“Pensé que me estaban atacando”: reportera que pateó a refugiados ofrece disculpas

Luego de ser denunciada en redes sociales, despedida de su trabajo y maldecida por cibernautas, por fin sabemos qué fue lo que llevó a la reportera Petra Laszlo a patear y meter el pie a refugiados que intentaban escapar de la policía húngara.

Entrevistada por un diario señalado como de corte “ultraderechista” Laszlo dijo lamentar lo ocurrido, y asegura que no es racista, “no merezco esta cacería de brujas contra mí, ni la difamación ni las amenazas de muerte”.

Según la reportera, el movimiento de sus piernas en forma de patadas y zancadillas, fue un reflejo al ver que sobre ella se dejaba venir toda la multitud de refugiados, esto luego que se rompió el cordón policial… corrieron hacia ella y simplemente tuvo un ataque de pánico:

“Ocurrió algo dentro de mí. Simplemente pensé que me estaban atacando y que tenía que protegerme. Es difícil acertar con las decisiones cuando la gente es presa del pánico”.

Estas son las primeras palabras que ofrece la ex integrante del equipo de reporteros del canal N1TV, emparentado con el partido Jobbik. Laszlo se describe como “una madre en paro con hijos pequeños que tomó una decisión errónea”. Aunque el canal para el que trabajaba Petra es considerado ultraderechista, Szabolcs Kisber, responsable de la cadena de televisión, comentó que el despido de la reportera se debió a que su comportamiento “no se corresponde con los valores que representa la cadena, tanto a nivel humano, como profesional. Es inadmisible”.

Laszlo apenas estaba agarrando su estilo periodístico… llevaba tres meses trabajando para N1TV. Ahora, ya sin chamba, somete sus palabras al juicio de las redes sociales y del público en general… claro, no por ello podrá eludir los cargos penales que sobre ella podrían asentarse. El Comité Búlgaro de Helsinki (CBH) por los derechos humanos, así como representantes de partidos húngaros, señalan que la reportera podría ser encarcelada hasta por siete años, esto debido a que la agresión que cometió está agravada por ser considerada como violencia contra miembros de un colectivo.

*Vía El País, dn.pt
Comentarios