Editors Choice

Baja el volumen #61: La entrevista de Kurt Vile

El viernes, 25 de septiembre, marca el regreso de Kurt Vile a tiendas con el estreno de su sexto álbum de estudio, B’lieve I’m Goin Down… El guitarrista de Filadelfia ha mantenido una racha impecable desde que hizo su debut en 2008 con Constant Hitmaker, generando un creciente movimiento de fans adictos a su estilo particular de slacker rock. De éste álbum hemos escuchado el primer sencillo, “Pretty Pimpìn'”, seguido por “Life Like This”, cuyo nuevo video puedes ver justo abajo.

Con motivo de su próximo lanzamiento, Sopitas.com tuvo oportunidad de entrevistar (vía telefónica) a Kurt Vile, un músico que hemos seguido desde hace varios años, y al que le seguimos echando porras. En nuestra conversación con el guitarrista le preguntamos si ya tiene una próxima visita a México en sus planes, el proceso de composición de su nuevo álbum, su viejo camarada Adam Granduciel, de The War on Drugs, y cómo tener una larga cabellera como la suya.

 

SOPITAS.COM: Tuvimos la oportunidad y el placer de verte tocar en México en un par de ocasiones con The Violators. ¿Han recibido alguna invitación aún para regresar a México?

KURT VILE: Estoy seguro que nos han llegado ofertas, solo hay que averiguar cuándo sería bueno para volver, pero sí vamos a volver en algún punto.

S: Al ver su pesada agenda de conciertos, parece obvio que no los vamos a ver en lo que resta del año. Más bien vamos a tener que esperar nuestro turno hasta el 2016, después de Estados Unidos y Europa.

KV: Sí, ya será en 2016.

S: ¿Hay alguna ciudad, o un festival, en el que tienes más ganas de tocar?

KV: Pues me la paso muy bien tocando en todo tipo de foros, me gustan todos a decir verdad. Me divertí mucho tocando en el festival Corona Capital de México, y el mismo día que Dinosaur Jr., fue algo increíble. Me gusta tocar en foros como el Webster Hall de Nueva York, el cual es más pequeño. Para ser sincero, se siente extraño al tener que volver a emprender otra gira. Mi agenda de otoño, de hecho, está organizada para recordarme en qué fecha sale el disco a la venta. Tengo muchas ganas de empezar, aunque tenga que lidiar con un poco de ansiedad, hasta que sepa con seguridad que el show está listo. No me puedo enfocar en un foro en particular, ya que de inmediato me llega la sensación de tocar en un millón de shows por todos lados.

S: En efecto, es una agenda bastante ambiciosa. ¿No te sientes abrumado por tantas fechas?

KV: Al inicio sí me sentí más abrumado [por la agenda], pero es un sentimiento que va disminuyendo mientras andas brincando de un lado a otro, ensayando y ocupado en otras cosas, claro estos días estaré haciendo muchas entrevistas, y cuando puedo ando tocando música. Así que me siento menos alejado de mi guitarra, como una extensión natural que hace que los nervios desaparezcan. Y creo que una vez que empiece a tocar, me sentiré más acoplado –cuando tocas la guitarra todas los días, descubres que todos tus viejos instintos siguen ahí. Supongo que soy optimista en ese sentido, es mucho mejor que sentirse estresado. No hay ningún punto ahí.

S: Con respecto al nuevo álbum, b’lieve i’m goin down…, hay alguien que te haya preguntado ¿Por qué crees que te estás “viniendo abajo”?

