“Los Porkys de Costa de Oro” un caso más de injusticia en Veracruz

En abril del año pasado el caso de “Los Porkys de Costa de Oro” comenzó a acaparar los encabezados de los diarios de Veracruz. Se trata de Enrique Capitaine Marín, Jorge Cotaita Cabrales, Diego Cruz Alonso y Gerardo Rodríguez Acosta, supuestamente hijos de políticos y empresarios ligados al PRI, quienes habrían subido a la fuerza a su auto a Daphne, una joven menor de edad de la que presuntamente abusaron.

A poco menos de un año de los hechos, sus nombres salen a relucir de nuevo, pues recientemente Javier Arturo Fernández Torres, padre de la joven publicó una carta abierta en la que exige justicia a las autoridades veracruzanas y que detengan a los involucrados, quienes aún gozan de total libertad:

“Esta carta la dirijo, a pesar de mi inmensa pena y dolor, a la opinión pública para enterar lo que han hecho las familias de los involucrados que, a pesar de saber lo que sucedió, a pesar de haber hablado conmigo, de haberse consternado por la tragedia, de haber reconocido los hechos, de haber filmado videos donde sus hijos se disculpan con mi hija por el gran daño que le hicieron, a pesar de todo esto, se han encargado de atacar, difamar y calumniar inmisericorde e inmoralmente a la víctima, con tal de evitar que sus hijos asuman su responsabilidad por el delito que cometieron”.

Después de la carta emitida por Javier Arturo Fernandez Flores (que pueden leer completa aquí), los cuatro jóvenes acusados de violación también emitieron una carta a través del diario Notiver, en donde niegan totalmente las acusaciones en su contra y cuentan su versión de los hechos:

“Negamos total y absolutamente que su hija haya sido ultrajada y violada, tal como consta en las pruebas presentadas a la autoridad, y que están asentadas en la carpeta de investigación número 592/15. El 3 de enero, su hija acompañada de un grupo de amigas y amigos, salió de un bar ubicado en la avenida Martí, ya en la calle nos pidió seguir la fiesta, subiéndose a nuestro vehículo, en tanto sus amigas a bordo de una camioneta iban atrás de nosotros”.

“De manera pública usted ha asegurado que su hija fue objeto de secuestro, y de una violación tumultaria, lo cual es falso y lo cual ha negado la supuesta víctima, quien no refiere agresión de ese tipo; de igual manera testigos, sus amigos entre ellos, han señalado que en ningún momento fue obligada a subir a nuestro vehículo, y que no observaron ninguna situación extraña ni de peligro para ella. Todo esto consta en el expediente”.

La carta de los jóvenes (aquí la pueden leer completa) puede no ser tan clara, pues en ningún momento aclara si alguno sostuvo relaciones sexuales con la menor, tampoco aclara por qué aceptaron grabar un video en el que le piden disculpas tanto a la joven como a su familia, en la carta detallan que lo hicieron bajo amenazas del padre de Daphne y el Arquitecto Ricardo Fernández Rivero.

Este es el video que habrían grabado bajo presión. De acuerdo con los acusados, el padre de la víctima los “amenazó con denunciarlos por la supuesta violación de su hija”, es preciso preguntar: ¿Por qué lo grabaron si son inocentes?

Por otra parte la menor no ha dicho nada al respecto, habrá que esperar a ver si da algún tipo de declaración que pueda ayudar a esclarecer todo. Tendremos que esperar a que las autoridades veracruzanas reabran el expediente y se lleven a cabo nuevas investigaciones que dejen todo claro: ¿Quién es la verdadera víctima?, ¿Qué pasó realmente después de esa noche de fiesta?, ¿Aplicarán el castigo correcto?.

Comentarios