10 hábitos que nos hacen ser menos productivos en la chamba

¿Eres el típico Godín que llega antes a la oficina, sale después de su hora de salida y nunca avanza en la chamba? Si tu respuesta es afirmativa, es probable que pierdas el tiempo en tareas poco productivas o no tan importantes. Hábitos que son una autentica fuga de tiempo y recursos, y en los que frecuentemente caemos.

La buena noticia es que no es imposible salir de ellos. A continuación enumeramos 10 de estos aspectos que debes ir cambiando, a fin de sacarle más provecho a tus horas en la chamba y evitarte el sentimiento de haber estado todo el día en la oficina sin haber avanzado en los pendientes.

Checar constantemente tu mail

Hay quienes cada cinco minutos (o menos) revisan su bandeja de entrada para comprobar que no tengan correos nuevos. Además de quitarnos tiempo, este hábito está relacionado con problemas de poca retención o memoria, baja en el rendimiento y depresión. Una forma efectiva para librarnos del problema, es generar una respuesta automática cada que recibamos un correo con un mensaje de este tipo:

“Yo verifico mis correos electrónicos a las 10:00, 12:00 y 15:00 hrs. Voy a responder a usted tan pronto como sea posible”.

checar_mail_

Programar mal las juntas y reuniones

Sí, casi todos opinamos que las reuniones de trabajo son una pérdida de tiempo, pero por alguna extraña razón a los jefes les chifla hacerlas.

Incluso cuando no haya ningún tema especial a tratar, los implicados dejan de trabajar para encerrarse por un largo tiempo a conversar sobre asuntos de la chamba. Aquí lo aconsejable es sugerir la instauración de algún sistema para compartir proyectos y contenidos, como un chat interno o Google Docs, sin necesidad de andarse reuniendo a cada rato.

godin_junt

Trabajar muchas horas

Aquí viene un dato importante demostrado por varios estudios: Las personas que trabajan más de ocho horas diarias tienen menor productividad y más tasas de estrés laboral. En apariencia trabajar muchas horas es bueno pero en realidad no se consigue nada extraordinario. Lo mejor es centrarnos únicamente en la chamba cuando estemos en la oficina y no quedarnos horas extra.

Dejar al final los grandes proyectos

Por las mañanas checamos nuestra lista de pendientes para ver qué haremos primero. Si decidimos hacer primero lo más sencillo y dejar al final lo complicado, entonces tienes un mal hábito, pues para cuando comiences a trabajar en lo más importante de tus tareas ya estarás cansado, poco motivado y de mal humor, lo que te hará menos productivo.

god_pen

Tomar café como desayuno

Muchos toman cafeína para despertar y no desayunan nada más. Eso no es bueno, pues al no comer nada más privamos a nuestro cuerpo de combustible para enfrentar el día. Al despertar, nuestro cuerpo se encuentra hambriento y deshidratado, y con simple café no obtenemos los nutrientes y líquidos necesarios para ser productivos.

No dormir más de ocho horas

Todos hemos escuchado aquello de que una persona debe dormir ocho horas diarias, pero casi nadie lo hace. Recientemente una investigación descubrió que dormir cinco horas -o menos- durante varias noches seguidas nos afecta de la misma forma en la que lo haría tener alcohol en la sangre, volviéndonos más propensos a los errores, a los dolores de cabeza y a estar todo el tiempo distraídos.

godin_habito

Comer en el escritorio

Justamente eso estoy haciendo mientras redacto esta nota 🙁 .

Creemos que somos más productivos por comer en nuestro lugar y así ahorrar tiempo, pero… ¿y si tiramos la comida o una bebida sobre la computadora? Esto arruinaría nuestro trabajo durante el resto del día. Además, al comer en nuestro lugar de trabajo es probable que elijamos alimentos poco saludables y que lo hagamos en exceso.

godin_habito2

No descansar

Hay quienes piensan en la jornada laboral como si fuera un maratón, y no paran. Ni siquiera se levantan de su lugar. Hay estudios que demuestran que para alcanzar la máxima productividad es necesario tomarse pequeños descansos para que el cerebro realice nuevas conexiones creativas y vuelva a concentrarse en lo más importante. Los breaks también ayudan a prevenir errores y a que nos mantengamos comprometidos con nuestra chamba.

god_descanso_2

Dar la misma importancia a todos los pendientes

No todos nuestros pendientes son igual de importantes o urgentes. Por ello, concentrate en lo que realmente son trascendentes. Aquí aplica la regla del 80/20, donde el 20 por ciento de nuestras tareas producirán el 80 por ciento de nuestros resultados.

Multitarea

Al hacer varias cosas a la vez pensamos que somos más productivos pero esto es falso. En realidad saltar de una tarea a otra provoca que perdamos concentración y por ende, productividad. Si te centras en una tarea a la vez, en general podrás hacer más cosas.

* * * * * 

Todos tenemos malos hábitos en la chamba, pero la ventaja es que podemos romper con ellos. Intenta hacerlo y te volverás más eficaz. Aplícalo y nos cuentas cómo te fue.

*** Vía Time

Estamos hablando de:

oficina trabajo