¿Qué hay detrás de la película “Tomorrowland”?

Finalmente pudimos ver Tomorrowland, película de los estudios Disney cuya trama se mantuvo muy bien guardada hasta hace unos días.

Aunque en apariencia esta cinta está dirigida al público infantil y podría parecer bastante ñoña, la historia de esta película tiene varias lecturas bastante interesantes en los cuales queremos profundizar. Esto nos encontramos detrás de Tomorrowland

El sueño de Walt Disney

Antes no éramos tan negativos. Si ahora vemos el futuro como un escenario catastrófico donde sólo tienen cabida los desastres y el caos, hace más de medio siglo las cosas eran muy diferentes y el futuro era visto con ilusión y esperanza. Después de la Segunda Guerra Mundial se tenía la idea generalizada (sobre todo los gringos) de que vendrían años dorados para la humanidad. Esta visión fue impulsada por los adelantos que comenzaban a surgir en materia de tecnología.

La idea de hacer la película de Tomorrowland surgió después del hallazgo de una misteriosa caja que se encontraba guardada en los archivos de los Estudios Disney y que fue encontrada por accidente. Dentro de la caja habían fotografías, maquetas, planos y textos relacionados con la construcción de una atracción para el parque temático de Disneyland al que llamaría Tomorrowland (que Walt Disney comenzó a idear en 1955) y de la Feria Mundial que se llevaría a cabo en 1964.

feriamundial_66

Cuando Damon Lindelof, guionista y productor de la película Tomorrowland (y famoso por ser guionista de Lost) supo de la existencia de esta caja y su contenido tuvo una visión:

“Comencé a imaginar que el contenido de la caja era una guía a una historia secreta que nadie conocía. Pero, de ser así, ¿cuál sería esa historia? Y la respuesta más obvia, para mí, era que de verdad había un lugar llamado Tomorrowland que no era un parque temático, sino que existía en algún lugar del mundo real”.

Así, Lindelof comenzó a investigar sobre la conexión entre esta atracción y la Feria Mundial que se llevó a cabo en 1964 en Nueva York.

“Walt Disney era un futurista, en el verdadero sentido moderno, de mediados de siglo, de la palabra. Era sumamente optimista. Creía que la tecnología era la clave para poder construir un mundo mejor. Además, creía que la tecnología era un medio para crear gran entretenimiento. Para la Feria Mundial de 1964, Walt Disney Company creó tres atracciones, siendo la más recordada “It’s a Small World”. Si bien “Carousel of Progress” y “Great Moments with Mr. Lincoln” hoy pueden parecer pintorescas para los estándares actuales, en 1964 ambas atracciones fueron revolucionarias en el uso de la robótica y la tecnología para crear una experiencia temática única.”

Y, además, había un radical optimismo de fondo. Esto era en 1964; el mundo acababa de salvarse de una catástrofe termonuclear como resultado de la crisis de los misiles en Cuba y la canción ‘It’s a Small World’ fue escrita en respuesta a ese mundo que había llegado al borde de una guerra nuclear, había retrocedido, y ahora ansiaba reforzar que no debemos destruirnos a nosotros mismos. La letra: “Es un mundo de esperanzas y un mundo de temores” aludía a esa ansiedad. Como hoy en día parece tan adorable y sentimental, considero fascinante que la atracción contuviera esa angustia que imperaba en el mundo real. Encerraba un mensaje político radical, pero uno también muy idealista”.

De la Feria Mundial a Epcot Center

Tanto éxito tuvo la Feria Mundial de 1964 que Disney pudo recaudar fondos para echar a andar su siguiente proyecto: La Comunidad Prototipo Experimental del Mañana, también conocido como Epcot. La idea original era construir una ciudad modelo que sirviera para realizar prueba sobre organización y desarrollo urbano. En esta Tierra del Mañana se planificaría el sitio perfecto en el cual podría vivir la humanidad en un entorno de paz y armonía.

