La crisis migratoria de Europa reflejada en la desgarradora foto de un niño

La crisis migratoria en Europa, al igual que en todo el mundo, no para de crecer, llegando incluso a ser la más grande desde la Segunda Guerra Mundial. Y es que los horrores de la guerra y la pobreza obligan a un montón de gente a desplazarse de sus hogares para buscar una mejor vida en otros países.

Cada día, miles de sirios atraviesan el mar mediterráneo con la esperanza de poder llegar a las costas de Grecia y así ingresar a la Unión Europea, huyendo de la incesante guerra en Siria. Éste era el caso de 23 migrantes que naufragaban en dos botes, esperando llegar a la isla griega de Kos hasta que fueron arrastrados hacia una playa en Turquía, donde por lo menos cinco niños murieron.

Parte de esta tragedia, que pertenece a miles de tragedias más, fue capturada por el fotógrafo Nilufer Demir en una impactante fotografía donde se muestra la miseria humana que se vive en Europa. En la imagen obeservamos a un niño de no más de 3 años bocabajo, sin vida pero todavía con shorts y playera, empapado en la orilla del mar de Turquía.

niño sirio muerto

La foto ha viajado rápido por redes sociales y medios de comunicación, causando polémica sobre las condiciones en las que se está dando la migración de los refugiados, así como metiendo presión sobre la respuesta de los gobiernos europeos ante la situación, porque mientras los políticos siguen en negociaciones para “repartirse” a los migrantes, miles de personas están muriendo diario de las maneras más inhumanas; ahogados en el mar, asfixiados en camiones o deshidratados.

Hasta ahora algunos países han contribuido más que otros para recibir a los refugiados; los casos realmente preocupantes son los países de europa del este, donde inlcuso la fuerza policial ha intervenido para detener la migración, que en la mayoría de los casos es sólo transitoria ya que el destino final es Alemania, Suecia o alguno de los países más ricos. También Francia ha declarado que no está de acuerdo con las “cuotas de migrantes”.

Paralelo al rechazo que demuestran algunos países ante una trágica situación, Yvette Cooper, la ex ministra de Trabajo de Inglaterra dijo a The Independent :

“cuando las madres están tratando desesperadamente de salvar sus bebés de ahogarse, cuando su barco se ha hundido, cuando las personas están siendo abandonadas por bandas de traficantes maliciosas para sofocarse en la parte trasera de los camiones y cuando los cuerpos de los niños están llegando a las costas, Gran Bretaña tiene que actuar.”

También Islandia ha abierto los brazos a recibir a migrantes; 11 mil personas, de su pequeña población de 300 mil, han aceptado recibir migrantes en su casa para compartirles un poco de lo que varios estudios afirman es “la mejor calidad de vida del mundo”.