Érase una vez… Pinocho en la Cámara de Diputados.

Ohhh Diputados…

El día de ayer, una encantadora diputada priista decidió que la mejor manera de hacer ver a César Nava como un mentiroso era dejando una piñata de Pinocho en su curul, aunque la verdad, pueden dejar una piñata de Pinocho en cualquier curul, y en todas tendría sentido.

Son ya por todos conocidos los actos que ocasionaron la rabia entre priistas y panistas, perredistas y panistas, mexicanos y panistas, panistas y panistas etc, pero ¿no es un poco cínica la idea de acusar a alguien de mentiroso cuando fuiste colaborador en la mentira?

Pobre Pinocho, entre más miente, más y más crece su nariz, y pobres diputados, entre más mienten más y más crecen sus carteras. Pero admitámoslo, cargar una piñata y acomodarla en una silla no es tarea fácil, requiere de una estrategia bien pensada, el más mínimo error podría hacerte quedar en un ridículo épico, como por ejemplo…

!Que te equivocas de curul, pones la piñata del lado de tu partido justo atrás de tu dirigente nacional!!!!

Por: Pavlo

Comentarios