Aquí nos tocó vivir

¿ #LibertadDePrensa ? Ataques a periodistas se han duplicado

Desde 1993 la ONU y múltiples organizaciones internacionales celebran el 3 de mayo como el día Mundial de la Libertad de Prensa. Sin embargo, hoy más que otros años, nuestro país es víctima de la censura.

Las historias más importantes para la vida pública, aquellas que debería denunciar las prácticas ilegales y corruptas de diversos funcionarios, aquellas otras que deberían hacer claro y distinto el borroso límite en el que el dinero sucio del crimen se limpia, o aquellas que, en definitiva, nos ayudarían a saber con certeza quién es quién con la finalidad de tomar la mejor de la decisiones y exigir justicia donde haya que buscarla, todas ellas son el objeto de los ataques de quienes buscan dejarlas en lo oculto a toda costa.

Conscientes de esta situación, y en la urgencia de arrojar luz sobre los ataques de los que la prensa es víctima en nuestro país, Article 19 presentó hace un par de meses su informe anual “Estado de censura”, en el que dio cuenta de la gravedad de esta situación a lo largo de 2014. Los datos son verdaderamente alarmantes.

La periodista Carmen Aristegui acudió a la presentación del Informe. En el evento opinó que el informe muestra que “Nuestra democracia no está preparada y no es suficientemente madura para la crítica”.

aristegui

En México, un periodista es agredido cada 26.7 horas, lo que significa prácticamente una duplicación de la misma estadística en el periodo de Felipe Calderón, cuando se agredía a un comunicador cada 48.1 horas.

article 19 2

De las 326 agresiones registradas por Article 19, las materiales o físicas son las más frecuentes y representan un 43% de los casos totales. En segundo lugar se encuentran las agresiones psicológicas e intimidaciones, con el 16%, mientras que las detenciones arbitrarias y las amenazas directas representan el 14 y 13%, respectivamente.

article

Las entidades que encabezan las estadísticas de ataques contra la prensa son el Distrito Federal, con 85 casos, seguido de Quintana Roo, con 42, y Veracruz, con 41.

En esta última entidad, se ha registrado la muerte de 11 periodistas en lo que va de la presente administración, encabezada por Javier Duarte.

En el país, 10 periodistas perdieron la vida tan sólo el año pasado, y cuatro más fueron desaparecidos.

article 19

El número de mujeres agredidas ha subido. Actualmente, casi uno de cada cuatro casos de ataques registrados está dirigido a mujeres.

“Los investigadores que más sufren agresiones son los que hacen un trabajo que confronta al poder”, Explica Darío Ramírez, director de Article 19 en México en entrevista para @plumasatomicas. “El número de funcionarios detrás de estos ataques también es preocupante y sintomático de una democracia estancada. El 48% de ataques contra periodistas en nuestro país es perpetrado por un funcionario público”.

Para el director de Article 19, los ataques que los periodistas sufren a manos de funcionarios públicos son quizá lo más preocupante que puede encontrarse en el reporte, pues revelan el desalentador futuro para el periodismo: nadie lucha en su favor desde la autoridad.

“Por supuesto, esto revela la vulnerabilidad de la que son víctimas los miembros de la prensa, pues además de ser objeto de un creciente número de ataques, también resulta que los que debería protegerlos son los principales agresores. Esto pone en un serio peligro la labor periodística en el país. Tenemos casos de presidentes municipales mandando intimidar periodistas, el caso de un alcalde rompiéndole, literalmente, la cara a una periodista en el estado de Guanajuato, el caso de alcaldes en Veracruz mandando matar periodistas, en fin”.

Para Article 19, la impunidad de la que se goza en diversas esferas de gobierno para atacar a los comunicadores, así como las agresiones sistemáticas de las que éstos son víctimas, son una clara muestra de que los hábitos de viejos regímenes no han sido eliminados.

