Las teles que regala el gobierno para el apagón terminan empeñadas

El apagón analógico es un plan que ya se encuentra en marcha para terminar con la señal de televisión común y transitar al modelo digital en todo México.

Dentro de la transición, el gobierno tiene contemplado un gasto para comprar aparatos y dotar de televisión digital a unas 10 millones de familias.

Sin embargo, lo cierto es que un gran grupo de aparatos no permanecen en los hogares a los que fueron destinados. La Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (Amespre) tiene mil 910 sucursales. Tan sólo en una de ellas, 844 televisiones han sido empeñadas, según el diario Reforma.

“Hace algunas semanas, acordamos con las autoridades que haríamos un conteo de cuántas pantallas han sido empeñadas y cuántas han sido recuperadas o refrendadas. Estas cifras son preliminares, pues todavía no acabamos el conteo” dice el presidente de la Amespre.

De estos aparatos, 71 han sido recuperados, 210 han sido refrendados (se ha pagado para extender la fecha para recobrarlos) y 563 permanecen en el aire.

Según los números reportados por el gobierno mexicano, hasta ahora ha reportado 2 millones 840 mil equipos, cada uno con un precio promedio de 2 mil 475 pesos.

En contraste, de acuerdo con las casas de empeño, al no ser aparatos de una marca comercial reconocida, el precio de empeño es de entre 400 y 600 pesos.

Probablemente, el gobierno mexicano se preocupó más por entregar televisiones que por solucionar el escenario económico que lleva a empeñarlas.

@plumasatomicas