“¿Fin de Semana en el Vive Latino? Cuentanos como te fue y gana”: 2do lugar

¿Qué cómo me fue en el VL10?

Por: L.H.M.

Fui al primer Vive Latino con 15 añitos de edad y lo recuerdo con gusto y ganas de volver a vivirlo. Hoy al paso de los años y tras cada uno de los siguientes Vive Latino, este me pareció nada memorable, basta decir que el sábado ni siquiera me atreví a ir. A mis casi 27 años y con todas las ganas de pasármela bien como cada año, me encontré con un VL10 sin concepto, ni identidad y creo que es la primera vez que me pasa. ¿Una trajinera en un rincón? ¿El Danzocalo? ¿Tongolele y compañía? ¿Cuatro autos modificados?

Por favor que alguien me explique. ¿Acaso ya estoy grande o me perdí de algo? Lo sé, no soy la típica que va a ponerse hasta la madre o la que va a ver a quien se chinga, realmente voy a disfrutar la música y a divertirme, vivo este festival como parte de mi supervivencia en este ambiente de violencia y degeneración que es hoy esta bendita ciudad, sólo quiero bailar, gritar y escuchar a los artistas que me gustan, conocer a nuevas bandas y ver que hay de nuevo en la escena musical, todo esto aunado a un concepto de un festival que ahora se hace aclamar como el “Festival más importante de Latinoamérica”. Yo nunca me quejo cuando sale el cartel, simplemente decido que días ir y a que artistas ver, no vale la pena mentar madres antes si aún así, ahí vamos a estar, pero este año, lejos de darme tiempo para escribir acerca del cartel que se presentó, me lamento por la pésima calidad de sonido y por la precaria imaginación para un escenario digno.

Creo que los organizadores se han dejado de preocupar por algo que para ellos ya es común y sin importancia, que los artistas se
oigan mal o de plano no se oigan, que haya problemas técnicos o que escuchemos viciada la música con otra transmisión, mientras toca Tijuana No.

Pero no todo es pésimo, quiero reconocer la magnifica organización y el esfuerzo de los organizadores por llevar a todos, la más diversa y extensa variedad de comida y bebida, hasta crepas hubo y Vitamin Water, por aquello de la debilidad del cuerpo y la deshidratación. Quiero agradecer también a todos los “puesteros” del tianguis cultural del chopo quienes por cierto están cumpliendo 30 años, que año con año, nos llevan la última tendencia en moda pa conciertos y por que no, para la vida diaria también, seguramente sin ellos este festival no sería nada fashionista; que decir del sombrero de bombín o el de copa que junto con los lentes de guitarra o de esposas, ya tenías un look propio, sólo era cuestión de saberle combinar y ya con las mallitas verdes fosforescentes, la armabas.

Quiero felicitar también a toda la “bandera” que realmente se portó a la altura este año, todos nos cuidamos entre todos y nos divertimos en el slam, armando esos círculos de paz en “La dosis perfecta” y coreando “Pobre de ti”. Que tal cuando a todos se nos salió lo “cumbiencheros” con Los Auténticos Decadentes, por que a mi que no me vengan con que eso es rock jajajajaja con eso muchos se quieren justificar, pero bien que mueven la caderita. Nada nuevo, lo sé, pero siempre diré: Vive Latino, pero vívelo bien.

Estamos hablando de:

Vive Latino
Comentarios