MVS y Aristegui tienen hasta el 26 de abril para negociar reconciliación

MVS tiene hasta el 26 de abril para llegar a un acuerdo con Carmen Aristegui sobre una reconciliación que permita a la periodista reanudar la transmisión de Primera Emisión, noticiero radiofónico que conducía en esa empresa hasta que fue despedida en compañía de todo su equipo.

El juez federal Fernando Silva (quien es hijo del ministro Juan N. Silva Meza) concedió una suspensión provisional a la comunicadora, dictada en el juicio de amparo 672/2015, donde ordenó lo siguiente:

  • MVS deberá llegar a un acuerdo con Aristegui antes del 27 de abril
  • En la negociación deberá intervenir un conciliador imparcial
  • MVS debe eliminar en un plazo de 24 horas los lineamientos que impuso recientemente a sus conductores, mismos que fueron una de las quejas de Aristegui

“Se advierte preliminarmente que se pone en riesgo lo estipulado en el contrato y además sus efectos pueden generar un efecto inhibidor en la libertad de expresión”, expresó el juez.

El juez Octavo de Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal, Fernando Silva, detalló que en caso de que ambas partes no lleguen a un acuerdo, el 27 de abril se llevará a cabo una audiencia incidental del juicio, donde se resolverá directamente si procede o no ordenar que se reanude la transmisión del noticiero de Aristegui.

Banda de 2.5 GHZ

¿Hasta qué punto es posible relacionar el caso de la periodista con el condicionamiento de la banda de 2.5 GHz a MVS? En 2012, la familia Vargas -propietaria de Grupo MVS- se enfrentó con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) cuando ésta le retiró la banda de 2.5 GHz, que es una maravilla para la transmisión de servicios de telecomunicaciones móviles internacionales, por eso las empresas quieren una.

La disputa más o menos se destrabó cuando MVS aceptó regresar 130 MHz de los 190 MHz que conforman la banda. Actualmente el asunto está en litigio por cinco amparos que están en proceso, y debido a esto la empresa no puede realizar proyectos con la banda, o sea, no hay negocio.

Son muchos los que han especulado que el despido de la periodista obedece a una oferta del gobierno federal: a cambio le permitiría a la empresa el acceso a tal tecnología. La propia Aristegui ha declarado que no tiene “la evidencia contundente” pero, no obstante, “todo el entramado y la manera de hacer las cosas sugieren alguna intervención”.

@plumasatomicas

Comentarios