Sergio González Rodríguez nos habla de su libro “Los 43 de Iguala”

Este día se cumple 1 año de los lamentables hechos que llevaron a la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero. Tristemente seguimos teniendo más preguntas que respuestas, por lo que dar con una explicación coherente de lo ocurrido cada vez se antoja más difícil.

Los 43 de Iguala, México. Verdad y reto de los estudiantes desaparecidos, es un libro publicado por Anagrama, escrito por Sergio González Rodríguez, que busca darle otro enfoque al caso Ayotzinapa, analizando aristas poco estudiadas o tomadas en cuenta, como la presencia de grupos guerrilleros o la lucha territorial de los cárteles de drogas en el estado de Guerrero, así como las acciones reaccionarias y radicales emprendidas por escuelas normalistas.

En su libro, González Rodríguez no señala a buenos ni malos, o a un responsable único, al contrario, enfatiza que la desaparición de estos 43 estudiantes se debió a diversos factores como la lucha de poder, la corrupción y los intereses económicos.

43iguala_

A propósito de la publicación de este libro, hace unos días tuvimos la oportunidad de charlar con su autor y conocer sus interesantes puntos de vista sobre este hecho que desde hace meses tiene a todo México pidiendo justicia.

Sopitas.com: Llevamos un año escuchando a los medios hablar del caso Ayotzinapa, ¿en qué momento decidiste entrarle tú también al tema?

Sergio González Rodríguez: Lo hice sobretodo porque me preguntaban mucho sobre el tema. Había y hay demasiadas inquietudes, y muchas preguntas no respondidas. Me puse a pensar ‘a ver, ¿qué es lo que tenemos para responder estas interrogantes?, ¿la versión oficial; la versión de los agredidos, sus familias y los compañeros que están alrededor de ellos; o la de los medios?’ En estas tres posibilidades no teníamos una versión más distanciada, crítica o explicativa de lo que realmente pasó o sus antecedentes. De ahí empieza la idea de ampliar la postura de estas tres vertientes para elaborar el libro.

43iguala2

Sopitas.com: En tu libro mencionas que un detonante de lo ocurrido es la situación por la que atraviesan los jóvenes, no sólo en México sino en otras partes del mundo, con pocas oportunidades para estudiar y salir adelante. El panorama no es nada alentador ¿crees que se puedan evitar tragedias similares?

Sergio González Rodríguez: No hay futuro para los jóvenes. La única manera de evitarlo es teniendo memoria de lo que aconteció. Es increíble que no tengamos políticas públicas para darle viabilidad a los jóvenes en este país, y las que se proponen no tienen eficacia y tendrían que ser transformadas integralmente.

Otra conducta necesaria es el cambio radical de las autoridades frente a este tipo de episodios, pues ellos tuvieron en observación de la situación en Guerrero -aún antes de que ocurrieran los hechos de la desaparición de los 43- sin embargo no actuaron en consecuencia.

Se dejó correr por algún interés político, quizá electoral, la responsabilidad al gobierno local y esto es muy grave, la Constitución señala que el Gobierno Federal es quien debe garantizar la seguridad de todos los mexicanos y sin embargo dejó crecer el problema sin importar que hubiera información de inteligencia al respecto, como se ha divulgado públicamente. Esa noche los diversos organismos de la autoridad federal, por ejemplo las Fuerzas Armadas, la Policía Federal y el CISEN, estaban en seguimiento en tiempo real de estos acontecimientos y no actuaron, de ahí propongo la postura de que el Estado Mexicano tiene que enfrentar estas acusaciones de presuntos delitos por lesa humanidad en caso de omisión.

43iguala_4

Sopitas.com: Otra cosa que nos llama la atención del libro es la mención que haces del gremio periodístico, que ha tenido una función muy cuadrada ante los hechos ¿De qué manera crees que esto ha influenciado a la opinión pública?

Sergio González Rodríguez: Los medios tienen un alcance muy grande, aunque las redes sociales son un medio muy efectivo, muy sólido y muy fuerte, también son muy efímeros, en cambio el dominio de los medios convencionales, como la televisión, la radio o la prensa, sigue siendo más sólido en términos de continuidad temporal y cumplen una función directa cuando se trata de afirmar la versión oficial, es decir, se reproduce lo que el gobierno dice una y otra vez. Esto tiene un gran impacto social.

Tú puedes enviar una gran cantidad de mensajes opositores por redes sociales y el efecto aunque instantáneo, no tiene una continuidad política estructurada, por eso cuando los jóvenes confían en las redes sociales lo hacen en algo muy episódico e inmediato, y no están contemplando un horizonte más amplio hacia el futuro.

