Cae ex mando policial de Iguala ligado a caso Ayotzinapa

Después de siete meses de ocurridos los hechos de Iguala, en los que desaparecieron 43 jóvenes estudiantes, ayer se dio la aprehensión de quien fuera en aquel entonces el subdirector operativo de la policía municipal del municipio guerrerense. Es decir, es una persona directamente ligada al caso Ayotzinapa.

La detención de Francisco Salgado Valladares fue realizada en Cuernavaca, Morelos, -específicamente en el fraccionamiento exclusivo “Tabachines”- por elementos de la policía Federal.

Aunque muchos dirán ”¿y ese fulano qué, de todos modos sigue sin resolverse el asunto?” Puede que sea así, pero según señala La Jornada, la aprehensión de Salgado es una de las más importantes en lo que va de la investigación del caso Ayotzinapa… y decir eso tendrá su valor, ya que de entre las 105 detenciones que se han hecho sobre la desaparición de “los 43”, ésta resalta por el hecho de también estar vinculada con seis asesinatos cometidos los días 26 y 27 de septiembre… mismas fechas en que los normalistas fueron agredidos.

normalistas ayotzinapa2

Según las investigaciones de la Procuraduría General de la República, Salgado Valladares recibía un pago de 600 mil pesos mensuales… y no de la nómina del municipio, sino de las arcas de Guerreros Unidos, cártel que supuestamente mantenía el control de la policía municipal de Iguala.

De acuerdo a la información manejada por Milenio, Salgado Valladares es pieza clave en las pesquisas de la PGR, ya que se presume que él fue uno de los mandos que ordenó detener a los jóvenes de Ayotzinapa, para después ser enviados a un basurero en el municipio de Cocula.

Salgado Valladares fue puesto a disposición de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada.

Además de Salgado, otro mando policial que está implicado en el caso que ha despertado la indignación nacional e internacional es Felipe Flores, ex secretario de Seguridad Pública de Iguala. Por el momento todavía se encuentra prófugo.

@plumasatomicas

*Vía La Jornada, Milenio

Estamos hablando de:

Ayotzinapa iguala PGR