Bad Religion en Mexico

Bad Religion es la banda punk/hard core más representativa de la escena angelina de principios de los 80. Se trata de una banda que tiene un claro, fuerte y desinhibido mensaje en torno a temas políticos, sociales y religiosos. Y no suele morderse la lengua cuando se trata de expresar puntos de vista corrosivos. Es una de esas bandas que crecieron con la idea y se mantienen bajo el postulado de que la música puede y debe ser un motor de cambios sociales.

Sin compromisos comerciales, Bad Religion sacó casi todos sus discos hasta ahora bajo su propio sello, Epitaph Records. A mediados de los 90 la transnacional Atlantic Records los firmó, pero lo suyo siempre ha sido mejor desde y para el subterráneo. Con elementos de metal, hard rock y psicodelia, su música mantuvo vivo el espíritu que con el tiempo, las nuevas tecnologías y los grandes sellos discográficos tratarían de desvanecer.

Con su más reciente disco, "The Empire Strikes First" (El imperio ataca primero) queda muy claro que la postura del sexteto es de condena hacia la administración Bush y su empleo de la “guerra preventiva” al tiempo que cuestiona la cada vez más perturbadora e incrementada presencia religiosa en la política estadunidense. El mensaje de los californianos es hoy más incisivo que nunca y se apoya en la tradicional fiereza sonora que tanto los distingue.

“¿Qué tan bueno puede ser algo si debes esperar hasta morir para tenerlo?” Así de sencillo y contundente se explica su percepción sobre la religión. Se trata de una banda que gusta de analizar científicamente los hechos y que no se espanta ni se esconde al momento de gritar su descontento contra las falacias y falsa moral de las religiones organizadas. Ha sido gracias a este tipo de elementos, aunado a su mezcla única de pensamiento, melodía, actitud, velocidad y habilidad que Bad Religion tiene un nombre de leyenda en el punk subterraneo.

Bad Religion no reconcilia al punk con sus verdaderas raíces porque nunca las dejó de lado. Los canales televisivos y la cada vez más diluida cultura musical han hecho que ciertas bandas crezcan enormidades bajo el cobijo de la bandera punk, aunque sea con melodías poperas insulsas que nada tienen que ver con la rebelión inteligente y auténtica. El sexteto californiano se encuentra ya en una etapa en la que, de acuerdo a sus miembros, “sólo hacemos discos porque tenemos algo serio que plantear y porque estamos seguros de que podemos superar al anterior”. Luego de dos décadas de vida musical, tal aseveración se convierte en compromiso de calidad.

Bad Religion regresa a México para presentarse en vivo el próximo miércoles 18 de abril, en el Salón 21. Los boletos estarán disponibles a partir del 12 de marzo en Ticketmaster o al 5325-9000 con un costo de $350, entrada general.