Ladilla de premios

Hoy me di cuenta que estoy convertido en una ladilla de premios en el mejor de los casos, por no decir jugador compulsivo.

Y no es que vaya al Yak o esas cosas a desperdiciar mi vida en busca de la fortuna facil, si no que no se porque demonios ultimamente he sido victima de cualquier tipo de sorteo, concurso, sitios de apuestas y demas, vaya, hasta ya le jugue a los sorteos esos de lana que luego salen en algunos cajeros automaticos!

La verdad nunca me he ganado nada, ni tampoco conozco bien a alguien que haya sido “el afortunado” en alguno de esos sorteos o concursos, aunque eso si, como todos, termino enterandome de que fulanito o menganito se gano tanta lana, tal coche o algun viaje, aunque nunca he sido tan cercano para confirmar que realmente hayan ganado algo.

La historia mas ilusionante, es la de un sujeto que era vendedor de Radioactivo, por ahora no recuerdo bien su cara, pero creo que era de los pocos ejecutivos de cuenta tenaces, que a diferencia de otros, conocia la estacion y sabia que vender, no como una estupida que un dia se le ocurrio venderle a una compañia de coches que “Mick Jagger iba a manejar un beattle” durante toda la estancia de los Rolling Stones en la Ciudad de Mexico, aunque esa es otra historia…

Volviendo al sujeto este, resulta que un dia, de la nada, desaparecio y como suele suceder con muchos empleados que uno saluda, pero que realmente no nos damos cuenta de que ya no trabaja ahi, si no hasta que alguien nos dice, tuvo que ser mediante el chisme de que habia ido al Yak y no se a que juego le entro o como, pero creo que le “pego” a la hojita en menos de cuarenta numeros y se gano como 3 millones de pesos o algo asi.

Despues de eso, lo vi un par de veces mas y se comportaba normal, bien, y por mas que le preguntaba como habia estado, lo contaba con la simpatia de un camello que hasta hacia dudar, y es que a pesar de todo, si cualquiera se gana 3 millones de pesos en el Yak, seguro recordaria con gusto la megapeda que se hubiera puesto en ese mismo instante, o no?

En fin, los sorteos concursos y demas, nos dan falsas esperanzas de una mejora material en nuestras vidas?

Es bueno participar en todo lo que uno se encuentra, bajo la premisa de que por ley de probabilidades algun dia nos tocara ganar, aunque hasta la fecha no sea asi?

Alguien conoce a alguno de esos famosos “cazapremios”, que supuestamente no trabajan ni hacen nada mas que participar en todos los concursos y sorteos posibles como modus vivendi?

Mi ejemplo mas cercano al “exito de la suerte” es DJ Zapo, por lo que en base a eso, no puedo recomendar otra cosa mas que ponernos a trabajar!