¿Qué tipo de alimentación nos engorda más?

“En un mundo como éste, en el que estamos rodeados de alimentos dulces y grasosos pero también deliciosos, es asombroso que alguien pueda mantenerse delgado”.
-Susan Jebb, científica de nutrición en la Universidad Oxford

Mantenerse en un peso saludable cada vez es más difícil, debido a la gran cantidad de alimentos grasosos, saturados de azúcar y pocos saludables que hay por todos lados. Aceptémoslo, vivimos en tiempos donde el sobrepeso cada vez nos gana más la batalla. ¿Por dónde empezar a revertir este preocupante problema de salud pública? O dicho de otra forma, ¿qué nos engorda más? (sin albur).

Arranquemos con lo básico. Lo que más nos hace aumentar de peso es el consumo excesivo de grasas y azúcar, debido a la gran cantidad de calorías que nos aportan. De hecho, en los últimos años se ha generado un debate sobre qué es peor, si las grasas o el azúcar.

Para saberlo, el investigador Paul Kenny hizo un estudio sobre la Neurobiología de la obesidad y la adicción, para lo cual ha realizado experimentos con ratas a fin de comprender por qué nos gusta determinado tipo de comida.

Lo primero que hizo fue alimentar a las ratas con azúcar, dejándolas consumir toda la que quisieran. Tras esto, Kenny comentó:

“A los animales, por supuesto, les gustó y comieron mucho, pero tendieron a no ganar peso pues lo que hicieron fue ajustar su consumo de otros macronutrientes para compensar. Así que, en promedio, las ratas que tenían acceso a soluciones con alto contenido de azúcar consumieron la misma cantidad de calorías cada día”.

Desde este punto de vista, podría darle a las ratas todo el refresco que quieran sin que engorden de forma significativa.

azucar_gorda

Luego hizo lo mismo pero con grasa. Tras analizar a sus ratas comentó…

“Con la grasa, ganaron algo de peso, pero no mucho. Además, no comieron tanto como lo hacían antes pues como el alimento tenía muchas calorías, su cuerpo rápidamente lidió con eso: tienen señales que les avisan de que ya comieron suficiente”.

Finalmente se repitió el estudio, pero en esa ocasión se les dio pastel de queso, el cual contiene un alto contenido tanto de grasa como de azúcar. El resultado, según reportó el propio Kenny, fue…

“Prácticamente dejaron de comer la comida saludable que tenían a disposición; no comían en exceso: tomaban bocados, pero se convirtió en su fuente principal de calorías”.

Pues bien, eso que ocurrió con el tercer grupo de ratas, es lo mismo que nos pasa a millones de humanos. ¿Te suena eso de ir cada 20 minutos al refrigerador por una cuchara de helado? Quizá no sea mucha la cantidad que comes, pero sí la frecuencia.

grasa_comida_d

El tercer grupo de ratas de este experimento subió mucho de peso y se volvieron sedentarios (no se movían y dormían mucho). Cualquier parecido con nuestras vidas es… mera coincidencia.

Uno de los grandes descubrimientos de este experimento, fue que si las ratas consumían azúcar o grasa por separado, un mecanismo les avisaba cuando ya habían comido suficiente. En cambio, esto no ocurría cuando se mezclan ambos elementos.

“La combinación de grasa y azúcar es completamente distinta a los otros macronutrientes… y tiene un sabor notablemente bueno”.

En este sentido ocurre lo mismo con los humanos. Si en su dieta mezclan azúcar con grasas, ganarán mucho más peso que si únicamente consumieran alguna de las dos. Esta alimentación nos provoca gran placer e inmediatamente la asociamos al bienestar personal. Al comerlos se activan los mismos circuitos naturales que se ponen en marcha cuando se consumen drogas. Por eso, dejar este tipo de alimentos nos cuesta tanto trabajo.

grasazucar_

Curiosamente estas son mezclas artificiales, pues en la naturaleza son muy raros los alimentos que tienen azúcar y grasa. El problema comienza cuando nos da por ponernos creativos y hacer mezclas seductoras.

mezclacomida_12

🙁

*** Vía BBC Mundo

Estamos hablando de:

Comida Comida Chatarra