Revira Bill Ward a Ozzy: “Estoy listo para tocar cualquier concierto”

Pensamos que se iban a tardar más, pero rápidamente Bill Ward contraataca a las agresivas declaraciones que hiciera ayer Ozzy Osbourne, al respecto de la declaración inicial de Ward respecto a su estatus con Black Sabbath.

El día de hoy Rolling Stone publica una extensa entrevista con Bill Ward en la que se emite más luz sobre esta telenovela de los padres del Heavy Metal.

Para comenzar Ward bromea con el entrevistado sobre su situación legal con Black Sabbath, dice desconocer si aún sigue siendo un miembro de la banda, aunque él jamás ha presentado su renuncia formal

El baterista manifiesta que las declaraciones de Ozzy de ayer lo ofendieron profundamente y aclara que pese a lo que piensa el cantante, Ward se encontraba y se encuentra facultado para grabar discos y hacer giras. También se le pregunta si sus compañeros se contactaron con él para grabar

“No, no me han contactado directamente. Ellos hablan de ello y esa es una de las razones por las que quise tomar cartas en el asunto ahora, porque algunas veces cuando escucho esas historias, están hablando de mi, pero no me contactan directamente. La única persona que me ha contactado directamente es Geezer, y eso fue hace un par de años. Me estaba preguntando si podría hacer un concierto más conmigo, y básicamente le dije “Bueno, tendrías que preguntarle a Sharon”. Eso fue lo que le respondí, quizás no fue una buena respuesta de mi parte pero en el momento no estaba de buen humor acerca de la situación.”

Sobre las acusaciones de Ozzy respecto a la “increíble obesidad” de Bill, el baterista admitió que sí tenía sobrepeso para hacer una gira, pero no así para grabar un álbum. Dice que en Agosto de 2011 comenzó a bajar de peso porque sabía que estarían a unos cuantos meses de comenzar la gira caminando 9 kilómetros antes de desayunar, haciendo pesas en banquillo y tocando la batería cuatro horas al día.

Respecto al multimencionado pago que haría que Ward firmara un contrato, dice que esperaba un pago de $80 mil dólares por los festivales y negociar su parte por los conciertos restantes. También quería ser partícipe del Publishing (los créditos como autor de canciones) del nuevo álbum o futuros álbumes que pudieran grabar, pues considera que si está grabando un track de batería está escribiendo parte de la canción, la parte musical, pero que no quisieron darle ni siquiera un pequeño porcentaje.

De igual forma desmiente que él hubiera “jalado el cable” y se hubiera decidido no ser parte de la reunión:

“Yo no jalé nada. Todavía estuve tratando de negociar después de que me cerraron la puerta. En Enero de 2012 recibí una carta de su manager diciendo ‘Llegué hasta donde podía’, pero yo me sentía absolutamente ajeno de que hubiera llegado a ese punto. Aún así continué. Traté de contactar a todos y no pude. Irónicamente, la única persona que me estuvo llamando fue Ozzy, y Ozzy me llamó ese mismo mes diciendo ‘¿Cuándo vas a venir? Tienes que venir’. Pero ya sabes, el pobre tipo seguramente ni sabía que habían cerrado la puerta.”

Respecto a lo que comentamos ayer sobre su aparición con la banda en Noviembre de 2011 cuando se anunció la reunión de la banda y la grabación del nuevo álbum, dice que para entonces aún seguía sin haber firmado un contrato pero que confió “en la buena voluntad de los abogados” para sacarlo adelante. Desafortunadamente nadie le explicó a Ward que “buena voluntad” y “abogados” son palabras que no congenian.

Al final el baterista reitera su disposición de tocar nuevamente con la banda y deja claro que está en buena forma, goza de cabal salud aunque sus recaídas de años anteriores digan lo contrario, y puede prepararse mucho más si es necesario. Igualmente espera que al menos pueda renovar su amistad con los miembros de la banda, pero que estos dimes y diretes han ocurrido debido a declaraciones que necesitan una aclaración.

¿Qué dicen? ¿Regresará Bill Ward a Black Sabbath o de plano nos despediremos del grupo con una alineación parchada?