Es inverosímil pero real que si un gran corporativo de la comunicación decide realizar una encuesta sobre la felicidad de los jóvenes alrededor del mundo,  resulta que la juventud brasileña, argentina y mexicana son las más felices del mundo, y dices ‘bueno, esto tiene que ser una cosa digna de ser estudiada, osea, ¿qué entienden por felicidad, sobre todo cuando volteas a su alrededor en América Latina y el futuro de esos jóvenes es nulo’?. Ahí es donde debemos cambiar el modo en el que vemos el exterior, la vida pública y política. Esa es un poco la función que me propongo en mi libro, Los 43 de Iguala.

reforma ayotzinapa

Sopitas.com: Dices que las escuelas normalistas rurales tienen una visión de guerrilla ¿crees que eso es un mal necesario?

Sergio González Rodríguez: Desde luego a estos normalistas les son instruidos los elementos básicos del marxismo revolucionario, ellos mismos lo reconocen. Creo que no es necesario que tengan esta instrucción ni es necesariamente un mal, creo que toda información, toda lectura -siempre y cuando sea crítica- es importante para la formación de una persona, lo cuestionable es que esta crítica ya no avance hacia la propia práctica. Es decir, yo no apruebo que en términos de lucha revolucionaria sea razonable enviar a estudiantes (algunos de ellos menores de edad) a un enfrentamiento con fuerzas armadas o policías que están armados y adiestrados a la represión, mientras que los estudiantes llevan palos, piedras y gritos.  ¿En nombre de qué puedes justificar que un muchacho sea asesinado?

Sopitas.com: Me saltó mucho que en el libro hiciste un cálculo de las ganancias que tienen los líderes detrás de esos movimientos, por ejemplo, por concepto de los peajes de las casetas que toman por la fuerza, los propios normalistas ha reportado ingresos de entre 30 y 80 millones de pesos, en tanto por expropiación de vehículos privados y oficiales obtienen cerca de 30 millones de pesos.

Sergio González Rodríguez: La pregunta es ¿dónde está ese dinero?, porque no se rinde cuenta a la “base social”, como le llaman ellos. ¿Por qué no hay una apertura de los dirigentes para dar su versión acerca de su responsabilidad esa noche?, misma que por cierto, la autoridad tampoco les ha solicitado.

Desde luego también tendrían que investigar al Ejercito, pero sin olvidar cuál fue la razón por la que estos muchachos hicieron ese operativo esa noche.

#20NovCDMX-Ayotzinapa-14

Sopitas.com: Esta postura ante las escuelas normalistas, en donde no las señalas como instituciones “blancas y puras” ¿te ha traído algún problema?

Sergio González Rodríguez: No, lo que pasa es que hay mucha desconfianza cuando tú planteas crítica, y eso evidentemente trae problemas. Por un lado gente que no está de acuerdo contigo quiere cancelar lo que dices del modo que sea; en segundo, hay gente que busca tu descrédito. “Cuando no tengo un adherente que me dice ‘sí’ a todo lo que digo, entonces hay que desacreditarlo”, esto es muy típico de la izquierda mexicana, que es muy crítica pero carece de toda autocrítica. Estos son los riesgos que uno corre en este trabajo; y en tercer lugar, cuando uno confronta la propia desconfianza gubernamental frente a la crítica que uno hace al gobierno pues estás en una suerte de situación incómoda donde resultas un personaje que no está teniendo una adherencia o un apoyo hacia las causas de los demás. Esto es muy importante en términos de cómo ha derivado o degenerado el sentido de la política en México.

Actualmente la política se da por asuntos emotivos ‘me gusta esto, o me gusta el otro’, un poco a imitación de las redes sociales ‘Like o Dislike’, y por lo tanto no se razona y todo se vuelve un asunto afectivo. Al no razonar ves a quien no dice lo mismo que tú como un enemigo, y es ahí donde la interlocución pública se polariza. Esto lo hemos visto en México durante los últimos años, todos se dicen buenos y señalan a los demás como malos, todo se ve como si fuera un juego de ping pong donde de un lado está el pesimismo y del otro lado también está el pesimismo, y como dice el gran filósofo italiano Giorgio Agamben “ni el pesimismo, ni el optimismo son buenos para pensar”.

Marcha-Ayotzi-Fernando-Fuentes-46

Sopitas.com: Otro punto muy importante en Los 43 de Iguala es cuando mencionas la presencia de Agentes de Inteligencia de Estados Unidos en Guerrero.

