Razzmatazz: Introducción al Indie Rock del Siglo XXI, Vol. 2

En el desarrollo de estas introducciones al indie rock de los últimos 15 años, uno puedo percatarse con más claridad de las tendencias que han moldeado lo que se caracteriza como “indie”.

A inicios del nuevo milenio, la típica banda indie tomaba la forma de un grupo de música garage al estilo de los Strokes, los Yeah Yeah Yeahs, o los Libertines. Una representación cruda del sonido producido por una o dos guitarras, vocal, bajo, y batería. Así de simple. Al mismo tiempo, las bandas afines al post-punk de Joy Division revivieron aquel sonido oscuro y siniestro, con Interpol en la delantera, para más tarde darle un toque más apropiado para la pista de baile. Entra el movimiento conocido como dance-punk, liderado por Franz Ferdinand, LCD Soundsystem, Le Tigre, Gossip, y The Rapture.

A finales de la década anterior, el cantautor volvió a tomar fuerza en la escena musical; algunos veteranos como Fiona Apple, PJ Harvey y Cat Power, y otras nuevas caras como St. Vincent y Lykke Li le dieron forma a un estilo que más tarde sería acuñado como art pop. Asi como en el siglo XX, la historia se volvió a repetir cuando el rock de guitarra le cedió territorio a los sintetizadores, y en años recientes hemos sido testigos del regreso triunfal del new wave ochentero: Twin Shadow, Chromatics, Blood Orange son algunos nombres que vienen a la mente.

Estos días, la cultura indie parece estar más interesada en recuperar sus orígenes psicodélicos, pero no al tono del freak folk del colectivo Elephant 6, sino al clásico estilo sesentero del la cultura del flower power: Tame Impala, Foxygen, Temples, y todas las bandas que ahora se presentan en el Austin Psych Fest se han puesto muy de moda. A todo esto, hay que agregarle la creciente influencia del art pop que combina electrónica con fórmulas poperas, presentes en la música de Grimes, Zola Jesus, Purity Ring, y Lorde.

A muy (pero muy) grandes rasgos, esto ha sido el indie rock en lo que llevamos del siglo XXI. En seguida te dejamos otros 15 discos que han dejado su huella en el transcurso del tiempo, un buen punto de introducción para el que ignora lo que se ha producido en el pasado reciente, y pueda dejar de recurrir al término “hipster” para etiquetar lo que desconoce.

Por si estás interesado en descubrir (o revivir) más, por acá repartimos el primer volumen.

The Moon & Antartica
Modest Mouse
Indie Rock
2000

Isaac Brock puede cumplir el papel de ojete que afirma ser, pero básicamente parece disgustado que él siempre resultaba tan inepto o desafortunado como para quedar atrapado en esta, como dice el refrán, espiral descendente. Y a diferencia de otros pesimistas del rock que podríamos nombrar, es tan modesto al respecto que termina con una representación esperanzadora de la vida huma como una maldita lástima.
Village Voice

The Glow Pt. 2
The Microphones
Lo-Fi
2001

The Glow Pt. 2 es el sonido de un hombre que trabaja a través de un cambio de paisaje– una sola voz desafiando a su entorno a la vez que acepta que es impotente para alterarlo. El disco termina con un latido del corazón palpitante, la señal más básica de vida después de haber desafiado un viaje tormentoso. The Glow Pt. 2 es impredecible y volátil, vibrante, aterrador, y reconfortante. The Glow Pt. 2 está vivo.
Pitchfork

Up the Bracket
The Libertines
Garage Rock Revival
2002

Esto es música para reproducir en bares oscuros, aterciopelados, con forma de vientre; esto es música para tocar mientras compras cigarrillos; esto es música para la gente pobre bien vestida. Si los Libertines representan la primera ola de bandas clones de los Strokes, somos optimistas.
Spin

Elephant
The White Stripes
Blues Rock
2003

Todavía hay sólo dos de ellos. Pero ahora suenan como un ejército. The White Stripes hizo Elephant, su cuarto álbum, en tan sólo dos semanas el año pasado, en un estudio de Londres equipado con una máquina de 8-pistas y aparatos de grabación que preceden a los Beatles. Pero el dúo de Detroit salió con una obra de perfección pulverizante. El cantante y guitarrista Jack White y su ex-esposa, la baterista Meg -el rey y la reina indiscutibles del nuevo movimiento garage- finalmente retuercen y resuenan como una banda totalmente armada. Es algo glorioso de oír. Será una de las mejores cosas que escuches durante todo el año.
Rolling Stone

Franz Ferdinand
Franz Ferdinand
Dance Punk
2004

Este álbum es el último y más embriagador ejemplo de lo maravilloso abriéndose paso entre las losas feas de Pop Idol, nu metal y británicos imitando a bandas americanas. Lo que estas bandas florecientes tienen en común es la convicción absoluta de que el rock ‘n’ roll es más que una opción de carrera. Están brindando una energía y una imaginación y la necesidad de romper las reglas. Desde los toquines de Franz Ferdinand en el almacén The Chateau hasta los conciertos de guerrilla constante de The Libertines y las payasadas excéntricas de British Sea Power sobre el escenario, la nueva música británica es emocionante otra vez.
NME

