Hoy se estrena 600 Millas y entrevistamos a su director y su protagonista

El día de hoy se estrena 600 Millas, la ópera prima de Gabriel Ripstein que toca un tema que no habíamos visto en el cine nacional: el tráfico de armas.

En esta película ganadora del premio a la mejor ópera prima en el Festival Internacional de Cine de Berlín y que busca representar a México en los Oscares, encontramos a Krystian Ferrer como Arnunlfo Rubio, un joven principiante en el tráfico de armas y a Tim Roth como el agente de la ATF, Hank Harris quién quiere atrapar a Arnulfo hasta que una mala situación los hará acercarse.

Recientemente tuvimos la oportunidad de entrevistar al director Gabriel Ripstein y a Krystian Ferrer, ambos nos hablaron del por qué de la película, el trabajar con Tim Roth y la importancia del retrato de la realidad en el cine nacional.

Sopitas.com: 600 Millas se enfoca en otro aspecto del narcotráfico que es el de las drogas, en un escenario en el que hay muchas dualidades ¿Cómo surgió esta idea?

Gabriel Ripstein: La película no habla de narcotraficantes ni de drogas, habla de el tráfico de armas que es parte de las actividades de las organizaciones criminales que hay en este país.

Y la búsqueda era justamente señalar eso que dices, este mundo un poco más gris, no es que hay buenos, malos, amistades, enemistades; es un mundo que es más similar a lo que es la realidad.

Decidimos retratar en específico a personajes que son pequeñas partes de una cosa muchísimo más grande. El personaje que interpreta Krystian Ferrer es un jovencito que está incursionando en el tráfico de armas pero es una chamba bastante aburrida la que tiene que hacer, bastante cotidiana y rutinaria.

Por otro lado tienes a un agente de la ATF que es el que interpreta Tim Roth que igual, está siguiendo instrucciones de su agencia que son rastrear y tomar números de serie de armas. Todo sucede en el contexto del operativo Rápido y Furioso que se puso en marcha en Estados Unidos hace unos años.

Todo esto es para retratar un mundo mucho más identificable, real y, por lo tanto, más escalofriante que el mundo arquetípico y cliché de narcotraficantes con botas picudas, sombreros y hebillas de oro y policías heroicos, el retrato que se busca hacer es un poco más complejo que eso.

screenshot 5

Sopitas.com: Después de una película como Guten Tag Ramón, ¿cómo fue la transición para hacer a este personaje?

Krystian Ferrer: Evidentemente son películas muy distintas. Justo era eso, después de hacer esa película (Guten Tag Ramón) lo que quería era romper con ese estereotipo y hacer una cosa muy distinta.

La película es hiper realista y buscábamos siempre el realismo puro, entonces Gabriel lo que hizo fue llenarme de muchísima información sobre este operativo, el tráfico de armas y después empezamos a crear a este personaje desde cero, desde un chico común y corriente sin una complejidad y sin problemas psicológicos.

Es un chico que quiere ser aceptado en un grupo y la única forma que tiene para lograrlo pues es traficando estas armas, desafortunadamente así es en este país. Y después, cuando comete este pequeño incidente pues comete error tras error tras error.

La verdad es que estoy muy orgulloso porque creo que el trabajo final quedó como lo pensaba Gabriel, ese hiper realismo, este tono gris donde no hay ni buenos ni malos, tratamos de hacerlo lo más real posible lo cual a mi me parece mucho más interesante que ver a un tipo que se está burlando a la hora de matar a alguien.

Ver a un tipo que lava sus platos y mete su salsa al refrigerador me parece mucho más escalofriante y para un actor de pronto es muy difícil entender eso porque desafortunadamente los clichés que nos enseña de pronto la televisión es como nos tienen educados a los actores y me parece un buen ejercicio lo que hace Gabriel.

screenshot 3

Sopitas.com: Generalmente la música tienen un peso muy importante en una película. En esta hay muy poca y eso funciona mejor para sumergirte más en la atmósfera de esta película. ¿Cómo tomaste esta decisión?

GR: Pues otra vez, la búsqueda de un retrato cuasi documental de una serie de personajes y situaciones, obligaba a que no existiera un score porque en la vida no hay música de fondo.

Está la música que escuchas cuando prendes el radio que es la música que se escucha en la película cuando el personaje de Krystian está en la camioneta o van a un antro o cosas así.

