American Apparel: In sex we trust

In sex we trust

“Ropa americana, hecha por americanos, para los americanos”

En una empresa donde el director creativo pasea frecuentemente por los pasillos vestido con una tanga diminuta de leopardo o vive en una casa con casi una docena de empleadas veinteañeras, “módelos, colaboradoras creativas y asistente personales”, separar lo personal de lo profesional es un tanto complicado.

En el 2007, Dov Charney, director creativo y fundador de American Apparel, enfrentó, por tercera vez en menos de dos años, a la justicia norteamericana por supuestas insinuaciones sexuales contra una de las “colaboradoras creativas” de la firma. La corte, sin embargo, no logró encontrar una forma sensata de separar la relación laboral de la personal entre la victima y Mr. Charney… Y sinceramente dudamos que alguien pueda.

” America es sexo y el sexo vende”

Charney, famoso por realizar con su propia cámara los shootings para las campañas publicitarias de la firma, “alta e inecesariamente sexuales”, según el sector conservador norteamericano y apodado el Masturbator tras protagonizar una sesión fotográfica en la que se masturbó frente a la reportera de una revista de modas, tambien es un entusiasta activista a favor de la legalización masiva de inmigrantes…

“Ella me lo pidió… no dijo nada pero algo en ella me lo pedía a gritos… ¿por qué si ayudo a gente que no me pide que lo haga nadie dice nada, pero si me saco el pene frente a unr reportera, que en verdad moría por que lo hiciera, todo mundo salta sobre mí para lincharme” “Soy un ser humano, ¿no?”

Uno muy extrovertido y sensible a la belleza, Mr. Charney:

A principios del mes de febrero American Apparel anunció oficalmente en su sitio en la red que la firma de ropa norteamericana buscaba al mejor “culo” del mundo a traves de una convocatoria electrónica (Clickeale para ver la galería completa de los shootings de la firma, la convocatoria y los diez primeros lugares… altamente recomendable).

El premio, señoritas, por si están interesadas, será un contrato para protagonizar un shooting frente a la cámara del mismisimo Dov Charney. La suerte sea con ustedes.

Comentarios