Música

Las mejores despedidas discográficas

Ayer hablábamos de aquellas bandas que nos dejaron esperando nueva música después de un único álbum. Lo cual nos llevó a revisar ahora el caso contrario, los álbumes con los que muchos artistas cerraron sus discografía, sea porque se desintegró la banda, fallecieron o simplemente había sido suficiente. He aquí algunos de los mejores.

Roxy Music – Avalon (1982)

Bryan Ferry se despide de Roxy Music, que para entonces ya sólo es trio con Phil Manzanera y Andy McKay, en gran forma. Avalon es uno de los álbumes más alabados de su discografía con una banda en un gran momento de madurez musical, dejando intachable una prodigiosa carrera hasta entonces de 12 años, pues el grupo se reformó en el siglo XXI pero no se atrevieron a grabar material nuevo.

R.E.M. – Collapse Into Now (2011)

Es muy simbólica la portada con Michael Stipe diciendo adiós con la mano. R.E.M. puso punto final a su discografía en estudio con 12 tracks (y algunos extras para el mundo digital). La famosa mandolina de Peter Buck vuelve a sonar y Stipe revive o moderniza todos los trucos letrísticos y vocales aprendidos desde 1980. Discazo sin duda.

At the Drive-In – Relationship of Command (2000)

El álbum tras el cual nacieron dos bandas: Sparta y The Mars Volta. El quinteto Post-Hardcore, llegó a su punto más alto, musical y comercialmente con este disco, aunque la banda ya se hallaba fragmentada entre quienes querían perpetuar las entradas de dinero y los que buscaban la integridad artística y “sonar más como Pink Floyd“. Iggy Pop aparece como invitado en los temas “Rolodex Propaganda” y “Enfilade”. Impecable cierre de discografía.

Nirvana – In Utero (1993)

Ni que decir de este álbum que Kurt Cobain concibió pensando hacer “suicidio comercial” con “el álbum más estruendoso y oscuro que puedan escuchar”. A pesar de sus esfuerzos por alejar a Nirvana de los reflectores, “Heart Shaped Box” y “All Apologies” trajeron nuevos éxitos a la banda, que desaparecería el año siguiente tras el suicidio del cantante. Gran producción de Steve Albini que captura la crudeza del álbum en gran forma casi de la misma manera que el favorito de Kurt: Surfer Rosa de los Pixies.

The Beatles – Abbey Road (1969)

Aunque oficialmente no es el álbum final de los Beatles, cronológicamente es el último que grabaron, simplemente la disquera decidió que Let It Be fuera lanzado posteriormente en lo que la banda “lo dejaba presentable” pues no les habían gustado nada las sesiones de grabación. Es notorio que el grupo sabía que era su álbum final puesto que todas las canciones son de una manufactura genial, no tienen desperdicio (aunque no a muchos les gusta “Octopuss’ Garden” o “Maxwell’s Silver Hammer”). Harrison en el punto más alto como compositor, Lennon aprovechando para hacer comentarios mordaces y alabanzas a Yoko, hasta Ringo se inspiró a componer una canción y toca como nunca antes, y Paul, bueno, siempre con las canciones que garantizaran el éxito comercial y una que otra pedrada contra su “manager” Allen Klein. No por nada la última canción del último disco del lado B se llama “The End”, escucharla aún causa una sensación de angustia, nostalgia y felicidad al ser testigos de una historia que nunca se repetirá.

Nick Drake – Pink Moon (1972)

El joven cantautor, cansado de que la disquera interfiriera en sus grabaciones, decidió tomar cartas en el asunto para su tercer álbum y grabar tal y como siempre había deseado: sólo con su guitarra. Algunos instrumentos se le unen de manera breve pero nada que interfiera con la belleza de la aterciopelada voz de Drake, quien se encontraba en un periodo de depresión, consumo de medicamentos y mucha marihuana. Drake estaba muy orgulloso del disco, pero desafortunadamente la crítica no lo recibió bien. Décadas después el álbum final de este hombre es considerado su obra maestra.

The Birthday Party – Junkyard (1982)

Para este momento Nick Cave tenía más interés en trabajar con The Bad Seeds que con esta banda, sin embargo tuvo la decencia de crear un último álbum con ellos y despedirse con uno de los discos más brutales y estridentes de la ya de por sí salvaje discografía de The Birthday Party. En su momento no fue muy apreciado pues al parecer la nueva década no estaba lista para sus temas de corte artístico/Punk. Afortunadamente hoy en día podemos ponernos al corriente.

