Música

Ser invisible en medio del bullicio. Steven Wilson y su obra conceptual sobre el aislamiento en la sociedad moderna

Steven Wilson es uno de los músicos más respetados y queridos en nuestro país, afecto que al parecer nos es correspondido por el músico. El día de mañana el artista inglés se encontrará de nueva cuenta con sus fans en el primero de dos conciertos que dará en la Ciudad de México, presentando su más reciente material Hand. Cannot. Erase. Tuvimos una interesante plática con Steven sobre el tema del álbum que toca puntualmente un tema que nos afecta a todos: el aislamiento en la sociedad moderna.

Un show agotado, un segundo que posiblemente también lo sea, suena como una buena bienvenida para Steven Wilson, ¿cómo te sientes de volver a México?

Bien, tú sabes que tengo una buena relación con México, histórica, de hecho tengo una especie de apego con México. Siempre es grato saber que tienes una audiencia en un país en el que nunca intentaste tenerla. La primera vez que vine a México fue hace muchos años con Porcupine Tree, en 2005 o 2006, y recuerdo que no teníamos la más remota idea de que siquiera tuviéramos un fan en México. La verdad no soy la clase de persona que se pasa todo el día en Internet viendo lo que la gente dice, de hecho hago lo opuesto, trato de mantenerme alejado de ello. Creo que de ese modo no tienes una concepción o idea de cómo son tus fans, quiénes son, qué clase de personas son. Recuerdo que también vendimos totalmente un show y fue un shock muy placentero. Y ha sido así todas las veces que he venido. Siempre que regreso me recuerda que hay gente aquí que es realmente apasionada por las cosas que hago, es fantástico. Es una agradable sorpresa no tener preconcepciones. Me sorprende la diversidad de personas. Hay gente muy joven, casi niños, hay chicas, hay tipos mayores con playeras de Pink Floyd, pero también hay chavos con playeras de Death Metal, Nine Inch Nails y demás. Me encanta porque nunca he pensado que mi música es genérica, realmente huyo de la idea, trato de no tocar un estilo particular de música y es muy enriquecedor ver eso reflejado en la diversidad de personas que van a los shows.

Hablemos un poco de la historia de tu nuevo álbum Hand. Cannot. Erase. Entiendo que es una historia real ¿o me equivoco?

Bueno, en parte sí y en parte no. Más bien está basada en una historia real, mi personaje es una creación ficticia, pero está inspirado en una persona real y la historia de esta joven llamada Joyce Carole Vincent, quien básicamente se hizo famosa por haber muerto en su departamento al norte de Londres hace como 10 años y su cadáver no fue descubierto sino hasta dos años y medio después. Recuerdo haber visto la historia en las noticias y me shockeó bastante. Como mucha gente asumí que se trataba de alguna ancianita solitaria. Fue hasta que hace tres años vi un documental acerca de ella llamado Dreams of a Life que me di cuenta que era todo lo contrario, que era una joven, atractiva y popular mujer, lo cual de cierta manera lo hizo más shockeante. Es esa clase de historias que cuando sabes de ella no quieres dejar de saber más al respecto. Comencé a pensar sobre esta mujer, sobre cómo alguien puede llegar a este punto de su vida en el que desaparece totalmente de la vista de todos, mientras vive en una de las ciudades más grandes del mundo. ¿Cómo era posible? Mientras más pensaba en ello llegué a la conclusión de que sí, sí es posible desaparecer fácilmente en la era del Internet, la era de la tecnología y el terrorismo, pedófilos, fundamentalistas religiosos, todo este caos y todo este ruido. Es fácil comprender que algo así suceda, que alguien pueda volverse invisible. Y muchas veces es por propia decisión. Si alguien se siente desinteresado y no se siente con ganas de salir por la noche al mundo y acabar gritando en la azotea, es muy fácil desaparecer. Así que Joyce Carole Vincent para mí se convirtió en un símbolo y en la inspiración para la historia que quería contar.

Imagen: Lasse Hoile
Imagen: Lasse Hoile

Como nadie sabe verdaderamente los motivos de esta chica para aislarse, ¿cuál es tu teoría?, ¿crees que escogió alejarse por propia voluntad o fue algo que pasó circunstancialmente?

Mi teoría es que seguramente alguien le había hecho daño de algún modo. Quizás existe la posibilidad de que alguien hubiera abusado de ella en su niñez. Pero son rumores nadie lo sabe con exactitud. Creo que quería desaparecer, creo que era más feliz cuando la gente no la estaba viendo y era invisible. Honestamente no creo que fuera infeliz en su pequeño capullo. Y creo que eso resuena en mi porque lo entiendo perfectamente. Creo que todos de alguna manera podemos relacionarnos con ese sentimiento de “no quiero salir de mi casa hoy, me siento más seguro y a gusto, sólo quiero estar en casa y sentirme seguro y disfrutar mi propia compañía”. Y podemos relacionarnos con ello porque hoy en día vivimos en este lugar demencial, el siglo XXI, la era tecnológica nunca había sido más caótica, más confusa y más aterradora de lo que es hoy. Es por eso que podemos comprender el impulso que quizás Joyce Carole Vincent tuvo de decir: “Basta. No quiero estar en Facebook, no quiero estar en Twitter, no quiero que la gente me vea en la calle, sólo quiero estar en mi pequeño mundo donde soy feliz.”

