La torta de tamal, ese enemigo silencioso

“Viernes grasoso en la oficina” y qué mejor que desayunar una rica torta de tamal.

Mmmmmm….

Sabrá Dios en cuántas oficinas godínez en estos momentos se vive algo similar. Y es que las también llamadas “guajolotas”, además de muy ricas, son muy económicas, llenadoras y fáciles de conseguir (aunque eso sí, uno debe apurarse a ir por ellas, pues se acaban temprano).

Se estima que al día se venden 1,200,000 tamales en la Ciudad de México, a lo largo de unos 18,000 locales, la mayoría informales. En fin, todo es risa y diversión hasta que uno se entera de la cantidad de calorías que tiene este digno representante de la gastronomía chilanga.

No es que los queramos asustar, pero saber la cantidad de calorías que contiene este alimento no nos hará daño, al contrario, puede ayudarnos a medirnos un poco. Y bueno ¿cuántas calorías tiene una torta de tamal? Aquí el dato…

Tamal de 100 gramos: 850 calorías
Bolillo: 100 calorías
Atole pa’ pasarnos la torta: 180 calorías
TOTAL: 1,130 calorías

Ahora, si como dicta la tradición culinaria, el tamal va freído en aceite, este alimento puede alcanzar entre 1,800 y 2 mil calorías.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), un hombre requiere alrededor de dos mil calorías para cubrir sus necesidades de energía diarias, y las mujeres de de 1,600 a 1,800 calorías.

¡PUM!

Todas esas calorías por sólo 15 pesos…  ¡pues es un ofertón!

tortas_tamal_33

Entre los puntos en contra que tienen estas tortas legendarias, es que el tamal está hecho de manteca de cerdo y harina de maíz, conteniendo muchos carbohidratos y grasas, y en contraparte muy poca fibra. Esto ocasiona que en menos de media hora las grasas lleguen al torrente sanguíneo y se incremente la glucosa, se produzca más insulina y la grasa se acumule en músculos, hígado y en el cuerpo. Y luego no queremos ser un país con sobrepeso.

No es por hacerle al abogado del Diablo, pero comparemos el contenido calórico de las tortas de tamal con el que contienen otros alimentos que también han sido satanizados por las calorías que aportan:

Lata de refresco de 350 mililitros: 148 calorías.
Pastelito con nombre de ave que dice “recuerdame”: 196 calorías
Pastelito con nombre de vehículo que puede andar debajo del mar: 129 calorías
Bolsa de papas fritas, 450 gramos: 235 calorías.

¡Zas!

Ahora, volviendo a las tortas de tamal, es un secreto a voces que muchos de los puestos callejeros donde se venden estos alimentos no tienen ningún tipo de regulación, y los vendedores en realidad son trabajadores explotados de una red clandestina que se encarga de operar gran parte de este negocio en la ciudad.

¿Quién está detrás de esas camionetas que muy temprano reparten en diversos puntos de la ciudad los elementos necesarios para instalar estos puestos callejeros?

tamaltorta_1

También está el tema de la contaminación que generan los anafres y carbón que se usan en estos puestos. Si consideramos los miles de locales que funcionan por las mañanas de lunes a viernes, entonces el daño ambiental puede ser considerable.

Pues así las cosas en cuanto a las tortas de tamal. Con esto no queremos que dejen de comer tortas de tamal, sino poner en una balanza la cantidad de calorías que este platillo contiene y no consumirlas en exceso.

*** Vía Sin Embargo
Comentarios