupaba mucho la ausencia del partido como institución en las luchas del país, por ejemplo, en el caso actual de los 11 detenidos de la marcha #20NovMx.

También dijo que le preocupaba que en Sonora se estuviera discutiendo una alianza con el PAN y no se ocupe el partido en la liberación de los voceros yaquis o que no se estén sumando a la búsqueda de los 43:

«Lo que veo es una gran ausencia»

Sobre eso, Navarrete dijo que el partido sí había participado en protestas y aclaró que en el caso de Sonora no había ninguna alianza acordada.

Sobre las marchas por Ayotzinapa, dijo que muchos militantes habían ido individualmente porque era un caso que había colmado la paciencia de la ciudadanía mexicana, pero que él había pedido que el partido no encabezara las protestas.

«En 25 años hemos tenido más coincidencias que diferencias. Este es su partido, dialoguemos. Tenga seguridad que tengo plena coincidencia de que tengo que ser presidente de todos los perredistas y no de una sola corriente»

Cárdenas insistió en que el partido necesitaba recuperar la credibilidad y mostrar que puede ser útil a las transformaciones que el país requiere.

@plumasatomicas

***Vía La Jornada, Reforma