KV: Bueno, b’lieve i’m goin down… tiene esta palabra, believe, con el apóstrofe que le da una fluidez de blues, me gusta el sonido de ésta. Me parece que con este disco quería grabar algo similar a un disco de blues ochentero, o un folk eléctrico y onírico con atmósferas de blues. El título parecía apropiado para la vibra que conjura, pero la razón principal por la cual se llama así es por una canción que grabamos para el tema titular, donde digo esa frase una y otra vez, y se deriva de una canción llamada “All in a Day’s Worth”, que a mi me gusta mucho. Tengo un gusto por esa canción, es la única canción completamente solista en el disco, yo toco la guitarra que está en la portada del álbum, y justo esa línea surgió. De cualquier forma, una vez que el álbum fue terminado, ese tema titular, “B’lieve I’m Goin Down”, quedó fuera del tracklist final ya que había demasiadas canciones y la duración del disco ya era suficientemente larga sin esta canción incluida de por medio. Supongo que es algo misterioso que el tema titular no figure en álbum, sino en la edición de lujo. Pero en general, me parece un álbum de onda melancólica, deprimente, como un obituario, aunque no evoca ningún sentimiento de desesperación, sino se adhiere a un sentimiento real de melancolía.

kurtvile

S: Hace algunas semanas tuvimos oportunidad de escuchar el primer sencillo, “Pretty Pimpin'” ¿Cómo fue tu acercamiento a la composición en esta ocasión?

KV: Mi técnica fue la misma que siempre he aplicado a la hora de componer. Si estoy tocando la guitarra, encuentro un riff y dejo que me lleve, y las letras vendrían después. Pero en este disco, las letras me llegaban más rápido que la guitarra. Ahora fue al revés, me sentía inspirado en las letras, y dejaría de tocar para escribir las letras primero, y luego regresaría a la guitarra. Hay algunas canciones de piano aquí; siempre había tocado un poco de teclados, pero nunca había escrito una balada de piano, propiamente dicho. Pero no es algo radicalmente distinto, simplemente he madurado como artista, siempre ando aprendiendo cosas nuevas en la música. Así como envejezco con el paso de los años, siento que mi música crece conmigo, es como si tuviera su propio ciclo de vida, o algo por el estilo.

S: ¿Te ves a ti mismo tocando otro tipo de música? Mencionas que tocas más el piano en el disco, ¿pero has pensado en entrarle más a los sintetizadores, por ejemplo?

KV: Bueno, sí me gusta tocar el sintetizador. De hecho, tengo una enorme colección de sintetizadores análogos, ya que sí los uso de vez en cuando, pero sí, sí me veo empleando instrumentos de ese tipo en el futuro. No soy un gran baterista, ni lo intento ser, pero cualquier instrumento con teclas y cuerdas estoy dispuesto a probarlo. No soy un devoto de un solo instrumento, aunque claro, me inclino mucho por la guitarra. Pero me es posible entrar en un trance con cualquier instrumento, teclados, cuerdas, etc.

S: Me preguntaba si nos pudieras compartir los cuatro o cinco guitarristas que más admiras.

KV: Claro, me encanta John Fahey, el gran compositor de folk. Me gusta mucho Neil Young, tanto en la guitarra eléctrica como en la acústica. Rowland S. Howard es un tipo genial, solía tocar en The Birthday Party pero falleció, él tenía una manera muy jagged de tocar la guitarra. Keith Richards en sus mejores años. Por supuesto, voy a tener que dejar a mucha gente fuera, pero también tengo que incluir a JJ Cale, un guitarrista increíble, lo suyo era un estilo punky-hipnótico que en lo personal me gusta mucho imitar con mis amigos.

S: ¿Quién toca mejor la guitarra, tú o Adam Granduciel?

KV: Adam. Bueno, él es mejor en algunos aspectos, como en lo técnico, puede tocar más rápido, pero somos de estilos diferentes. Yo puedo hacer un blues-psicodélico, por ejemplo. Tenemos acercamientos distintos a la guitarra, además de que él obviamente ha estado tocando en escenarios grandes. Si se trata del lado técnico, no puedo decir que uno sea mejor que el otro, pero definitivamente él ha tenido más práctica.

S: ¿Cuál es tu secreto para mantener un cabello largo y “Pretty Pimpin'”?

KV: Pues, son los genes, ya sabes. Y no me lo lavo tan seguido. Solo pásale el peine.

T: @ShyTurista

Comentarios