Este ladrón se tragó un collar y la policía creyó que era buena idea darle plátano… no lo fue

Anil Yadav (jajaja, Anil…) fue atrapado tras una persecución realizada entre la policía y algunos honorables ciudadanos, luego de que una mujer lo acusara de robarle un collar valuado en unos 995 dólares.

“Lo registramos en la estación de policía pero no encontramos el collar. Entonces algunos de quienes lo persiguieron dijeron que lo habían visto tragarse algo”, dijo el oficial de policía, Rahul Pawar.

Una vez en las manos de la ley, se tomaron radiografías de Yadav, con las que quedó claro que el tipo se había tragado dicha pertenencia (lección: nunca se traguen lo que se roben porque verlo dentro de su estómago será más fácil que romper una alcancía).

Cuando las imágenes del motín de Yadav fueron tomadas, éste se encontraba en su esófago. Ahora, siguiendo el ciclo natural del topo, el tamarindo, el Topaz o como quieras llamarle, se encuentra en su estómago (cacadrilos… crecen tan rápido).

collar radiografía

Por estos escatológicos motivos, la policía tiene a Anil (jajaja, Anil) sometido a una dieta rigurosa de plátano. Próximamente, este plátano saldrá por donde está previsto, arrastrando consigo a la preciosa joya, que será devuelta a su dueña, para que ésta pueda presumir a sus amigos las aventuras y desventuras de tan magnífica pieza… si es que se la vuelve a poner.

De acuerdo con la BBC, ésta no es la primera vez que algo así ocurre en la India. En 2007 la policía usó el mismo chocolatoso frutal método para extraer un collar de oro de entre las entrañas de un ladrón que lo había tragado un año antes, 36 plátanos fueron administrados a otro con fines similares.

Plátanos

Incansables como somos, en este templo del periodismo hemos mantenido una nutrida discusión sobre los supuestos poderes laxantes de los plátanos. Por su puesto, la ciencia siempre puede más que la experiencia:

“Lo único que los plátanos hacen es añadir volumen a los excrementos”, le explica a la BBC el doctor Debangshu Dam, quien reside en Nueva Delhi. “Entiendo que esto ocurrió en una estación de policía en la región rural de India, pero no puedo entender por qué dan bananas en un hospital cuando fácilmente pueden usar laxantes”.

De acuerdo con la autoridad médica, una endoscopía sería una forma más sencilla de recuperar algo del estómago de alguien.

“Probablemente esa fue la forma más barata y más sencilla, pero también es la más sucia”.

En otras palabras, el tipo hubiera expulsado la joya de una u otra forma, pero los polis decidieron que lo mejor era hacerlo defecar más que una vaca embarazada sólo porque YOLO.

En 2007, obligaron al ladrón del collar a lavarlo antes de entregarlo a la dueña. Es probable que pidan lo mismo a Anil (Anil… ok).

Vía: BBC
Comentarios