Ella es Ramona, una dulce comedia negra

Ella es Ramona, es la nueva película del director mexicano Hugo Rodríguez, y podríamos calificarla como una película de apariencias. En realidad nada de lo que ves al principio es lo que parece:

¿Es una comedia rosa?

Sí, pero también una comedia negra.

¿Habla de la mala suerte de su personaje principal?

Sí, pero lo que en apariencia parece tragedia en realidad puede ser un evento afortunado.

Ella es Ramona tiene como protagonista a Ramona (Andrea Ortega-Lee), una joven entusiasta que trabaja eficientemente en un corporativo de productos de belleza. Podría decirse que no tiene grandes problemas en su vida. Vive en un bonito departamento, es la mano derecha de su jefe y es buena cocinando galletas.

Sin embargo no todo es perfecto en su vida: Padece sobrepeso, por lo que desde pequeña recibe constantes burlas; ante los ojos de su mamá y su hermana ella no se ha realizado pues no tiene pareja; arrastra un pasado familiar complejo; además de que para muchos, su presencia pasa desapercibida, o en el peor de los casos, sólo es ubicada como “la gordita”.

ella_ramona1

Las cosas se complican cuando Ramona es despedida y ahora debe encontrar la forma de salir adelante. Y ese no es el único problema, su hermana está a punto de divorciarse, su mamá le exige dinero para someterse a tratamientos estéticos y ella se enamora de un vecino que jamás le hará caso.

Cualquiera en este situación estaría que se lo lleva el Diablo, no así Ramona que decide ponerle buena cara a los tiempos difíciles y comienza a perseguir sus sueños. Nuevamente caemos en el juego de las apariencias, en donde aquello que damos por sentado en realidad es muy diferente.

Para algunos la historia podría parecer demasiado plana y hasta ñoña, de hecho, el público que la vea sin hacer un análisis crítico de la misma podría pensar que es pura cursilería. No obstante, detrás de esos tonos pastel se esconden varios temas más complejos como el bullying, la crisis económica, o la inseguridad.

ellaramona7

Eso sí, tiene el defecto de que la historia nunca termina de alcanzar el clímax. No hay una curva que nos indique que estamos en el punto medular de la historia, y si existe, es poco perceptible.

Desde luego no estamos ante la próxima película que cambiará la historia del cine mexicano, pero si es refrescante ver una película que no escapa a la realidad pero que tampoco es un drama en donde los protagonistas se drogan y dicen groserías todo el tiempo.

Con buenas actuaciones (sobresalen las de Daniel Giménez Cacho y María Rojo) y una manufactura más que aceptable, Ella es Ramona se convierte en una buena opción para aquellos que gustan de las comedias mexicanas que tan de moda se han puesto en nuestro cine.

Aquí el trailer:

Por @gabrielrevelo

Estamos hablando de:

Película películas
Comentarios