“La reinstalación del sistema autoritario es evidente. Aunque quizá no sea el mismo de los setenta, estoy seguro de que sus prácticas son evidentes”.

Darío explica que el problema no se encuentra en las leyes y normas que habrían de proteger a los trabajadores de los medios de comunicación, sino en su aplicación.

“La normatividad que prevé la protección a los derechos de los periodistas en nuestro país no sólo existe, sino que es grande y robusta. El problema no se encuentra ahí. El mecanismo real de protección a periodistas es verdaderamente ineficaz frente al monumental trabajo que tiene enfrente. Hay una simulación importante”.

Para Darío es de suma importancia comprender el impacto que tiene en la ciudadanía el creciente número de ataques contra periodistas. Frente a la idea generalizada de que un ataque contra el periodismo es una taque contra un gremio particular, y no contra los derechos de cada uno de nosotros como ciudadanos, dice:

“Yo invitaría a imaginarnos un día sin información. Un día en el que los gobernadores hacen los que quieren, en el que los senadores actuaran de manera completamente impune, un día en el que las Casas Blancas puedan existir sin denuncia alguna. ¿Qué peso tendría para la toma de decisiones de la sociedad la ausencia de información? Creo que sería insostenible, y más en estos momentos, una sociedad sin esos elementos. La información no le pertenece a un gremio, sino a la sociedad misma”.

Sin embargo, para el director de Article 19, las condiciones que permiten la continuidad de las agresiones no se agotan en la falta de atención por parte de las autoridades ni en la corrupción institucional.

“Hay condiciones que van más allá. ¿Por qué al grueso de la ciudadanía no le importa que haya periodistas asesinados en México, porqué no le importan las 326 agresiones que hubo en el 2014?, ¿por qué no hay un agravio en términos efectivos? Creo que tiene que ver con que la prensa tampoco ha estado del lado de la sociedad. La cercanía al poder público es evidente en diversos medios y la gente no es tonta. Si no cambia esto, no cambiará el estado de las cosas”.

Darío piensa que es necesaria la unificación de los medios y periodistas para hacer visible esta crisis, y, sobre todo, para hacer con toda fuerza una doble exigencia: al Estado, que se responsabilice como protector del derecho y, a la ciudadanía, que comprenda que son también sus derechos los que son atropellados:

“Al interior de los mismos medios hay un desdén para formar políticamente y para exigir al estado que tome medidas. Muy pocos invierten en la formación de sus periodistas y menos son los que invierten en medida duras de protección. Si, por ejemplo, hubiera una solidaridad gremial para decirle a Javier Duarte ‘oye, llevas 11 periodistas asesinados, la impunidad reina en tu gobierno’, creo que otra sería la historia. La falta de unidad del gremio es en sí misma un ataque más”.

Por ejemplo el reciente conflicto entre Carmen Aristegui y MVS,  del cual el director de Article 19 expresa a @plumasatomicas:

“Creo que es una pérdida rotunda para la sociedad, independientemente de a quién le guste Carmen y a quién no. La tristeza no se reduce a su caso. Se va Carmen y se van muchas voces detrás de ella. Se va toda una línea crítica del periodismo y una apuesta por el periodismo de investigación”.

También se muestra escéptico ante el argumento que MVS sostiene para justificar el despido:

“El argumento de que tiene que ver con lo privado me parece evidentemente una narrativa impuesta desde el poder. No es difícil preguntarnos quién se beneficia con eso, resulta una coincidencia inverosímil que la periodista más crítica y que ha dado golpes más duros al poder sea la que esté hoy fuera del aire. Sería, sin embargo, buenísimo que hubiera muchos detrás como ella para no lamentar, al menos irremediablemente, una decisión tan errónea como la de MVS”.

Esta es una deuda que todavía tiene el gobierno con nosotros, debemos exigir al gobierno crear mecanismos, instituciones, aparatos que puedan hacer valer la protección y garantía para que tengamos la libertad de informar y ser informado.

@plumasatomicas

Comentarios