Con EI destrucción “más brutal de sitios históricos” desde Segunda Guerra Mundial

Luego de darse a conocer que extremistas del grupo Estado Islámico (EI) volaron con explosivos el templo de Baalshamin, ubicado en la antigua ciudad de Palmira, representantes de la UNESCO no dudan en afirmar que en estos momentos se realiza la “destrucción más brutal y sistemática” de sitios históricos de que se tenga conocimiento… sólo comparable a lo realizado durante la Segunda Guerra Mundial.

El templo de Baalshamin se sitúa en el este de Siria. Su destrucción fue dada a conocer por Maamun Abdulkarim, director de Antigüedades y Museos de Siria, quien confirmó que Daesh (acrónimo en árabe del EI) colocó una gran cantidad de explosivos en el recinto para hacerlo estallar.

Parece que el funcionario no exagera al asegurar que el edificio antiguo quedó destruido en su mayoría: “la cella (parte cerrada del templo) fue destruida y las columnas a su alrededor se derrumbaron”…  por si fuera poco, los integrantes del EI también prendieron fuego al inmueble.

Además de la destrucción de inmuebles históricos, los yihadistas del EI han saqueado diferentes recintos sirios, por lo que Irina Bokova, directora de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) explicó que una forma en que se puede “combatir” a los extremistas islámicos es impedir la venta de piezas hurtadas de los sitios históricos, actividad lucrativa para el EI.

“Los extremistas del EI efectúan la destrucción más brutal y sistemática de sitios históricos de que se tenga conocimiento desde la Segunda Guerra Mundial”, aseveró Bokova.

irina bokova unesco

Desde que irrumpieron en territorios de Siria e Irak, los extremistas del Estado Islámico han destruido  mezquitas, iglesias y diferentes sitios arqueológicos ubicados en las ciudades antiguas de Nimrud, Hatra y Dura Europos, en suelo iraquí. En el caso del templo de Baalshamin, éste se trata –o trataba- de un recinto dedicado al dios celeste fenicio y deidad suprema en la mayoría de los pueblos semitas ocupantes del oriente del Mediterráneo.

*Vía La Jornada, metro.co.uk