Rage Against the Machine – Renegades (2000)

Con un álbum de covers se despidió Rage Against the Machine de su carrera discográfica. Quizás grabar covers tenía como intención aliviar las tensiones entre Zack de la Rocha y el resto de la banda, meterlos en la vieja dinámica de amigos tocando sus canciones favoritas. Desafortunadamente esto no sucedió y nos dejaron con un palmo de narices. Sin embargo el material es estupendo, una gran selección de temas de Bruce Springsteen, Bob Dylan, Minor Threat, Eric B. & Rakim, EPMD, MC5, The Rolling Stones, Cypress Hill y Devo. Quizás en 10 años se reúnan y graben algo nuevo pero por lo pronto hasta aquí llegó su historia discográfica.

Pulp – We Love Life (2001)

Nick Banks no hace mucho nos dijo que se veía “bastante imposible” que Pulp pudiera reunirse de nueva cuenta para grabar nuevo material. Así que muy probablemente We Love Life quedará como el cierre de más de 30 años de brindar felicidad musical al mundo. Aunque el grupo había pasado por oscuros momentos, desde el título del álbum es notorio que habían hecho las paces con la vida misma y es en ese espíritu de alegría que construyeron este álbum cálido y acogedor como despedida (hasta ahora).

Cathedral – The Last Spire (2013)

Los pioneros del Doom Metal , voluntariamente decidieron entrar al mausoleo y sepultar su carrera de 24 años con este álbum, que para el fan de la banda es una estupenda despedida con canciones que de alguna manera amalgaman todas las diferentes etapas por las que atravesó el grupo en más de dos décadas. No podemos pensar en una forma más digna y pesada de morir que esta.

The Smiths – Strangeways, Here We Come (1987)

Sólo cinco años estuvieron juntos los Smiths y este sería su último álbum juntos. Los intereses de los integrantes de la banda hicieron inevitable la separación. Johnny Marr está en un periodo experimental y crea nuevos paisajes sonoros que le dan un nuevo giro a la banda y grandes temas como “Girlfriend In a Coma” o “Stop Me If You Think You’ve Heard This One Before”. Sin duda es la última gran colaboración entre Marr y Morrissey.

The White Stripes – Icky Thump (2007)

La última vez que Meg y Jack White grabaron juntos, en este álbum que además tuvo una genial edición digital en memorias USB personalizadas. Quizás Jack no estaba consciente de que esta sería la última grabación con Meg, pero tal parece que con este álbum se dio cuenta que no podía seguir atado a sus limitaciones (que mal o bien le trajeron buenos éxitos). Las múltiples aventuras musicales de Jack hacen que no muchos extrañen a los Stripes, pero estamos seguros que algun día regresará la nostalgia por los viejos éxitos y este álbum final, irónicamente, será el punto de partida para ello.

Joy Division – Closer (1980)

La década de la decadencia no pudo perpetuar la existencia de Joy Division. Este disco demuestra que el grupo se habría desarrollado muy bien ante los nuevos avances tecnológicos que vendrían. Sin embargo parte de la belleza de Closer es esta especie de “futurismo vintage” que se aleja sólo un poco del muy sólido Unknown Pleasures. Closer es un álbum variado que muestra que las diversas influencias de sus integrantes y un testimonio de los caminos que pudo haber tomado la banda, de no haber sido porque Ian Curtis cortó su historia de tajo.

The Jimi Hendrix Experience – Electric Ladyland (1968)

Hay que aclarar que este es el último álbum de Hendrix grabaría con su banda, la Experience. Sabemos que después de este le siguió Band Of Gypsys pero esa es otra alineación y ya no salió bajo el apellido Experience. Aclarado el punto, no podemos más que declarar que este es uno de los mejores álbumes de la banda, que muestra la diversidad de ideas y espíritu experimental del guitarrista en temas como “Crosstown Traffic”, “1983…(A Merman I Should Be)” y “Voodoo Child (Slight Return)”. igualmente demuestra su gran capacidad como arreglista en el cover a Bob Dylan “All Along the Watchtower” a partir del cual muchas bandas harían su propia versión del tema. Casi a manera de despedida, en la canción “Little Miss Strange”, el bajista Noel Redding y el baterista Mitch Mitchell comparten la voz principal.

