Belle and Sebastian, la añoranza de la juventud que invadió el Pepsi Center

Reseña y fotos: Belle and Sebastian
Miércoles 26 de agosto
Pepsi Center
México, D.F.

EL CONCIERTO

El día de ayer fue la celebración del noveno aniversario del medio Indie Rocks! La sede fue el Pepsi Center el cual abrigó a Camilo VII, Gepe y la emblemática banda escocesa Belle and Sebastian, quienes están de gira para mostrar su reciente lanzamiento Girls In Peacetime Want To Dance. Fue una noche en la cual pudimos bailar, brincar, corear y disfrutar con ojos cerrado mientras movíamos el cuerpo en una ola sentimental que ha muchos nos invadió. Gracias Belle; pudimos regresar en el tiempo durante casi 10 años en la cual tu música ha sido el soundtrack de nuestras vidas.

SETLIST:

  1. Nobody’s Empire
  2. Allie
  3. The Party Line
  4. The Stars of Track and Field
  5. Seeing Other People
  6. Expectations
  7. Perfect Couples
  8. Piazza, New York Catcher
  9. Electronic Renaissance
  10. The Power of Three
  11. A Summer Wasting
  12. The Boy with the Arab Strap
  13. Legal Man
  14. Judy and the Dream of Horses

ENCORE:

15. We Are the Sleepyheads

OPINIÓN:

La cita empezó a las 8pm puntual, las ráfagas de aire que siempre están presentes en el WTC nos empujaron de inmediato al interior del Pepsi Center. La gente se comenzó a congregar al interior a partir de las 8:30pm mientras Camilo VII tocaba de fondo, sorprendiendo a uno que otro espectador por momentos en el que su guitarrista le subía el volumen y hacía mucho ruido (del buen ruido). Después llegó la hora de Gepe, en el cual fuimos calentando las articulaciones y aprendiendo pasos típicos andinos mientras el Pepsi Center comenzaba a llenarse.

La hora de Belle and Sebastian por fin llegaba, mientras veíamos al staff acomodar tantos instrumentos me comencé a emocionar al igual que todas las personas que comenzábamos a apretarnos frente al escenario. Las luces se apagaron y las emociones se encendieron. Tamzin Merchant (la actriz que aparece en la portada de su reciente álbum) nos dio el anunciamiento y la bienvenida al mundo de Belle and Sebastian.

La agrupación escocesa nos dio la bienvenida con “Nobody’s Empire”, canción con la cual abre su último álbum. Esta canción creo que mezcla muy bien las fases de Belle and Sebastian; por una parte ronda la melancolía entre su letra y el juego armonioso de sus múltiples instrumentos, pero por otra parte muestra al Belle and Sebastian más bailador que trajo este último lanzamiento. Una mezcla que dio buena partida a lo que nos esperaría por toda la noche.

Y es que toda la noche fuimos testigos de múltiples estados de ánimo, lo cual es una característica de Belle and Sebastian. Al principio parecía que tocarían su nuevo álbum por completo, pero de pronto nos fueron lanzados temas como “The Star of Track and Field” y “Seeing Other Peoples” del maravilloso If You’re Feeling Sinister. Casi se me salen las lágrimas al recordarme años atrás cuando dichas canciones eran soundtrack de mi dramática vida puberta.

Los visuales que estuvieron presentes en todo el concierto mostraron arte de sus videos, fotografías de la banda a través del tiempo, álbumes pasados, videos exclusivos para ilustrar sus presentaciones en vivo y una intervención la cual dedicaron a México, mostrando uno de nuestros años con más controversia en la historia, 1968; año que Stuart Murdoch señaló importante para él porque fue cuando nació. Acompañado éstos con la música de Belle realmente exaltaban las emociones y complementaban las singulares letras de Belle and Sebastian, en las cuales a partir de una inocente visión juvenil se tocan múltiples temas mucho más profundos como religión, política, hechos sociales, etc.

Por otra parte también festejamos los múltiples cumpleaños que se celebraron estos días. Stuart Murdoch preguntó al público quién cumplía años para así celebrar el suyo (que fue el 25 de agosto) y el de un compañero de staff que cumplió años ayer mismo, dedicándole unos minutos para regalarle un pastel (que no sé cómo Murdoch lo sacó detrás de su teclado), brindando frente al público y continuando con temas como “Expectations”, “Piazza, New York” y “Electronic Renaissance”, temas de sus álbumes pasados.

La emoción corrió por todo mi cuerpo y en tan sólo unos minutos en el que corrí a buscar una bebida a mi regresó me sorprendió ver que el escenario ya era una pista comunal de baile y fiesta, pues la banda invitó al público a subirse para bailar y cantar junto a toda la agrupación. Todos los demás espectadores estábamos contagiados de alegría y no parábamos de movernos, al igual que Murdoch que pasaba de un lado al otro en el escenario.

Cerraron con broche de oro con “We Are The Sleepyheads” del famosísimo The Life Pursuit, único tema que tocaron de este álbum. A pesar de que sentimos que esa despedida fue demasiado corta y que muchos esperábamos más temas emblemáticas de la banda, me llevé el gran sabor sentimental de haber presenciado un concierto sincero y hermoso, al perfecto estilo de Belle and Sebastian.

Los presentes ayer fuimos testigos, principalmente, del recuerdo… el único hecho del pasado que siempre estará en nuestro pesente y en el que Belle and Sebastian ha dedicado a lo largo de sus ya casi 10 años de carrera a musicalizarlo. Por que la sinceridad sentimental de la juventud prevalecerá por toda nuestra vida al igual que Belle and Sebastian con su legado.

 

Camilo VII

1-CamiloVII-02757

1-CamiloVII-02753

1-CamiloVII-02761

Gepe

2-Gepe-028392-Gepe-02856

2-Gepe-02825

Belle and Sebastian

3-BelleandSebastian-02878

3-BelleandSebastian-02905 3-BelleandSebastian-02907 3-BelleandSebastian-02911 3-BelleandSebastian-02922 3-BelleandSebastian-02948 3-BelleandSebastian-02972 3-BelleandSebastian-03016

3-BelleandSebastian-03036

 

DURACIÓN: 1 hora y 30 minutos
FOTOGRAFÍAS:
Diego Figueroa (@halofive)
RESEÑA:
Diego Cornejo