Viaja por menos de $5,000 varos: Mazunte

Uno de los placeres más grandes que podemos darnos en este país es viajar, sin embargo la mayoría de las veces los presupuestos son muy limitados y nos obligan a restringir nuestras decisiones acerca de donde ir. Afortunadamente la República Mexicana tiene muchas opciones que ofrecernos y nos permite conocer lugares paradisíacos a costos realmente accesibles y sin sacrificar ciertas comodidades.

Tal es el caso de la playa semivirgen de Mazunte, un extraordinario lugar en Oaxaca que se encuentra a tan sólo una hora de Puerto Escondido. Para llegar hasta ahí sólo hace falta tomar un autobús en la Central de Autobuses del Sur (Taxqueña), el boleto tanto de ida como de regreso no pasa de los $600 y si además corres con la suerte de ser estudiante conseguirás un afortunado descuento a mitad de precio. El viaje dura aproximadamente 14 horas. Al llegar a Pochutla deben preguntar por las camionetitas que los lleven a Mazunte, les cobrará de $15 a $ 20 pesos por persona y los llevará al destino final en poco menos de media hora .

Mazunte es un lugar pequeño, libre de los grandes consorcios hoteleros y comerciales, donde predominan los hostales y las casas de campaña. Algunos lugares donde pueden llegar son La Atarraya en $120 la noche por habitación, o puedes dormir en hamacas por $35. Otra opción es la Posada del Arquitecto en $70 por habitación. Por otra parte si eres de los que les late acampar puedes rentar un espacio en la playa con techo de palma, con derecho a sanitarios y regaderas, a sólo $20 a $40 pesos.

La comida diaria oscila entre $140 y puede ser muy variada desde unos simple huevos al gusto en el desayuno hasta una mariscada completa en la comida. Para la cena pueden comer un par de rebanadas de pizza a $15 varos cada una.

Para finalizar el día pueden darse una vuelta a los bares en la playa como La Luna Nueva donde podrán bailar y echar el mezcal por $15 o una chela de $25, otra opción son las típicas lunadas con fogatas que se organizan todo el tiempo, en este caso pueden traer sus botellas, cartones de cerveza y demás menjurjes para divertirse.

Como pueden ver es posible visitar el paraíso sin tener que venderle el alma al diablo, espero que tengan la oportunidad de ir y conocerlo; y si no que al menos puedan salir de la ciudad por unos días.

Pásense chida la Semana Santa.

Comentarios