El emotivo momento en que una niña prueba su brazo impreso en 3D

Isabella es una niña de 8 años que vive en Bristol, y que en los últimos días ha visto como su vida ha cambiado, gracias a la donación de un brazo impreso en 3D.

El héroe detrás de este gesto, es Stephen Davies, un empleado de la empresa e-Nable, dedicada a construir y donar esta clase de prótesis a personas que más lo necesitan. Cuando Davies entró a trabajar en e-Nable, el primer encargo que recibió fue el diseño del brazo de Isabella, por lo que decidió viajar personalmente hasta su casa para entregárselo y captar tan maravilloso momento en el siguiente video.

Esta es tan sólo una muestra de los grandes cambios que la impresión en 3D puede generar no sólo en nuestra vida, sino también en nuestro entorno. Si quieres apoyar a e-Nable a desarrollar más prótesis para niños que lo necesitan alrededor del mundo, puedes donar por aquí

Estamos hablando de:

Ciencia Impresión 3D
Comentarios