Aquí nos tocó vivir

Muestran a México como país moderno, pero no controlan al narco: WSJ

Aunque el gobierno de Enrique Peña Nieto se ha esforzado por mostrar al país como una nación moderna de economía emergente, su incapacidad para controlar áreas donde el crimen organizado continúa ejerciendo dominio echa por la borda esos esfuerzos. Así lo expresó el prestigiado diario The Wall Street Journal.

Los hechos ocurridos este fin de semana pasado en Jalisco son el último revés para el gobierno Peña, y los enfrentamientos y narcobloqueos de Guadalajara y Puerto Vallarta son claros signos del surgimiento de un violento y poderoso cártel, declaró el analista de la UNAM, Raúl Benitez, en el artículo, que fue escrito por el periodista José de Córdoba.

Además, Guadalajara no es ningún poblado en medio de la nada. Es la capital del estado, ciudad con 1.5 millones de personas en una área metropolitana de 4.5 millones, refiere The Wall Street Journal.

“Guadalajara no es un pequeño pueblo en medio de la nada, y esto muestra (los enfrentamientos y bloqueos) que el cártel tiene la logística y el poder para paralizar la ciudad”, dijo Jorge Chabat, analista del CIDE.

El artículo del WSJ señaló el derribo del helicóptero militar, perpetrado por sicarios, mientras al mismo tiempo ocurrían 39 bloqueos de vialidades mediante la quema de vehículos. Asimismo, se registraban incendios en 11 bancos y cinco gasolineras en el estado, incluyendo Guadalajara.

En los hechos, según confirmó Monte Alejandro Rubido, comisionado nacional de Seguridad, murieron 15 personas: seis militares, un federal y ocho criminales. Además, la violencia se extendió a los estados vecinos de Colima, Guanajuato y Michoacán.

Se lee en el texto publicado en The Wall Street Journal, que en años recientes Jalisco ha permanecido tranquilo, mientras el gobierno mexicano ha tenido que lidiar con el crimen organizado, tanto en Guerrero (donde ocurrió la masacre de Iguala  a los estudiantes de Ayotzinapa) como en Michoacán.

Incluso, destacó el periódico estadounidense:

“Desde que Peña Nieto tomó el poder en 2012, su gobierno ha capturado o matado muchos capos de la droga, incluyendo a Joaquín “Chapo” Guzmán, líder del poderoso Cártel de Sinaloa, que fue capturado el año pasado”.

Asimismo, dice WSJ, este gobierno ha desmantelado a los cárteles de los Caballeros Templarios, del Golfo y de Los Zetas, pero células de estas bandas continúan luchando por controlar territorio para sus operaciones.

“Han destruido al cártel de Sinaloa, de los Caballeros y de los Zetas, pero eso condujo al nacimiento de otras muy poderosas organizaciones, las cuales llenarán el vacío de las bandas que el gobierno eliminó”, comentó el analista de la UNAM.

Y por supuesto que el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), a quien se le atribuyen los hechos del fin de semana, es ahora un blanco prioritario debido a su disposición para atacar a las fuerzas del orden. Precisamente los ataques de días pasados ocurrieron luego de que la administración federal informara la realización de la “Operación Jalisco“, planeada para eliminar al CJNG.

The Wall Street Journal recordó que en abril pasado dicho cártel lanzó un ataque contra policías federales, matando a 15 oficiales e hiriendo a cinco.

Para ese atentado, los criminales se valieron, entre otras armas, de lanzagranadas y sofisticados rifles de asalto. La capacidad de organización y económica del CJNG no está en entredicho: el de Jalisco es uno de los cárteles más ricos del mundo.

@plumasatomicas

Comentarios