¿Qué sí y qué no pueden hacer los candidatos en campaña?

Con las campañas en marcha y las batallas por los votos a mano limpia o sucia haciéndose sentir en la calles y redes sociales, es probable que te preguntes qué sí y qué no pueden hacer los candidatos y partidos.

A continuación te detallamos algunas de las restricciones más importantes a las que han de someterse los aspirantes a 300 diputaciones federales (200 más son llenadas por el principio de representación proporcional plurinominal), 610 diputaciones locales, 9 gubernaturas, 881 presidencias municipales y 16 delegaciones que serán competidas el próximo 7 de junio.

Estas reglas emanan de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (que puedes consultar completa dando clic aquí), resultado de la reforma política que tuvo lugar a finales de 2013:

  • Del 20 de abril hasta el 7 de junio, al cierre de las casillas electorales, la propaganda gubernamental, local o federal, debe suspenderse. El gobierno únicamente está facultado a difundir información a través de sus instituciones cuando ésta trate sobre las autoridades electorales o sobre temas de urgencia para la ciudadanía.
  • Toda la propaganda electoral física debe producirse con sustancias no tóxicas y reciclables. Tanto los partidos como los candidatos independientes están obligados a proponer un plan de reciclaje para todos los materiales con los que divulguen su imagen y sus propuestas.
  • Los “artículos promocionales” individuales con imágenes y signos con los que se difunda la imagen de un candidato, su logo o su propuestas sólo pueden fabricarse con material textil.
  • Los partidos y candidatos tienen estrictamente prohibido regalar objetos con propaganda que prometa o entregue cualquier beneficio en cualquier plazo, en especie o en efectivo. Quien incurra, será sancionado por “presionar al elector a obtener su voto”. Entre estos objetos se incluyen las despensas.
  • A partir del 4 de junio, ningún candidato puede continuar con la distribución o colocación de propaganda electoral. Antes del 14 de junio, deberán quitar lo que hayan puesto en la vía publica. De no hacerlo, el INE u organismos locales los quitarán a cuenta del financiamiento del partido, que también recibirá una sanción.
  • Los candidatos tienen permitido organizar eventos públicos, como reuniones al aire libre o marchas para promover sus propuestas, pero tienen prohibido difamar o denigrar a sus oponentes, partidos, instituciones o particulares.
  • Aspirantes y partidos deberán rendir un informe de ingresos y egresos al final de las campañas donde informen a las autoridades electorales sobre el dinero y recursos que recibieron y gastaron.
  • Los partidos y candidatos pueden usar financiamiento privado pero no pueden recibir aportaciones en efectivo, metales o joyas de ninguna persona física o moral.
  • Asimismo tienen prohibido recibir dinero o apoyo político o propagandístico de extranjeros o asociaciones religiosas.
  • Tienen prohibido recibir apoyo de los tres poderes, locales o federales.
  • Los candidatos no pueden rebasar el “Tope de Gastos de Campaña”, que es variante dependiendo el puesto al que se aspira (por ejemplo, el de las diputaciones federales está calculado en 260 mil pesos). Si se rebasa, los candidatos y partidos podrían recibir penas entre las que se incluye la pérdida del registro.

En un contexto de animadversión a todo lo que tenga que ver con campañas políticas, no basta con que se pongan las reglas en papel, sino garantizar que los candidatos las cumplan.

@plumasatomicas

Estamos hablando de:

Elecciones 2015