“Yesterday”, el regalo de cumpleaños adelantado de Paul McCartney

Hace 53 años, sólo dos tomas bastaron para que Paul McCartney grabara la canción que mantiene el récord de ser la más versionada del mundo: “Yesterday”, la cual se convirtió en su regalo de cumpleaños adelantado.

Parece increíble que hace 53 años Paul McCartney haya hecho historia y que, de la forma más impredecible, haya recibido un regalo de cumpleaños adelantado. La historia es que Paul, quien cumple años el 18 de junio, estaba un día en casa de la familia de su entonces novia, Jane Asher, y despertó con una melodía en la cabeza, la cual según ha contado, se le reveló en un sueño. Para su fortuna, había un piano en la habitación, así que comenzó a tocarla pensando que quizás se trataba de una melodía ya conocida o grabada con anterioridad. Su padre, quien era un músico aficionado, solía tener muchos discos de jazz en casa, por lo que Paul estaba seguro de que tal vez era alguna canción que había escuchado de niño y ahora la recordaba.

Para tener en mente la métrica de la canción, McCartney recibió el primer verso con un título provisional: “Scrambled Eggs, oh my baby how I love your legs”. En París, Paul le presentó la canción a George Martin para ver si le sonaba a alguna pieza antigua. Martin le dijo que no y fue quien le sugirió el título de “Yesterday” cuando Paul McCartney estaba buscando una sola palabra de tres sílabas. Sin embargo, esta propuesta la encontraba muy cursi.

Se dice que McCartney ya tenía lista la melodía de la canción a principios de 1964, pero no fue sino hasta 1965 cuando comenzó a experimentar con la letra durante la filmación de la película Help! Allí, el director, Richard Lester, le dice a Paul que ya lo tenía harto, pues no paraba de tocar la canción en un piano que tenían en uno de los escenarios.

Una vez que Paul tuvo completa la canción, se le ocurrió en un principio que podría ser interesante grabarla con el Radiophonic Workshop de la BBC, un departamento de audio destinado a crear efectos especiales y nueva música que, con el uso de sintetizadores básicos, podría ayudar a crear una versión futurística de “Yesterday”. Pero a pesar de haber hecho migas con una de las directoras de Radiophonic Workshop, McCartney nunca le dio seguimiento a su idea y no se materializó.

Luego de grabar dos temas, “I’ve Just Seen a Face” y “I’m Down”, un 14 de junio de 1965, cuatro días antes de su cumpleaños 23, el ex Beatle grabó “Yesterday”, en la cual requirió sólo dos tomas para su guitarra y voz. Como no usó audífonos para hacerlo, el sonido de los monitores dentro de la cabina de voz se retroalimentó por el micrófono donde cantaba y hacía que diera la impresión de haber grabado las vocales dos veces.

Luego intentaron hacer funcionar la canción con el grupo, pero de entrada una batería no parecía tener lugar. Las guitarras eléctricas eran demasiado ruidosas para la delicada canción. Intentaron que John Lennon tocara el órgano Hammond pero tampoco funcionó. Así que George Martin sugirió que le hicieran un arreglo de cuerdas.

Una vez terminada la canción, los propios Beatles no estaban muy satisfechos con ella, de hecho les avergonzaba tanto como a su propio autor. A partir de esto el grupo se negó a lanzarla como sencillo en Inglaterra y fue sepultada en el lado B del álbum Help! Sin embargo, el grupo sí llegó a tocarla en vivo durante su gira de 1966 ya sea mediante una pista pregrabada o con toda la banda tocándola.

Muchos percibieron el potencial de McCartney y lo adulaban, lo alentaban a que él se convirtiera en el líder de la banda o que lanzara un disco como solista. Sin embargo Paul McCartney se negó a las ideas (aunque años después las retomó) pues pensaba en los Beatles como una pequeña banda de Rock n’ Roll.

En Estados Unidos, Capitol Records, famosa por hacer lo que le venía en gana con los álbumes de los Beatles, decidió lanzarla como sencillo, cosa que resultó bastante benéfica pues duró ocho años como uno de los temas más sonados de la radio norteamericana. Además crearon un álbum llamado Yesterday and Today, a manera de referencia al éxito que tuvo la canción.

Hasta ahora se cuentan más de 3 mil covers de la canción, lo cual además le ha valido un récord Guiness. Los músicos de sesión que grabaron las cuerdas fueron Tony Gilbert (violín), Sidney Sax (violín), Francisco Gabarra (cello) y Kenneth Essex (viola).

Aquí una versión de la canción sin esos arreglos de cuerdas

Y esta en vivo con los Beatles:

Acá se nota la pena que le da a Paul cantar esa cursi pero exitosa canción.

 

Comentarios