“El matrimonio gay no es la igualdad para toda la gente LGBTTTI”: Chelsea Manning

Mientras el presidente Obama el día de hoy dijo que la decisión de la Suprema Corte de Estados Unidos era un gran paso en la marcha hacia la igualdad, parece que no toda la comunidad LGBTTTI se siente reconocida en esta decisión… no mal interpreten, el matrimonio es un gran paso, pero todavía falta mucho por hacer, de hecho, Chelsea Manning nos explica cuánto falta aún para tener esa igualdad.

La mujer trans y filtradora de información mundialmente conocida por ayudar a terminar la invasión estadounidense en Irak y Afganistán publicó un artículo muy interesante ( de hecho es brillante) el día de hoy en el diario británico The Guardian.

En su artículo, Chelsea Manning explica que no fue hace mucho tiempo que una terrible ley se estaba aprobando en el estado de Californa. Se trataba de la Proposición 8, aprobada el 4 de noviembre del 2008 y que definía el matrimonio solamente como algo destinado  a ser únicamente entre hombres y mujeres… no han pasado ni diez años y eso ya se derribó.

Manning explica que cuando se aprobó la Proposición 8, cuando se había hecho oficial la discriminación contra las personas del mismo sexo (incluyendo la posibilidad de que miles de parejas que ya estaban casadas quedaran “divorciadas” por culpa de una votación que habían hecho sus vecinos, compañeros de trabajo y familias) se sintió mal y corrió al baño a vomitar. Hoy, en cambio, está feliz por esa parte de la población LGBT que ha ganado su bien merecida porción de igualdad.

GayCouples 028

Lo que le preocupa a Manning es que esta victoria podría suponer que una gran parte de la comunidad homosexual se quede pensando en alguna otra manera de comprometerse con una sociedad que intenta definir todavía quiénes son esa otra parte de la sociedad que aún tiene muchas batallas que ganar: habla de los ciudadanos y las ciudadanas trans y queers.

Manning teme que ahora aquellos que tienen el dinero y las instituciones tomen al matrimonio igualitario, borraren la lucha de las personas trans y queer que hay detrás y solamente olviden lentamente también sus demandas y la historia de algo que se ganó a base de luchas y sufrimiento.

WyL0Jf4

La Propuesta 8, la institución de la discriminación, a decir de Manning, re-encauzó al movimiento LGBTTTI que se había dispersado y les recordó que no hay ninguna victoria comprada para siempre y que la lucha es por la igualdad para todos.

Recuerda que las mujeres y los hombres trans han sido una parte fundamental del movimiento LGBTTTI desde el principio y han hablado con voces fuertes e inteligentes, de hecho, las manifestaciones de draggas y de trans fueron antes, incluso, de los disturbios de Stone Wall que se consideran como el inicio del movimiento LGBTTTI.

Una de las primeras luchas trans se hizo en los disturbios de Compton Cafeteria en San Francisco en 1966, estuvieron en Stonewall Inn en 1963 y en la White Night en San Francisco en 1979.

The-riot.

Las mujeres y los hombres trans han sido inspirados por líderes como Sylvia Rivera, Miss Mayor, Janet Mock e incluso por Laverne Cox. Han creado organizaciones políticas para ellos mismos también…. Pero, a pesar de sus éxitos y su participación en la lucha por la igualdad LGBTTTI, todavía hay gente trans y queer que lucha diariamente por el derecho a definirse a sí mismos (derecho que deberíamos tener todos), a acceder a la asistencia sanitaria adecuada según el género con el que se identifican (y sin el acoso de las personas y las instituciones) y a vivir tranquilos, sin que policías, conciudadanos e incluso el gobierno se meta con ellos.

o-LAVERNE-COX-570

La igualdad en el matrimonio ayuda, pero no ayuda a todos: muchos homosexuales cis  (hombres y mujeres que identifican sus genitales con el género que se les impuso pero que sienten atracción por personas de su mismo género -también muchos heterosexuales son cis-) y hombres y mujeres trans (personas que no identifican sus genitales con el género que les fue impuesto y que pueden ser homosexuales o heterosexuales) han vivido o viven en prisión, en refugios para desamparados (a veces ni así, es el caso de la población LGBTTTI migrante que no es recibida ni en los refugios para inmigrantes), en casas deterioradas, en las esquinas de las ciudades más importantes. La igualdad en el matrimonio no les ayuda y menos si ahora hay una pérdida en el impulso a los derechos trans, pues los hombres y mujeres gays cis que tienen un hogar y que tienen posibilidad de quedarse en su país sin ser encarcelados y no vivir en las calles podrían ya no interesarse en aventarse una nueva pelea.

Manning dice que tuvo el honor de aceptar ser una mujer trans el 22 de agosto del 2013, un día después de que un juez militar la condenara a 35 años de prisión. Manning afirma que cuando le entregó un papel a su abogado en el que le decía quién realmente era y utilizó por primera vez los pronombres que le correspondían se sintió empoderada:

“Nadie puede controlar o definir nuestra identidad a menos que se lo permitamos”

Desde entonces está maravillada y asombrada por la cantidad de niños y niñas trans que le mandan cartas desde lugares como Noblesville, Indiana, Arklow, Irlanda y hasta Nigeria:

“Tenemos que, como movimiento, darle esperanza a estos niños, y sobre todo a los jóvenes como Leelah Alcorn, quien se suicidó el año pasado por las acusaciones devastadoras que experimentó, o Islan Ortigas quien fue asesinada en las calles de Nueva York en 2013”

Las personas siguen siendo asesinadas por este tipo de cosas hasta en las urbes más grandes del mundo. Manning dice que esos niños deben recibir la esperanza que le hubiera gustado a ella recibir de joven.

“Tenemos que enviar un poderoso mensaje al  mundo como una sola voz: podemos luchar por la justicia social para todos, en todas partes del mundo, no sólo casarse. Podemos seguir construyendo nuestras comunidades y abordar las causas fundamentales, como la pobreza de la gente trans y queer o sus muertes. Sacarlos de prisión y llevarlos fuera de las calles, mejorar nuestro acceso a la vivienda, la educación, el empleo y la salud”

Al final cita a Harvey Milk, el primer político estadounidense en ser abiertamente gay y al que asesinaron en 1978. Milk dijo al recibir cartas de niños homosexuales:

“Tenemos que darles esperanza”

Termina Manning:

“Mi nombre es Chelsea Manning, soy mujer trans y yo estoy aquí para reclutar la siguiente etapa en el movimiento de la igualdad. Únete a mí”

Y bueno, no sobra decir que muchos nos le uniremos, porque la lucha, al final, es por eso: la igualdad.

Comentarios