The Doors – An American Prayer (1978)

Aunque Jim Morrison había fallecido en 1971 y la banda se atrevió a proseguir infructuosamente con tres álbumes sin él, por fin decidieron dejar el legado discográfico de los Doors con un homenaje a su cantante y su gran pasión: la poesía. Se trata de un álbum de “poemas musicalizados” magistralmente por Densmore, Manzarek y Krieger (ayudados por el bajista fantasma Jerry Schebb). Sin duda cierra con broche de oro las andanzas de la banda californiana, al menos antes de que Ray y Robby decidieran seguirle exprimiendo jugo al legado de Morrison reclutando varios imitadores para dar conciertos.

Pink Floyd – The Endless River (2014)

David Gilmour decidió cerrar el libro de Pink Floyd el año pasado con este álbum construido a partir de canciones que se quedaron guardadas de las sesiones de The Division Bell, y como un homenaje a su gran amigo, el fallecido Richard Wright. Un disco instrumental que a muchos todavía no les acaba de cuajar pero que con el tiempo irá creciendo en el gusto de sus incondicionales y los que no lo son.

The Police – Synchronicity (1983)

Elogiado como el trabajo más completo de The Police, 32 años atrás se convertía en el último álbum en el que participarían juntos los tres músicos rubios. A pesar de que el mundo estaba dominado por Michael Jackson, en los Grammy se le adjudicó el título del Mejor Álbum de Rock. No fue gratuito, en este álbum están contenidos grandes clásicos de todos los tiempos como “King Of Pain”, las dos partes de “Synchronicity”, “Wrapped Around Your Finger” y la apología de los acosadores “Every Breath You Take”. Con sólo cinco álbumes The Police hizo mucho más de lo que muchos logran con discografías pantagruélicas.

Janis Joplin – Pearl (1971)

Aparecido tres meses después de la muerte de Janis, este disco finalizó sus grabaciones justamente un día antes de que la Bruja Cósmica falleciera. Segundo álbum como solista de Joplin, acompañada por la extraordinaria Full Tilt Boogie Band, es un álbum maduro, alejado de los sueños ácidos de los Big Brother and the Holding Company. Un disco fino, pulido, rockeante y con Janis dejándolo todo frente al micrófono, quien además supervisó y arregló todos los temas del disco, incluso toca la guitarra acústica en el hit “Me and Bobby McGee”.

Soda Stereo – Sueño Stereo (1995)

Gustavo Cerati ya tenía muchas ganas de despegarse de Soda Stereo, ya experimentado las mieles de ser solista y no tener que poner a debate sus canciones con sus otros dos compañeros. Sin embargo se dio a la tarea de crear el que sería el último álbum de estudio de Soda Stereo y despedirse de sus fieles en gran forma. La calidad de los temas es indiscutible y muchos lo consideran su mejor álbum. Aún se siente el trabajo en equipo y Sueño Stereo se encumbra con una solidez inquebrantable y un sonido vigente hasta nuestros días.

Ramones – Adios Amigos (1995)

Hartos de vivir encarcelados entre ellos durante décadas, Joey, Johnny y Marky Ramone optaron por la graciosa huída pues ya habían dejado un legado suficiente, el cual les permitiría vivir cómodamente durante muchos años. Así que se despidieron con un último álbum de estudio con un título muy apropiado (aunque una portada bastante deplorable). El álbum les dio un hit, “I Don’t Want to Grow Up”, un tema que se antoja como una suerte de epitafio para la banda más auténtica que existió. A pesar de que C.J. Ramone estaba a cargo del bajo, el original, Dee Dee Ramone aparece en uno de los tracks.

White Zombie – Astro Creep 2000 (1995)

Antes de que Rob Zombie mandara a toda su band a freír espárragos y emprendiera su exitosa carrera como solista, dejó un último álbum para la discografía de White Zombie que hoy en día permanece como uno de los favoritos los amantes de lo pesado con tintes electrónicos. Gran trabajo de John Tempesta en la batería a pesar de que sería su única participación en estudio con ellos.

Oasis – Dig Out Your Soul (2008)

Muchos aún guardan la esperanza de que Noel y Liam salden diferencias un día, pero al menos desde hace siete años no se presentan juntos en un estudio de grabación como en Dig Out Your Soul. Contiene algunas de las mejores canciones escritas por Noel desde What’s the Story Morning Glory. El grupo ha dejado de sonar “juvenil” para alcanzar una madurez, no cuadrada, gris y aburrida, sino más bien como un par de veteranos borrachos que además de beber también gustan de rocanrolear.

@ivannieblas

Comentarios