10 años de “The Magic Numbers”

El 13 de junio de 2005 tuvo su estreno uno de aquellos discos que con un par de melodías despiertan sentimientos de nostalgia, alegría, y buena vibra en general. Fue hace diez años cuando The Magic Numbers lanzaron su homónimo álbum debut, precedido únicamente por un sencillo (“Forever Lost”) pero en poco tiempo lograron alistar a una legión de seguidores por donde quiera que se mencione, gracias en parte a una atascada gira mundial. ¿Pero a qué se debía el aprecio universal por un disco grabado por una banda integrado de hermanos y hermanas? “Es algo increíble, para ser honesta. Desde el momento que escribes una canción al momento en que esa canción es apropiada por tanta gente en el mundo es algo difícil de describir, pero es una emoción muy fuerte,” dice Michele Stodart en una entrevista telefónica para Sopitas.com.

La bajista de los Magic Numbers nos aclara que no hay manera de saber si una canción va a ser un éxito popular o no cuando la estás escribiendo, simplemente la escribes y ya. Dicho sea eso, aquel primer disco (al igual que el segundo) siguen recogiendo nuevos fans con el paso de los años. “Hay tantas historias conmovedoras que la gente tiene sobre las canciones del disco. Por ejemplo, alguien se me acercó el otro día y me dijo que ‘Take Me or Leave Me’ del segundo disco la ayudó a lidiar con el cáncer de su esposo, ya que esa canción era muy importante para ambos. Escuchar historias como esa, o de gente que se ha casado con ‘I See You…’ es muy impresionante. Creo que es una de esas cosas que si me detengo a pensar cómo fue que ocurrió, entonces lo estaría echando a perder en cierta manera. Me agrada mucho la idea de un accidente alegre que más tarde se puede convertir en algo importante para una persona.”

Aunque al principio era reconocida como una banda indie británica de soft rock, el grupo de Londres cruzó fronteras para encontrar los gustos de una audiencia global que anhelaba con escuchar canciones románticas que en el corazón eran bastante sencillas, pero contaban con una producción suficientemente sofisticada que apelaba a cualquiera. Hasta el jurado del premio Mercury tomó nota. The Magic Numbers fue incluido en la lista corta de aquel año (aunque fue Antony Hegarty quien recogió la cotizada presea). Por más que los críticos le buscaban, no había manera de despreciar las dulces armonías vocales chico-chica de Romeo Stodart y Angela Gannon, las composiciones dignas del Fleetwood Mac de a mediados de los 70, e incluso el encanto de una banda que no encajaba en el perfil de los típicos rockstars.

Es difícil negar la influencia del soft rock setentero sobre las canciones de The Magic Numbers, particularmente el sello country-rockero de Neil Young & Crazy Horse, al igual que el juego romántico presente en la era Stevie Nicks-Lindsey Buckingham de Fleetwood Mac. Así que le pedimos a Michele que escogiera su preferido entre estas dos influencias. “Uuuuuu. Creo que tendría que ser Neil Young. Supongo que por la variedad, la diferencia que distingue a cada uno de sus discos. Aunque Fleetwood Mac tiene Rumours, el cual es el mejor disco de todos los tiempos. Pero Neil Young tiene tantas cosas a lo largo de su carrera, y tan inspiracional como artista. PERO no puedes ganarle al grupo de Fleetwood Mac… así que es una pregunta muy difícil.” En efecto lo es. Dejemoslo como un empate.

Tras 10 largos/cortos años, The Magic Numbers ya no es la banda revelación de Glastonbury. A diferencia de muchos de sus contemporáneos, los hermanos Stodart y Gannon han logrado mantener su popularidad, a pesar de que sus discos más recientes no han sido recibidos con tanto entusiasmo por los medios especializados. La prensa británica es notoria por cantar las alabanzas de los nuevos actos solo para desecharlos como pan caducado después de tres o cuatro discos. Sin embargo, el grupo se siente cómodo en su papel de músicos profesionales. Así que, después de tanto tiempo en aeropuertos y autobuses, le preguntamos a Michele si hay algo que todavía le sorprenda. “Hemos tenido algunos momentos en el escenario cuando ver a la gente corear las nuevas canciones es muy sorprendente, tocar como invitado especial de Neil Young. Eso fue una gran sorpresa. El hecho de que entramos al décimo año con el cuarto disco, no puede decir que es sorprendente, pero sí es un gran logro y espero que tengamos la oportunidad de hacer más todavía.”

magicnumbers

The Magic Numbers regresan a la Ciudad de México el próximo sábado, 25 de abril, para ofrecer un concierto en El Plaza Condesa, su primer show en nuestro país en ocho años (no falta mucho para que se agoten los boletos). “Musicalmente somos un poco diferente, creo que en los últimos dos discos hemos encontrado nuestro sonido como banda,” dice Michele cuando le preguntamos cómo ha cambiado la dinámica de la banda desde la última vez que la vimos dentro de un marco tan peculiar como el Vive Latino 2007. “Tenemos más confianza en vivo y eso nos permite experimentar con arreglos distintos. Antes de que lanzáramos este nuevo álbum emprendimos una gira acústica, la cual nos abrió los ojos sobre los arreglos que podemos implementar. Me parece que tenemos más libertades como banda. Lo único que ha permanecido igual es que todavía nos gusta mucho tocar en vivo. Es triste que nos haya tomado ocho años para volver, pero eso nos brinda aun más emoción. Gracias a los que nos han seguido todo este tiempo.”

Michele y compañía siguen de gira tras el lanzamiento de su más reciente álbum de estudio, Alias. Con cuatro discos bajo el brazo, armar el setlist para cada show es un proceso más complicado, pero a la vez divertido. La bajista admite que prefiere que su hermano Romeo se encargue de armar el setlist ya que nunca están de acuerdo sobre las canciones que deberían tocar, pero es divertido encontrar un balance entra los temas viejos de los primeros dos discos (“que todo mundo quiere escuchar”), y el nuevo material que están promoviendo (“que son las canciones que deseamos tocar”). A final de cuentas, se quedan con un set de casi tres horas, para que así tanto el público como los músicos queden satisfechos. “Prepárense para una larga noche de buena música,” dice Michele.

T: @ShyTurista

Comentarios