¿Por qué China, la economía más poderosa, no invertirá en México?

La cancelación de los proyectos del tren rápido México-Querétaro y Dragon Mart en Cancún ha ocasionado que empresas de China, el país con la economía más poderosa en 2015, retiren su confianza a invertir en México, en una ola de desinterés que podría durar hasta el término del periodo presidencial de Enrique Peña Nieto, informó Reuters.

De acuerdo con la agencia, firmas del país oriental están molestas por la cancelación de ambos proyectos, que eran de alto perfil (tan sólo el tren planteaba una inversión total de 3 mil 750 millones de dólares) y con los cuales se esperaba comenzara una nueva era de negocios entre los dos países.

Un ejecutivo de China Harbour Engineering Company (CHEC) declaró a Reuters bajo condición de anonimato que no hay interés de invertir en México, de hecho, no cree que haya inversión considerable hasta 2018, en lo que queda del sexenio de Peña Nieto.

Además, la China Harbour Engineering Company ha recibido ofertas de varios proyectos, entre los cuales están la expansión del puerto de Guaymas, la construcción de un astillero en el puerto de Tuxpan y un gasoducto en Baja California, pero no participará en ninguno. El funcionario también comentó que el gobierno de China congeló todos los proyectos mexicanos mientras evalúa las repercusiones del fallido plan del tren de alta velocidad.

En contraste, CHEC sí está interesada en participar en la construcción y financiamiento de una ampliación adicional del Canal de Panamá, estimada en 17 mil millones de dólares. Por su parte, Zhang Nan, el principal representante en México de la fabricante de automóviles FAW, propiedad del Estado chino, declaró que consideran realmente peligroso invertir en el país, tras la lección que aprendieron con el tren.

Como recordarán, un consorcio liderado por China Railway Construction Company, que estaba integrado también por Grupo Higa, ganó ese proyecto, pero la licitación fue cancelada luego del escándalo de la investigación de la Casa Blanca de Angélica Rivera, donde se dio a conocer que la primera dama estaba pagando una lujosa mansión de siete millones de dólares al dueño de Higa, Juan Armando Hinojosa.

Días después de la cancelación, Peña Nieto viajó a China para tratar de restablecer las relaciones. Y en enero pasado, tras enfrentar las críticas del gobierno chino, las autoridades federales volvieron a lanzar la licitación del tren  y se esperaba que China Railway lo ganara, pero poco tiempo después suspendieron el proyecto indefinidamente, debido a los recortes hechos al gasto público.

También en enero pasado, el gobierno de México canceló el proyecto del parque Dragon Mart, en Cancún, ya que la empresa incumplió con el pago de la multa por más de 22 millones de pesos y con las reparaciones impuestas por la autoridad ambiental por la deforestación de 149 hectáreas.

Según datos oficiales, entre 2000 y 2013 las inversiones de China en México fueron de 281 millones de dólares, una diminuta fracción de los 14 mil 400 millones de dólares que inyectó el país oriental en Latinoamérica y el Caribe sólo en 2013.

“Cuando sucede la cancelación del proyecto, muchas de las empresas chinas lo vieron en la televisión, en las noticias, y me dijeron: ‘Si no podemos confiar en el Estado, si no podemos confiar en la palabra del país, ¿qué garantía nos queda que (ustedes) no nos van a cancelar?”, comentó Carlos Lome, ex funcionario de promoción de exportaciones mexicanas en China, que ahora se dedica a negociar acuerdos comerciales desde Hong Kong.

Aunque un funcionario de China State Construction dijo que México no está entre sus objetivos de inversión en Latinoamérica, y que en su lugar prefiere a Argentina y otros países en el Caribe, el panorama de la poderosa inversión china en el país no es del todo oscuro. Se he mencionado que China Telecom podría inyectar en el país 10 mil millones de dólares para una red inalámbrica estatal, dijo Reuters.

@plumasatomicas

Comentarios