Los refugiados que entren a Hungría podrían ir a la cárcel

La crisis migratoria continúa en Europa; todos los días son miles los refugiados que se ven obligados a abandonar sus hogares y cruzar hacia los países europeos más cercanos. Hungría ha sido particularmente restrictiva en cuanto a la recepción de migrantes.

Tan solo este fin de semana llegaron 5.909 refugiados de Oriente Medio a la frontera de Hungría y se calcula que al día llegan 2.000 migrantes más a este país.

La respuesta de Hungría ante esta cantidad de gente que busca huir de la guerra, fue muy dura: el día de hoy ha cerrado hasta el último pedazo de frontera con una valla alambrada.

Apoximadamente 25 policías húngaros estaban ahí cerrando el paso y dijeron que a partir de hoy ya no se permitirá la entrada a ningún refugiado e incluso ya será ilegal cruzar: podrían ser condenados hasta a 3 años de cárcel o expulsados si son detenidos.

Esta gente ha tenido que caminar kilómetros o atravesar el mar mediterráneo en condiciones precarias para poder llegar a Europa, miles han muerto en estos intentos y ahora los que pueden llegar están comenzando a ser rechazados.

Países como Austria y Eslovaquia también han prohibido el acceso a los refugiados.

***FUENTE: El Mundo