De alguna manera la historia de este álbum me suena similar a la de The Wall de Pink Floyd, en la que el personaje principal se aísla del mundo para que no le haga daño (aunque al final se vuelve loco por el aislamiento). ¿Podría haber una relación involuntaria en el tema de tu álbum y el de Pink Floyd?

Creo que es una historia que los músicos como yo tocamos con frecuencia, si es que se me permite colocarme en tan sagrada compañía, sea Pete Townshend con Tommy, Roger Waters con Dark Side of the Moon y The Wall, Thom Yorke con OK Computer. El tema de sentirse oprimido y aislado por la vida moderna, particularmente por la tecnología y la era tecnológica, creo que es un tema al que gente como ellos y yo volvemos a tocar regularmente. Creo que estas historias de aislamiento y alienación son fascinantes para personas como yo. El ejemplo más reciente de alguien que escribió un álbum al respecto fue OK Computer, el cual salió hace casi 20 años ya. Lo que me sorprende de ello es cuánto ha cambiado el mundo en ese corto periodo de tiempo y cómo el Internet de entonces ha sido integrado en los teléfonos y se ha apoderado completamente de nuestra existencia y también cómo es que esto ha afectado a la raza humana. Me parece que lo interesante es que aún no hemos logrado comprender cómo va a terminar esto a largo plazo, cómo es que las redes sociales nos están afectando. ¿Cómo le afecta esto a un niño? Con toda legitimidad y seguridad un niño el día de hoy puede decirle a sus padres que no le interesa aprender a escribir. ¿Cómo respondes a eso? Porque en verdad, ya no necesitas escribir para nada, sólo pulsas teclas, ¿para qué necesitas escribir? Vas a pasar la mayor parte de tu vida usando un teclado de computadora. Lo extraordinario es que ese cambio ha sucedido sólo en los últimos 20 años y lo preocupante es que también los niños están dejando de usar su lenguaje corporal para comunicarse, están demasiado acostumbrados a mandar textos y usar emoticones, Facebook, Skype y todo eso. Se dice que el 80% de la comunicación es corporal pero hay millones de niños que no tienen idea de cómo usar su cuerpo para comunicar algo. Este tema me fascina y creo que de igual manera ha interesado a muchos músicos a través de los años comenzando con Tommy a finales de los 60, creo que Pete Townshend es el abuelo de este tipo de concepto: la idea del niño convertido en un joven aislado y alienado, y cómo lidias con eso en la vida moderna.

Foto: Susana Mohayo
Foto: Susana Mohayo

Aparte de la historia del álbum, el sonido del mismo se escucha “modernizado” a comparación de tus álbumes anteriores que tienden un poco más al sonido vintage, más al lado del Progresivo de los 70. ¿Cómo decidiste el sonido que querías para este disco?

Creo que todo comienza con las historias. Por ejemplo en el último disco que escribí, The Raven That Refused to Sing fue un disco basado en historias clásicas de fantasmas, casi góticas, de finales del siglo XIX, y sí tiene un sonido particularmente vintage. Este nuevo disco está totalmente cimentado en el presente, esta situado en el corazón de la ciudad en la era moderna y desde luego la “paleta de sonidos” necesitaba reflejar el ambiente de la historia.

¿Cuáles son los planes que tienes para este disco? Ahora mismo estás de gira pero ¿has pensado que después podría ser lanzado en DVD o algo en particular?

Ahora mismo he concentrado todos mis esfuerzos en los shows en vivo. Hemos hecho muchas filmaciones para el trabajo visual con tres diferentes directores. Pero las estoy reservando exclusivamente para los conciertos. Quiero que la gente venga a los shows y escuchen y experimenten algo y no que sea algo que hayan visto en YouTube. Porque es una pena que la gente platique sobre el show y alguien dice “ah sí, ya lo vi en YouTube”. Así que estoy guardando cosas exclusiva y específicamente para el show. Supongo que eventualmente cuando terminemos la gira podría haber un lanzamiento en DVD o en Blu Ray, no lo sé.

¿Alguna novedad sobre tus otros proyectos, alguna próxima remezcla de discos?

Realmente no. Este álbum ha sido tan exitoso para mi, aunque apenas apareció hace algunas semanas, que tenemos conciertos de aquí hasta Febrero y los shows están teniendo gran respuesta, es en verdad una experiencia muy personal y espero poder presentársela a la mayor cantidad de gente posible, así que no estoy pensando en nada más allá de lo que haré este año por el momento.

@ivannieblas

*Steven Wilson se presenta este 15 y 16 de Mayo en El Plaza Condesa

Comentarios