La intención es generar esa sensación de que cuando hay silencio, hay silencio y mi apuesta era la construcción dramática y de tensión a través de los mínimos elementos posibles.

Muchas veces la música está utilizada de una manera muy manipuladora en el cine, no es que esté mal pero muchas veces cuando la música te está diciendo que sentir, siento que es un poco tramposo, la escena te tendría que decir que sentir y la música tiene que acompañar ese sentimiento, no al revés.

Dicho esto, hay muchas películas que me fascinan que hacen un uso de la música impresionante, yo nada más sentía que para esta en particular no había música de fondo.

Sopitas.com: ¿Cómo fue el acercamiento a Tim Roth y cómo fue trabajar con él?

GR: El acercamiento fue gracias al productor de la película, Michel Franco, él y Tim se conocieron hace un par de años en Cannes cuando Tim fue presidente del jurado y entregó un premio a Michel por una película que había hecho.

Tuvieron una conversación para trabajar juntos y eso se materializó en dos películas, una de ellas es 600 Millas y la otra es Chronic: El Último Paciente, películas que filmamos casi de manera secuencial, solo cambiábamos lo roles. Yo produje Chronic, Michel la dirigió y fue lo inverso en 600 Millas.

Imagínate el privilegio de tener en mi ópera prima a un actor como Tim y un actor como Krystian, la verdad tuve una fortuna increíble.

Sopitas.com: De verdad se siente muy natural el acercamiento entre ambos personajes

KF: Pues sí, yo creo que también tiene que ver con una buena dirección. es imposible que haya una química y algo en común cuando no tienes a un buen director.

El trabajo con Tim fue un juego básicamente, a Tim le gusta jugar y a mi también. Entonces nos entendimos perfectamente.

Creo que los dos somos actores que no entramos en este estado de “sí, tengo que vivir cuatro días en la calle para entender al personaje”, simplemente de ser lo más racionales posible y tratamos de entender al tono de la película, listo, vas y haces tu escena y listo.

Obviamente no quiero frivolizar.

GR: Sí, eso que acaba de decir es muy complejo. Suena simple pero tener actores que puedan hacer eso es un privilegio.

KF: Es entender la película. Yo creo que a ninguno de los dos nos era ajeno este mundo, basta con abrir la ventana y ver lo que está sucediendo afuera. El trabajo con él la verdad es que fue muy lúdico y es un actor que te propone muchísimas cosas, que es generoso y, a parte, es un gran amigo.

Sopitas.com: Veo que mucho del cine mexicano se aboca mucho al hiper realismo, no hay mucho lugar para la ficción. ¿A qué creen que se deba esto?

GR: Creo que es imposible como cineasta no estar de alguna forma perneado o encontrar en esa realidad el terreno perfecto y fértil para contar historias.

Yo creo que el hablar de realidades no es hablar mal de México ni buscarle el lado sórdido a la vida, para nada, pero la arena dramática que representaba esta relación entre dos países que se da a través de armas era perfecta.

También si te fijas, el cine mexicano es muy amplio, hay mucha producción y hay muchos tipos de cines mexicanos. De entrada, el cine mexicano tiene que dejar de ser un género, es una nacionalidad y dentro del cine que se produce en México tú puedes ver comedias románticas que suceden en una especie de burbuja aspiraciones y desconectada de cualquier tipo de problemática real o de cualquier tema social y existen con mucho éxito.

Al paralelo de eso existen películas que sí tienen una agenda social evidente, 600 Millas no lo es, no tiene una agenda social evidente, solo usa una realidad para contar una historia. Creo que hay mucha amplitud, conviven bastante todos estos tipos de cine.

KF: Comparto la misma idea, creo que la función del arte es sublimar los dolores y encontrar las curas. Como bien dice (Gabriel), hay muchos géneros que la gente puede disfrutar en el cine mexicano.

A mi, afortunadamente, me ha tocado hacer este tipo de películas porque así lo he decidido y porque la verdad prefiero no hacer otro tipo de películas que no vayan con el espejo de la realidad en la sociedad pero yo creo que sí se está haciendo mucho cine variado.

Yo creo que la cosa de que nuestro cine tiene más este tipo de temáticas es porque tenemos a muchos cineastas y gente preocupada por lo que está sucediendo y que no podemos dejar eso atrás.

Comentarios