Las mamás y su llegada a Facebook, un drama de nuestros tiempos

Hasta hace unos años, Facebook aún era un bastión donde los pubertos y jóvenes de hoy podían explayarse y publicar cuanta cosa les viniera en gana, pues al fin y al cabo, sólo la gente joven y alguno que otro chavorruco se encontraba en esa red social.

Poco a poco este terreno feliz comenzó a ser colonizado por más grupos de personas. Primero fueron las tías, quienes se dieron cuenta de la doble vida que llevábamos, descubriendo ( y comentando) las fotos donde apareces en calzones, o borracho, o besuqueándote con medio mundo. Esa fue la primera advertencia pues lo peor estaba por llegar.

Y eso ocurre precisamente cuando tu mamá, sí, ese ser que te dio la vida, te pide que le ayudes a abrir su propia cuenta de Facebook. O en el peor de los casos ni te pide ayuda y cuando te das cuenta recibes su solicitud de amistad, señal de que tu libertad en Facebook tiene los días contados.

Obviamente no podemos culparlas por “querer estar en onda”. Tanto han escuchado sobre el mentado Facebook, que la curiosidad de las mamás termina por ganarles. Y saben, lo peor es que por alguna razón a las mamás les chifla Facebook. Lo malo es que no lo saben usar, o más bien, hacen todo lo que está mal visto en esta red social. Pero analicemos este fenómeno por partes:

1. Aceptarlas o no

El primer impulso, cuando vemos que nuestras jefas llegaron a Facebook, es la negación. “Nel, no la voy a aceptar”, te dices firmemente. El problema es que con el paso de los días te remuerde la conciencia, más cuando tu mamá, llena de ilusión te pregunta por qué no la has agregado.

Al final todos doblamos las manitas, y lo único que podemos hacer, antes de dar el tan temido “acepto”, es limpiar nuestra cuenta de Facebook, quitando las fotos que muestran un lado de nosotros que no queremos que ella conozca.

mam_feis

2. El nombre

Empecemos por la forma en la que nuestras mamás se refieren a Facebook. Rara vez lo pronuncian bien, a veces dicen “Feisbu”, el “Fasebuk” o el “fesbuc”.

Después, como quieren sentirse aún más jóvenes, les da por decirle “feis”. Sí, como los chavos.

3. Las clases

Si tu mamá acaba de abrir su cuenta de Facebook, entonces más te vale armarte de paciencia pues durante las próximas semanas tu mamá te pedirá que le expliques, una y otra vez, muchas de las funciones y términos de esta red social:

“¿Qué es un inbox?”, “¿Cómo le hago para poner una foto?”, o “No sé que le moví a mi feis, ya no puedo ver nada”, y un grandísimo etcétera.

4. Van atrasadas

Dicen que Facebook va atrasado con respecto al Twitter. Pues bien, las mamás todavía están aún más atrás. Para ellas apenas está de moda el jueguito de la granja y el Candy Crush. La cosa se complica cuando por su adicción a estos juegos, mandan y mandan solicitudes para obtener más vidas.

Otro ejemplo de que ellas viven en otro tiempo, tecnológicamente hablando, es que siguen mandando imágenes e ilustraciones con mensajes cursis, de esos que se mandaban en Hotmail allá por 1998.

feis_cursi_s

5. Las vergüenzas

Tarde o temprano nos llega ese momento en el que las mamás se sienten más en confianza y comienzan a moverse con soltura en Facebook. Es entonces cuando se vuelven más peligrosas y sin querer hacen cosas como…

a) Actualizar sus estados con obviedades como… “es lunes”, o “hoy no se trabaja”. También suelen publicar cosas que a nadie le importan:

estado_feis_d

b) Comparten en su estado videos raros de YouTube de cantantes que estaban de moda en sus años mozos. Aquí algunos ejemplos:

c) Comparten las peores fotos de las reuniones familiares y te etiquetan, haciendo que todos los contactos conozcan a tus tías que te caen gordas, a tus primos americanistas y a tu tío que siempre está tomado.

d) Le dan like A TODO lo que publican sus hijos y demás familiares, aunque en el 90% de las veces no saben ni qué onda.

mamaface

e) Siempre se acuerdan de los muertitos de la familia, con frases como “Ya son siete años desde tu partida, no te olvidamos Toñito. Descansa en paz”. Y claro, la misma foto vieja que ponen cada año.

tonito_

f) Suelen postear fotos vergonzosas de tu más tierna infancia, en las que generalmente apareces encuerado.

encuerado_bb

g) Se meten en posts en los que únicamente están participando tus amigos, o bien, tus compañeros de trabajo.

h) Cuando aprenden a usar el chat de Facebook y charlas con ellas, puedes darte cuenta que escriben y escriben y escriben y escriben y escriben y escriben… todo para que al final sólo te pongan “¡hola!”.

i) Publican en sus estados cosas para usuarios específicos, pero nunca los etiquetan.

j) Ponen mensajes dedicados a Dios e imágenes religiosas.

feis_jesus_

k) Comparten imágenes o mensajes que dicen: “Like si crees que tu hija/o es una princesa/principe” o “Like si crees que la familia es lo más importante”.

mayor_Deseo_

l) Escriben más o menos así: “JJAJAJ………saludos;;, a la familia………….los.extrañamos…..MUCHOS BESITOSSSSS……¡¡¡¡”

m) Cuando pones un post intenso o que según tú es muy controversial (generalmente una opinión política) el primer comentario que recibes es de tu mamá: “Mijito la tia le manda saludos, besitos”.

n) Interactúan de una forma muy extraña con otras mamás/señoras de su edad. Basta que alguna ponga una carita triste para que las demás contesten “amiga qué pasó??”

Y un montón de cosas más, que ustedes más que nadie sabe…

6. ¿Y ahora?

Dicen que mal de muchos consuelo de tontos. Pero ni hablar, no se le puede prohibir a las mamás tener Facebook ¡Ni que fuéramos China!, pero al haber cada vez más y más de ellas en esta red social, su presencia es cada vez más habitual y las vergüenzas menos. Tampoco se vale ser mala onda con nuestros cuates que son ventaneados por sus jefas pues la mayoría terminaremos pagándola en algún momento.

Además, siempre está la opción de que no todos nuestros posts sean públicos o que usemos otras redes sociales o medios para comunicarnos. Así que tampoco hagamos dramas y aceptemos que Facebook ya es más familiar.

* * * * * 

Esta pequeña nota surgió ante la proximidad del Día de las Madres, para mostrarle a ellas que, a pesar de estos osos que nos hacen pasar, las queremos mucho. Y sí, nos gusta la idea de que tengan Facebook y quieran estar actualizadas.

Estamos hablando de:

dia de las madres Facebook