The Woods
Sleater-Kinney
Riot Grrrl
2005

Aunque el álbum es definitivamente fuerte, también es crudo, sin ninguna pista de sinfónica, pero al mismo tiempo es un punto culminante melódico de un catálogo honorablemente melodioso. Dicho sea eso, las letras son bastante buenas. Me gusta el de los perdedores bohemios. Y la del hambriento tan enojado. Y la que se burla de Interpol.
Robert Christgau

The Devil and God Are Raging Inside Me
Brand New
Emo
2006

Aunque a menudo se intenta, es raro ver un disco tan personal que sea tan bien recibido por un público masivo. The Devil… parece como un experimento para el vocalista Jesse Lacey que juega con sus demonios personales, en lugar de producir un disco que sus fans puedan disfrutar, y ahí radica la diferencia entre este disco y muchas otras bandas. Brand New, a través de una composición, letras y temas casi nihilistas, nos brinda un álbum clásico para cerrar la brecha entre el dolor personal y el entretenimiento público.
Absolutepunk.net

Sound of Silver
LCD Soundsystem
Dance Punk
2007

A final de cuentas, Sound Of Silver es un paseo emocionante, estimulante en una máquina rápida. Las composiciones hiperactivas de James Murphy tienen ritmo, energía, sentimiento y colmillo –y mientras la música dance va a reclamarlo, eso no significa que su cobertura quede restringida. Estarías loco si dejas pasar la oportunidad de escuchar uno de los álbumes esenciales de este año.
musicOMH

Deathconsciousness
Have a Nice Life
Shoegaze
2008

Cuando escucho los paisajes sonoros distorsionados que se encuentran en Deathconsciousness me da la sensación de cómo fue la grabación de este álbum. La historia se conjuga con el concepto, la religión, la grabación digital y analógica, voces, efectos de sonido, y de las cosas que figuran en el folleto de más de 70 páginas: “un viejo piano de juguete que Tim encontró”, “un teclado de mierda de los años 80”. No puedo dejar de sentir que estoy escuchando un álbum que es perfectamente íntimo consigo mismo y con su entorno, ambiente, o estética, y está mucho mejor a causa de esto.
Sputnik Music

Veckatimest
Grizzly Bear
Psychedelic Pop
2009

Grizzly Bear sigue siendo una banda interesada en explorar las formas musicales tradicionales y contemporáneas de Estados Unidos así como subvertirlas. La mayor parte de la discusión alrededor de este disco se centrará en su condición de contendiente para lo mejor del año, y por buen motivo. Pero más importante aun, aquí tenemos una obra de una banda que desafía continuamente las expectativas, haciendo retroceder las fronteras y escavando en agujeros bien gastados para encontrar algo nuevo. Para Grizzly Bear, Veckatimest es un cambio de juego, y un motivo de celebración.
Stereogum

Brothers
The Black Keys
Blues Rock
2010

Retirándose del nebuloso sueño pacheco de Danger Mouse que fue Attack & Release, los Black Keys se dirigieron a los legendarios estudios de Muscle Shoals, grabando su tercer álbum por su cuenta y bautizándolo como Brothers. El estudio, por no decir nada del arte de portada modelado sobre tales reliquias olividadas del Chess psicodélico de la época como This Is Howlin’ Wolf’s New Album, son buenos indicios de que el blues duro de los primeros records de los Black Keys está de vuelta, pero el grupo no ha olvidado lo que aprendieron en su introspección psicodélica a mediados de su trayectoria.
All Music

Strange Mercy
St. Vincent
Art Pop
2011

La lucha interna en la obra de Annie Clark como St. Vincent ha sido siempre la belleza vs. la bestia. En su segundo trabajo, Actor, esto fue encarnado por las manchas digitales y la tenebrosidad orquestal del productor John Congleton, tanto como el rugido de la guitarra de Clark. Congleton regresa para el tercer LP de St. Vincent, Strange Mercy, en el que la voz de ángel de Clark una vez más va mano a mano con la fealdad, e incluso hay un poco de purga desde dentro.
The A.V. Club

The Idler Wheel Is Wiser Than the Driver of the Screw and Whipping Cords Will Serve You More Than Ropes Will Ever Do
Fiona Apple
Alternative Singer-Songwriter
2012

Tienes que entregarte a The Idler Wheel… de una manera que probablemente no has hecho desde que eras un chavo, antes de que tu empleo y otras responsabilidades de adulto acaparan las largas horas que pasabas acurrucado a un lado de las bocinas del estéreo. No es fácil de escuchar. Pero vale la pena.
Entertainment Weekly

Silence Yourself
Savages
Post-Punk
2013

Silence Yourself muestra claramente la potencia, astucia, genialidad y actitud valemadrista que cualquiera ama en un rockstar… mucho más cuando se trata de cuatro chicas británicas, quienes no tienen miedo de expresar -muy a su manera- sus sentimientos con profundos temas y apasionadas presentaciones en vivo. Rock de chavas con muchos más pantalones en el escenario que otras bandas, algo que nos cayó increíble este año.
Sopitas.com

To Be Kind
Swans
Eperimental Rock
2014

En última instancia, Swans siempre ha sido acerca de la creencia de algún tipo, en el fondo, al menos. Ahora es más claro que nunca que la continua existencia de este grupo es razón suficiente para creer en el potencial excepcional de la música, no sólo para expandir nuestras mentes pero para alimentar nuestros corazones. Estamos en una escalera hacias Dios, y Swans está liderando el camino.
Drowned in Sound

T: @ShyTurista

Comentarios