Maldita pretemporada maldita de la NFL

Cuando uno es aficionado a cualquier deporte lo que menos busca en este es privarse de disfrutar del talento de sus estrellas favoritas. Desafortunadamente, las lesiones son impredecibles y pueden ocurrir en cualquier momento.

Sin embargo, parece que esta pretemporada está maldita y grandes atletas están sucumbiendo a como soldaditos de plomo. Los golpes o roturas musculares nos dejarán este 2015 con una NFL sin varias figuras.

Primero, el arma predilecta de Aaron Rodgers, Jordy Nelson, cayó solo en una jugada muy sencilla. Lo que parecía una simple torcedura terminó siendo una rotura de ligamento anterior cruzado que lo deja fuera toda la campaña.

Una lesión igual fue la causa del que el mejor esquinero de los Cowboys, Orlando Scandrick. Probablemente no es una estrella en la NFL, pero es de esos jugadores que son fundamentales en su equipo sin hacer mucho ruido.

Otros que cayeron, pero por romperse el tendón de Aquiles fueron Junior Galette y Phil Loadholt. El primero acaba de llegar a los Redskins tras tener problemas disciplinarios con los Saints. Sumamente talentosos, Galette tendrá que demostrar su capacidad hasta el 2016. Por su parte, Loadholt es un ancla en la línea ofensiva de los Vikings y un monstruo en el juego terrestre, pero ahora estará inactivo y en rehabilitación.

Desafortunadamente, la pretemporada es un mal necesario. Sirve como calentamiento o toma de ritmo. Además, sin ella no hubieran emergido estrellas como en su tiempo el corredor, Terrell Davis o hace unos años, Victor Cruz. Además, son partidos de NFL, mismos que los aficionados esperamos con ansías por seis meses.

Miguel Delucio / @miguel_delucio / @sopitasdeportes
Comentarios