Sergio González Rodríguez: Eso está documentado desde hace décadas, en el libro lo pongo y añado los documentos del caso. Es una historia que todo el mundo olvida, que el narcotráfico en México es una de las líneas de interés de la geopolítica de Estados Unidos. Todo mundo ha tendido a ver este problema como “bueno, el narcotráfico finalmente es un problema de policías contra ladrones” y yo creo que es un asunto mucho más profundo, no olvidemos que la droga de México va para el mercado norteamericano, que es el más grande a nivel mundial; tampoco olvidemos que esos grupos criminales dependen de armas que han sido obtenidas en el mercado negro y que proceden de la gran industria estadounidense de las armas. Hay versiones de grandes mineras de alcance global -canadienses la mayoría- ubicadas en Guerrero, que buscan defender sus derechos de extracción y mantener un entorno mínimo de seguridad para realizar sus actividades de extracción. Está documentado cómo los grupos criminales están manipulados por estas agencias.

En mi libro menciono que la persistencia de la guerrilla revolucionaria ha sido tolerada o no atendida suficientemente por el gobierno mexicano, y es un factor que está ahí desde hace 40 años. Todas esas anomalías implican un nudo donde hay intereses, incluso en la industria minera del gobierno chino en convivencia con grupos del crimen organizado.

Sopitas.com: Vemos que no compartes la visión de quienes sólo señalan a un culpable de lo ocurrido…

Sergio González Rodríguez: Hay que entender que la consigna “Fue el estado” es política, si consideramos que el Estado cometió o pudo cometer -porque eso está por demostrarse- presuntos delitos de lesa humanidad en el caso de Iguala, hay una vinculación política y por eso los grupos que apoyan a las víctimas de Iguala señalan que fue el Estado, porque hay un principio de vinculación jurídica en ello, pero eso también tiene que ser demostrado en un planteamiento más amplio, desde luego en términos políticos la acusación ya fue dada.

fue_estado_ayotzi

Yo no comparto automáticamente la consigna de que “Fue el Estado”, sino que trato de rastrear las líneas en las que el Estado es responsable. Me interesa más que volvamos al reconocimiento de los principios racionales porque si no todo se va desmembrando  en este discurso subsidiario de intereses ideológicos y políticos, donde volvemos a lo mismo, se construye la narrativa de buenos y malos. Dicen “Fue el Estado que es malo, yo soy bueno” y no se ven en el espejo de sus propias carencias, contradicciones y responsabilidades. El asunto es mucho más grande, por eso creo que hay que ver todos estos pequeños detalles en su contexto y ampliar la explicación lo más posible.

Sopitas.com: El tema de las desapariciones lleva tiempo presentándose en Guerrero ¿qué tan conveniente es para los grupos revolucionarios y criminales que a raíz de que estalló el caso Ayotzinapa se sepa más de la forma en la que operan?

Sergio González Rodríguez: Como menciono en mi libro, dentro de la ideología revolucionaria, hay un largo discurso histórico sobre la justificación del sacrificio en nombre de la revolución que llegará en algún momento, el sacrifico de las personas, la sangre. Ese es un tema de la teoría revolucionaria del siglo XIX, o incluso de antes.

Luz_Ayotzinapa_Santiago_Arau38

Sopitas.com: Finalmente, como sociedad ¿qué podemos hacer para ayudar a que esto se esclarezca y evitar que algo así se repita?

Sergio González Rodríguez: Sobre todo creo que es importante la memoria y la exigencia a las autoridades para que realicen una investigación sustentada, verídica y apegada a los hechos acontecidos según el mandato judicial, empleando las armas de la ciencia y de la técnica, pero bueno, esa es una tarea que normalmente tendrían que realizar, que estemos exigiendo que la autoridad cumpla con lo que normalmente tiene que realizar es la parte difícil y que más cuesta entender.

En segundo lugar está la participación política más allá del aspecto del voto, del aspecto de apoyar a un partido u otro, desde luego la gente lo hará y es necesario que se exprese por esa vía, pero tenemos que ampliar nuestra participación política por distintas vías públicas. Las personas son un ente político que debe estar metido todos los días en la agenda política, no solamente en una coyuntura a favor de las víctimas de una masacre o en temporada electoral, donde todo mundo participa, dice y habla. Debemos llevar a la política más allá, esa es la única forma de parar el detenimiento político que tenemos para evitar que se repitan estos hechos, tenemos que ampliar nuestro panorama de apreciación de los fenómenos políticos y avanzar.

Sopitas.com: ¡Muchas gracias!

Por @gabrielrevelo

 

Comentarios