Editors Choice

Los sonidos de 311 en entrevista con Nick Hexum

Durante 25 años, 311 se ha colocado en un punto privilegiado en la escena musical estadounidense, no sólo porque hemos podido ser testigos de cómo la banda ha pasado de tocar temas motivados por la fiesta, la playa y el enamoramiento a hacer temas con una mayor carga emocional e incluso espiritual que se relacionan más con sus vidas adultas. Sin embargo, es importante recalcar que a pesar del cambio de temas en su música, la banda sigue teniendo una sólida base de fans que crece cada vez más, así que las preguntas clave para entender a esta banda serían ¿cómo es que se ha mantenido 311 en el gusto de los fans de antaño y cómo sigue ganando nuevos admiradores con cada disco?

Platicamos con Nick Hexum, vocalista de la banda sobre estas preguntas y su próxima visita a México y esto fue lo que nos respondió:

“Lo más importante para nosotros es siempre ser honestos sobre nuestras experiencias, porque la gente sólo se puede identificar cuando compartes genuinamente tu punto de vista, así que claro que nuestras experiencias han cambiado… Creo que somos honestos con nuestras vivencias y la gente parece identificarse. Nuestra música siempre ha sido una celebración de las cosas buenas de la vida y amamos la energía de la música, tal y como hacíamos hace muchos años. Nos gusta tener shows enérgicos, y eso es lo que no ha cambiado, eso es una constante. Tiene una vibra festiva pero es una experiencia natural muy enérgica”.

Con lo anterior en mente, es fácil identificar un común denominador en la música de esta banda originaria de Omaha, Nebraska, un sonido que busca constantemente mantenerse fresco y que apela a lo más genuino que puede proveer cada uno de sus integrantes. Después de 11 discos de estudio, 311 ya tiene elementos muy característicos con los cuáles puede jugar, ya sea con la mezcla de voces de Nick“SA” Martínez, la intensa base rítmica que provee Aaron Wills, mejor conocido como P-Nut, complementada por Chad Sexton en la batería o los poderosos riffs de Tim Mahoney (que son una de las marcas de agua en la música de esta banda); pero a pesar de esta familiaridad, 311 sigue explorando sonidos y temas para su música y actualmente ya están trabajando en su doceavo álbum.

Para el nuevo disco, Nick nos dice que ya han empezado el proceso de composición gracias a que a finales del año pasado, pudieron estar fuera de circulación durante 6 meses, momento que todos los integrantes aprovecharon para comenzar a componer, por lo que aún es difícil definir que rumbo tomará o que forma tendrá este nuevo material, “sé que me gustaría escuchar más reggae en este disco… así que cuando me dicen ‘Tengo muchas ganas de escuchar el nuevo material’, les respondo ‘¡Yo también quiero escucharlo!’ porque no sé cómo va a sonar”. Entre lo nuevo que están componiendo, Nick nos cuenta que hay una canción muy particular para él:

“Hay una canción en la que hablo más de la vida en casa, que es algo que he querido hacer desde hace tiempo porque forma parte importante de mi vida, criar a mis tres hijas, y creo que logré hacerlo de una manera interesante de forma que la gente se puede identificar, sin importar la edad que tengan o si tienen una familia propia o no. Es la canción que más me emociona”.

 

Su más reciente disco, Stereolithic es un álbum cuyo espíritu que se aproxima más al de Transistor, su cuarto disco, o al menos así lo define Nick. “No tuvimos que preocuparnos por sencillos o porque fuera corto, fue un disco expansivo y creativo y todas las canciones que hicimos para él quedaron en el disco, por lo que es más extenso. Fue más como una exploración y a nuestros fans les gustó mucho esa creatividad”.

Habrá que tener muy presente esto cuando tengamos noticias del nuevo disco. Una de las principales inquietudes de la banda es, como menciona Nick al principio de esta entrevista, ser honestos con sus experiencias y que esa honestidad quede reflejada en su música, pero también, en cuanto a cuestión técnica, buscan crear canciones que sean divertidas de interpretar en vivo y es justo en este formato en el que la banda ha crecido aún más: en vivo. En 2014, celebraron el día 311 (que en EE.UU. es el 11 de marzo) con un concierto acompañados de la Unity Orchestra en Nueva Orleans, concierto que quedó grabado en un disco especial. Nick nos cuenta que para el próximo y aún efímero nuevo disco, están componiendo con el pensamiento de hacer música que sea altamente disfrutable en vivo y que pueda ser interpretada así también. Podría parecer que nunca se han complicado demasiado la existencia al hacer un disco con una gran complejidad musical, pero esta sencillez es palpable y orgánica en sus shows, todo es interpretable y todo suena perfecto en concierto, lo cual se agradece.

Sin duda, 311 es una banda que hay que disfrutar en vivo para entender no sólo su música, sino la dinámica que tienen con la gente, entre ellos y cómo comparten sus experiencias de vida con la gente que los rodea.

@conejoazulorama

 

Comentarios