Por desgracia, Walt Disney murió antes de lograr construir Epcot y la compañía Disney decidió que sin su liderazgo no querían administrar un proyecto de tal magnitud. Así, la idea original cambió y se enfocó en levantar una Feria Mundial permanente que contaría con pequeños distritos residenciales para los empleados del parque y sus familias. Ese parque todavía existe bajo el nombre de Epcot Center. Lindelof resume el significado de este parque así:

“Walt Disney innovaba en forma constante. Nunca temía ser el primero en hacer algo. Le apasionaban ciertos temas como los viajes al espacio; basta con ver los especiales que realizó con Ward Kimball a fines de la década de 1950 para ver lo entusiasmado que estaba Walt con la idea del progreso. Tenía una inmensa curiosidad y “Tomorrowland”, la Feria Mundial y Epcot, representan eso”.

epcot_center_m

La obsesión de Lindelof por este proyecto hizo que contactara a Jeff Jensen para que lo ayudara a desarrollar la historia que quería contar en Tomorrowland:

“Cuando estaba realizando ‘Lost’, Jeff estaba trabajando como periodista en la revista Entertainment Weekly. Tenía esta mente increíblemente imaginativa. Veía ‘Lost’ todas las semanas y luego venía a mí con todas estas locas teorías tan creativas que con frecuencia me encontraba deseando haber sido lo suficientemente inteligente como para haber hecho la serie acerca de lo que Jeff creía que trataba. De manera que él era, exactamente, la persona que yo necesitaba para ayudarme a crear una historia de ficción que conectara todos los elementos que había hallado en la caja”.

tomottowland12peli

El mito sobre Disney

La trama entorno a Tomorrowland surge de la idea de la existencia de Tomorrowland, una ciudad futurista desarrollada a partir de las ideas y la colaboración de las más grandes mentes de la humanidad, no con propósitos bélicos, industriales o de poder, sino simplemente para mejorar la vida de los hombres.

Esta idea surgió acerca del mito de que Walt Disney formaba parte de una sociedad secreta formada precisamente por optimistas y pensadores que creían que podía existir una ciudad desarrollada en otra dimensión, donde se aplicaron todas esas ideas futuristas que este grupo había desarrollado.

walt_disney

En esta leyenda urbana, Gustave Eiffel, el ingeniero francés que diseñó y construyó la Torre Eiffel, ubicó un apartamento privado en el interior de esa torre. Ahí llevaba a cabo experimentos científicos y observaciones meteorológicas. Se cuenta que una noche de otoño de 1889, Eiffel tuvo una reunión secreta con Thomas Edison, Julio Verne y Nikola Tesla, quienes formaron una organización hermética que funcionaría bajo el nombre clave de Plus Ultra, cuyo objetivo sería ir moldeando una ciudad futurista.

Lindelof investigó sobre este mito y explicó que:

“Estos grandes pensadores elaboraron un plan para construir una ciudad del futuro que no pudiera ser controlada ni por el gobierno ni por intereses corporativos; sería la feria de ciencia utópica más maravillosa del mundo. Pero las dos guerras mundiales los hicieron posponer sus planes y, recién en la década de 1960, luego de que Walt Disney se uniera a la organización, este mundo secreto de innovación tecnológica pudo llevarse a cabo, pero escondido del ‘mundo real’”.

tomorrowland_pelicula9

Sobre este mito, el productor ejecutivo Jeff Jensen, quien se integró al equipo de Tomorrowland como productor ejecutivo, comentó que:

“Plus Ultra es una expresión latina que significa ‘más allá’, y era el lema de los exploradores españoles. Eiffel y sus colegas se veían a sí mismos como exploradores; no de tierras nuevas, sino del potencial humano. Walt Disney era un candidato perfecto para la organización, y fue reclutado porque encarnaba esta idea de que el futuro es algo que luchamos por alcanzar constantemente”.

Tomorrowland explora este mito en el que sólo unos cuantos -las personas optimistas y que anhelan un futuro mejor- podrían acceder a este mundo ideal.

