Y en la nota estupida del día de hoy…

El hombre de la fotografía, un pobre bravucon ruso de no más de cincuenta años, fue arrestado despues de que uno de los invitados a una boda resultará seriamente dañado tras recibir un impacto de bala en la cabeza.

El hombre en cuestión retó, pese a los intentos de detenerlo, a alguno de los invitados a jugar a la ruleta rusa con una pequeña pistola.

El segundo hombre accionó el arma y, por cosa del azar o la ineludible justicia divina que castiga la estupidez humana por sobre todas las cosas, se voló la tapa de la cabeza frente a los invitados a la boda.

Una ceremonia sin lugar a dudas inolvidable.

Estamos hablando de:

RIP