Popurrís, covers y motos en el show de Portugal. The Man desde El Plaza Condesa

Reseña y Fotos: PORTUGAL. THE MAN

Miércoles, 22 de abril
El Plaza Condesa
México, DF

EL CONCIERTO

Portugal. The Man se presentó anoche en El Plaza Condesa en un evento gratuito organizado por Harley-Davidson. La última vez que vimos a la banda originaria de Alaska fue en el Corona Capital 2013, y aunque estos días no están en la gira de promoción de un nuevo álbum, se reporta que han estado trabajando en el estudio con Mike D para grabar el seguimiento de Evil Friends, su disco de 2013. De izquierda a derecha en el escenario: Zachary Carothers en el bajo y vocales; Kane Ritchotte en la batería; John Baldwin Gourley en vocales y guitarra; Kyle O’Quin en teclados y sintetizadores. Ya que era un evento organizado por Harley, todo el Plaza estaba adornado con motos voladoras, posters, y parafernalia de la marca. Sobre el fondo del escenario se proyectaban los visuales psicodélicos del grupo.

SETLIST

1. Purple Yellow Red and Blue
2. All Your Light (Times Like These)
3. Hip Hop Kids
4. Evil Friends
5. Day Man / So American / People Say / Everything You See / Don’t Look Back in Anger
6. Atomic Man
7. The Sun
8. Senseless
9. Modern Jesus
10. Creep in a T-Shirt / Someday Believers
11. Another Brick in the Wall Part 2/Purple Yellow Red and Blue

ENCORE:

12. Sleep Forever/Plastic Soldiers/Hey Jude

OPINIÓN

Mientras varias motocicletas colgaban del techo sobre el público, amenazando constantemente nuestras vidas y provocando ataques de ansiedad a los más neuróticos entre nosotros, un grupo de chavos se apareció sobre un escenario montado con plataformas de varios niveles para darnos una exhibición de parkour. Para los que no están al tanto de las tendencias mundiales del momento, el parkour es esta actividad(?) / deporte(?) / experiencia(?) en la que corres de un punto A a un punto B pero vas haciendo piruetas en el camino y trepándote a las paredes como Spider-man. Se ve muy impresionante aunque confieso que ignoro la filosofía detrás de esta vocación, pero según me dicen, es lo que pega entre los chavos de hoy… o algo por el estilo. No lo sé. Yo no hago deporte. Vamos a la música.

Una vez concluidos los saltos mortales con doble giro, dos cañones dispararon confetti plateado y las motos voladoras descendieron un poco más del techo, anunciando el arribo de la banda no portuguesa sobre el escenario. Podría jurar que antes tenían por lo menos cinco integrantes, asumo que era otra guitarra, pero anoche John Gourley se rifó tanto en los vocales como en los acordes principales. Realmente no se extrañaba la segunda guitarra, aunque seguro hubiera agregado algo más profundo al esquema. Portgual. The Man abrió su show con “Purple Yellow Red and Blue”, tema extraído del más reciente disco, Evil Friends, y curiosamente también fue el tema con el que cerraron el set, no sin antes sacarnos de onda con el primer verso de “Another Brick in the Wall (Part II)” (nada provoca tantas expresiones de “¡¡¡No mames!!!” entre el público como cuando reconocen un cover de alguna rola famosa).

Aunque me causa mucho conflicto cuando una banda toca la misma canción dos veces en el mismo set, en esto caso, la repetición de “Purple Yellow Red and Blue” no se dio porque ya no tenían otra cosa que tocar y el público les pedía un encore. Más bien era un reprise, o sea, una reinterpretación ligeramente distinta de una canción que se tocó anteriormente, y algo que se aparece de vez en cuando en discos conceptuales, pero muy rara vez se llega a topar en un concierto. Dada las inclinaciones progresivas de Portugal. The Man, el reprise parece lógico. Otro detalle que nos brinca en un concierto de Portugal. The Man son los popurrís de su material, para luego incorporar de la nada un cover que toma al público por sorpresa, como es el caso de “Don’t Look Back in Anger”. Ya cuando me di cuenta que era una canción de Oasis, todos los presentes estaban cantando el coro. Es una manera en la que una banda juega con su audiencia y le brinda una dimensión distinta a su sonido. Con ese órgano incluido, Oasis nunca había sonado tan bien fuera de Oasis.

Un año y medio después de tener que soportar un set criminalmente corto y apresurado en el CC13, Portugal. The Man nos demuestra el verdadero calibre de su desempeño. A pesar de que solo sean cuatro músicos sobre el escenario, es de notar la magnitud de su sonido, como si cada uno de ellos estuviera tocando un instrumento más a la vez. El público, para mi sorpresa, parecía encantando con el concierto y buena parte de ellos coreaban la letras de las canciones, que se van más por lo socio-político: You are the one they call Jesus Christ?

PortugalTheMan-16

PortugalTheMan-19

PortugalTheMan-30

PortugalTheMan-22

PortugalTheMan-31

PortugalTheMan-37

PortugalTheMan-34

DURACIÓN: 1 hora y 20 minutos
FOTOS: Montserrat Castro (@monncastro)
RESEÑA: Portugal. The Shy (@ShyTurista)
CONCIERTOS ENTRE SEMANA: Si tan solo pudieran empezar un poco más temprano…