El nuevo futuro

Después de esos años esperanzadores anteriormente relatados, las nuevas generaciones comenzaron a perder la fe en el futuro y ahora la visión es más negativa. No sólo son las noticias en los medios las que pintan un presente y un futuro sombrío, nosotros mismos estamos programados para tener una visión negativa del porvenir. Tomorrowland confronta nuestra perspectiva actual del futuro con aquella esperanza que solía tener la humanidad hace varias décadas.

Esto es claro para Brad Bird, director de la película Tomorrowland:

“Siempre que tienes una página en blanco delante, puedes verla de dos formas diferentes: una, como algo vacío; otra, como algo abierto a infinitas posibilidades. Y así es como me gusta juzgar lo venidero: como algo abierto a nuevas oportunidades. Es una visión del futuro que ha perdido aceptación.

Algo se perdió. El pesimismo se ha convertido en la única visión aceptable del porvenir, y yo no estoy de acuerdo. Creo que, justamente, esa misma visión contribuye a que se haga realidad. Si eso es lo que todos creen en forma colectiva, entonces eso será lo que ocurrirá en el futuro. Es una mirada que genera pasividad: si todos creen que hacer algo al respecto no tiene sentido, entonces todos dejan de hacer un sinfín de cosas con las que podríamos construir un gran mañana”.

tomorrowland13peli

Sin embargo, aún en medio de la visión derrotista existen unos cuántos locos que insisten en ver el futuro como una oportunidad de mejorar el presente. En la película una de ellas es Casey Newton (Britt Robertson), una joven considerada anormal por la perspectiva esperanzadora desde la que ve el mundo, y a la que no le importa saltarse cualquier tranca con tal de buscar un mundo mejor.

Un día Casey se encuentra con un extraño pin (que curiosamente tiene un logo representativo de la Feria Mundial de 1964) que la transporta a una ciudad maravillosa construida a partir de la tecnología y el conocimiento humano.

tomorrowland_pelicula2

Las cosas se complican cuando unos misteriosos personajes se enteran de que Casey tiene dicho pin y comienzan a perseguirla. Además está una extraña niña que le ayuda a escapar y que la lleva con Frank Walker (George Clooney), una especie de ermitaño que vive preocupado por la situación que vive el mundo (guerras, hambre, desesperanza, contaminación), y que al parecer, es el único que puede ayudarla a resolver todo ese misterioso lío en el que terminó metida, y que amenaza el futuro de la humanidad.

tomorrowland4

Las otras lecturas de Tomorrowland

Es probable que a estas alturas muchos lectores se hayan enredado con la trama de la película, sin embargo todo cobrará sentido una vez que se sienten en la sala del cine. La cinta es de corte familiar y es muy fácil de digerir para el público de todas las edades. Mientras los niños quedan encantados con las escenas de acción y los efectos especiales,  los adultos podrán ir descubriendo otros discursos a los que también se hace referencia en la historia.

Uno de estos tópicos es el manejo de la información y la manera en que esta puede reorientar a las masas hacia distintas formas de pensar. Algo que nos nos resulta ajeno hoy en día. También tenemos el argumento de no satanizar tanto ni a la tecnología ni al progreso, y dejar de verlos como factores de deshumanización. Así, Tomorrowland nos invita a recobrar la fe en la humanidad como tal y poner todo el potencial al servicio de la raza humana.

tomorrowland15p

Como vemos, esta película tiene distintos ángulos y resultará entretenida para todos. Y ojo, mantengan los ojos bien abiertos pues hay varias referencias a la cultura pop, tanto actual como de décadas pasadas, sobre todo en una escena que tiene lugar en una tienda de memorabilia y que es una joya por la cantidad de objetos que vemos en pantalla.

Tomorrowland se estrena este 22 de mayo en los cines de México. Aquí el trailer:

Por @gabrielrevelo

Estamos hablando de:

Cine Disney

Notas relacionadas:

Comentarios